Osteomielitis

Osteomielitis

Read this in English

(Osteomyelitis)

Si sus hijos son como la mayoría, probablemente son bastante activos y no siempre son tan cuidadosos como deberían. Las raspaduras y moretones menores que les salgan en los brazos y piernas por lo general se curan solos, pero las heridas más profundas que no se traten pueden infectarse y derivar en una infección ósea. En términos médicos, esto se llama osteomielitis.

La osteomielitis está causada comúnmente por la bacteria Staphylococcus aureus, pero también la pueden causar otras bacterias. Por lo general los gérmenes entran en los tejidos del cuerpo a través de una herida abierta (por lo general un hueso quebrado que rompe la piel), pero también pueden viajar hasta el hueso a través del torrente sanguíneo desde otra área infectada del cuerpo (esto se llama osteomielitis hematógena).

Un hueso también se puede infectar cuando el suministro de sangre a esa área se encuentra interrumpido, como por ejemplo en la gente mayor con aterosclerosis (cuando se vuelven más angostos los vasos sanguíneos) o en las personas diabéticas. Las infecciones óseas relacionadas con la aterosclerosis o la diabetes por lo general ocurren en los dedos de los pies o en otros huesos de los pies. La osteomielitis por otras causas por lo general afecta a los huesos largos de los brazos y las piernas.

Signos y síntomas

Los niños con osteomielitis con frecuencia sienten dolor agudo en el hueso infectado y pueden tener fiebre y escalofríos, sentirse cansados o nauseabundos, o tener una sensación general de que no están bien. La piel sobre el hueso infectado puede estar dolorida, roja e inflamada.

Con frecuencia es difícil diagnosticar la osteomielitis en los bebés y niños pequeños porque no siempre sienten dolor o síntomas específicos en el área de la infección. Además, la gente mayor que tiene aterosclerosis o diabetes a veces pierde la capacidad para sentir dolor (llamado neuropatía), por lo tanto, sus síntomas también pueden no ser evidentes. En el caso de los adolescentes, que suelen sufrir de osteomielitis luego de un accidente o una lesión, el área infectada puede comenzar a doler nuevamente luego de que inicialmente haya mejorado.

Diagnóstico

Si su hijo tiene fiebre y dolor en el hueso, visite al médico de inmediato. No se recomienda esperar porque la osteomielitis puede empeorar en horas o días y ser más difícil de tratar.

El médico realizará un examen físico y le hará preguntas acerca de las lesiones recientes en el área donde siente dolor. Se pueden realizar análisis de sangre para ver si el recuento de glóbulos blancos es elevado (un signo de que hay infección) y para buscar signos de posible inflamación o infección en el cuerpo. Se pueden pedir radiografías; sin embargo, los rayos X por lo general no muestran signos de infección en alguien que haya tenido osteomielitis durante un tiempo corto.

Si se sospecha de que tiene osteomielitis, el médico puede pedir un estudio de escaneo óseo, que permite ver más detalladamente el hueso. El médico también puede recomendar una resonancia magnética, que produce imágenes mucho más detalladas que las radiografías. Las resonancias magnéticas no sólo pueden diagnosticar la osteomielitis, sino que también pueden ayudar a establecer cuánto tiempo ha estado infectado el hueso.

Tratamiento

El tratamiento de la osteomielitis depende de la gravedad de la infección y de si es aguda (reciente) o crónica (ha estado presente durante un período más prolongado). El médico puede realizar una aspiración con aguja y extraer una muestra del hueso para ayudar a identificar la bacteria responsable de la infección, lo que puede ayudar a determinar el antibiótico correcto para tratar esa infección en particular.

Un niño con un diagnóstico de osteomielitis puede tener que ser admitido al hospital para una estadía corta para que se le puedan administrar antibióticos intravenosos para combatir la infección. Una vez que mejore la afección, los niños pueden irse a casa, pero pueden tener que seguir el tratamiento de antibióticos intravenosos u orales durante varias semanas más.

En los casos en los que haya aparecido una cavidad o un agujero en el hueso y haya pus (una gran acumulación de bacterias y glóbulos blancos) que llenó el área, el médico realizará un desbridamiento. Este es un procedimiento para limpiar la herida, quitar los tejidos muertos y drenar el pus del hueso para que pueda sanar apropiadamente.

Prevención

La forma más fácil de prevenir la osteomielitis es practicar la buena higiene. Se deben limpiar muy bien todos los cortes y las heridas, en especial las heridas profundas. Lave la herida con agua y jabón, manténgala debajo del agua corriente durante al menos 5 minutos para lavarla.

Para mantener la herida limpia después, cúbrala con gasa estéril o una tela limpia. También puede aplicar una crema antibiótica de venta libre, pero lo más importante es mantener limpia el área. Las heridas deberían comenzar a cerrar dentro de las 24 horas y deberían curarse por completo dentro de una semana. Si una herida tarda demasiado tiempo en curarse o le causa dolor extremo a su hijo el médico debe revisarla.

Revisado por: Catherine L. Lamprecht, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Related Articles
La osteomielitis Algunas veces una mala cortadura puede infectarse y puede conllevar a algo peor como una infección en el hueso. El termino médico para una infección en el hueso es la osteomielitis.
¿Por qué tengo que lavarme las manos? ¿Sabes cuál es la pregunta que sale de la boca de tus padres unas 1.000 veces al día? No, no es: ¿Por qué no dejas de molestar a tu hermana (o hermano)? Tampoco: ¿Por qué lleva el perro tu gorra de béisbol? Ni tampoco ¿Qué hacen todos tus deberes apelotonados en el fondo de tu mochila?
¿Por qué es tan importante lavarse las manos? Un delicioso pastel de chocolate, una roca de buena suerte o una ranita amistosa son sólo algunos de los regalos que a los niños les encanta traer de vuelta casa a su Mamá y a su Papá. ¿Sabe que detrás de estos adorables regalos - y muchos otros - pueden estar al acecho millones de gérmenes?
Lavarse las manos "¡Lávate las manos!" ¿Cuántas veces has oído estas palabras en boca de tus padres? Tal vez tengas la sensación de que solo te lo dicen para incordiarte, pero, de hecho, lo mejor que puedes hacer para no ponerte enfermo es lavarte bien las manos.
Infecciones por estafilococos Los estafilococos (staphylococcus en inglés o su abreviación staph), es un tipo de bacteria que vive en muchas superficies de la piel sin ocasionar ningún daño, especialmente alrededor de la nariz, la boca, los genitales y el ano. Pero cuando la piel es punzada o en el caso de una herida, las bacterias estafilococos pueden entrar en la herida y causar una infección.
Huesos, músculos y articulaciones Tus huesos son muy fuertes – pero incluso las cosas fuertes pueden romperse, Al igual que un lápiz de madera, los huesos pueden doblarse bajo presión, pero cuando la presión es demasiado fuerte o repentina, los huesos pueden quebrarse. Tú puedes romperte un hueso cayéndote de una patineta o de las barras del pasamanos en el parque.
Huesos, músculos y articulaciones Cada vez que te precipitas por los corredores porque llegas tarde a una clase, anotas un punto a favor de tu equipo durante un partido, o juegas al pool con tus amigos, estás utilizando tus huesos, músculos y articulaciones. Sin estas partes importantes de tu cuerpo, tendrías serias dificultades: no podrías sentarte, pararte, caminar, ni hacer ninguna de las actividades que realizas a diario.
Información sobre las fracturas de huesos Tus huesos son muy fuertes – pero incluso las cosas fuertes pueden romperse, Al igual que un lápiz de madera, los huesos pueden doblarse bajo presión, pero cuando la presión es demasiado fuerte o repentina, los huesos pueden quebrarse. Tú puedes romperte un hueso cayéndote de una patineta o de las barras del pasamanos en el parque.
Tus huesos Recuerda por un momento el último Halloween. Probablemente, el mes anterior, tus amigos estaban ocupados planeando sus disfraces, habían descuentos para comprar grandes bolsas de caramelos y empezaron a aparecer adornos por todas partes.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter