Alentar una imagen corporal saludable

Alentar una imagen corporal saludable

Read this in English

(Encouraging a Healthy Body Image)

Parece que fue ayer cuando pacientemente debía convencer a su hija de bañarse. Pero cumplió los 11 años y comenzó a pasar horas en el baño y a evaluar su apariencia ante cada espejo que encuentra. Su apariencia parece obsesionarla. ¿Qué ha sucedido? ¿Es saludable?

A medida que se acercan a la adolescencia, es común y natural que los niños se interesen más en la apariencia (la suya y la de los demás), aparentemente, de repente. Sus cuerpos experimentan grandes cambios a medida que crecen y atraviesan la pubertad. Al cambiar físicamente, los preadolescentes se vuelven más conscientes de cómo lucen.

El crecimiento y la pubertad afectan más que la apariencia exterior del preadolescente: también afectan la imagen corporal. Tener una imagen corporal saludable significa que la mayoría de los sentimientos, ideas u opiniones sobre el propio cuerpo y apariencia son positivos. Significa que uno acepta y valora su cuerpo y se siente en general satisfecho con su apariencia.

El desarrollo de una imagen corporal saludable se produce con el tiempo. Puede recibir la influencia de las experiencias y ser moldeada por las opiniones de los demás y los mensajes culturales.

Imagen corporal y apariencia

La imagen corporal puede ser especialmente vulnerable durante los años de la preadolescencia y la adolescencia porque la apariencia cambia mucho y los mensajes culturales que exacerban la insatisfacción pueden ser muy fuertes. Recibir críticas o bromas sobre la apariencia puede ser especialmente dañino a esta edad.

Los preadolescentes y los adolescentes suelen comparar su apariencia con la de los demás o con las imágenes del estilo "correcto" que muestran los medios. En las culturas en las que parece importar demasiado (y donde las imágenes ideales son muy irrealistas) es muy común sentirse insatisfecho con alguna cuestión relacionada con la apariencia.

Pero ser demasiado autocrítico sobre la apariencia puede interferir en la imagen corporal. Y una imagen corporal deficiente también puede dañar la propia imagen general del adolescente.

Más allá de las apariencias

A medida que los adolescentes maduran mental y emocionalmente, desarrollan una imagen propia más compleja, que incorpora sus intereses, talentos, cualidades únicas, valores, aspiraciones y relaciones. Pero durante los primeros años de la adolescencia, la imagen que les devuelve el espejo constituye una gran parte de su imagen propia.

Y aunque es cierto que la apariencia no es todo, sentirse satisfecho con la apariencia personal significa mucho. Si se pregunta por qué su hijo parece repentinamente tan dedicado a su apariencia, recuerde que los preadolescentes están:

Los varones y la imagen corporal

No sólo las niñas empiezan a concentrarse en su apariencia. Quizás los varones no sean tan expresivos al respecto, pero pueden preocuparse tanto como ellas sobre su apariencia. Quizás pasen el mismo tiempo delante del espejo, analizando en qué parte de la cabeza trazar la raya del cabello, qué clase de producto usar, evaluando su acné y decidiendo si afeitarse o no. Y cuando su hijo sale con pantalones que lucen tan sueltos como si no hubiera terminado de vestirse, en realidad puede haber dedicado horas a lograr que caigan en el ángulo exacto.

Sentimientos autocríticos

Sentirse satisfecho sobre la apariencia no siempre es fácil. Muchos niños que tienen una imagen corporal positiva se vuelven tímidos o autocríticos al ingresar en la adolescencia. No es inusual que preadolescentes y adolescentes expresen insatisfacción sobre su apariencia o se comparen con sus amigos, los famosos o las personas que aparecen en los anuncios.

Nuestra cultura realza la necesidad de lucir bien. Los anuncios de cualquier producto, desde maquillaje a productos para el cabello y desde indumentaria hasta pasta dental, transmiten que se debe lucir de una manera determinada para ser feliz. Es difícil no caer bajo estas influencias.

Puede escuchar a su hijo o hija preocuparse sobre cualquier cosa, desde la estatura y el cabello a la forma de la nariz o el tamaño de las orejas: cualquier aspecto que no coincida con el "ideal".

La forma y las dimensiones del cuerpo también pueden preocuparlos. Es importante que los preadolescentes o adolescentes coman alimentos nutritivos, limiten las comidas chatarra y hagan mucha actividad física, pero no es aconsejable que se pongan a dieta. La preocupación excesiva sobre el peso, las restricciones a los alimentos o el ejercicio excesivo pueden ser signos de trastornos alimenticios. Consulte a su médico si nota alguna de estas señales en sus hijos.

La autocrítica que parece constante, excesiva o causa angustia diaria que se prolonga puede indicar un problema extremo de imagen corporal, conocido como trastorno dismórfico corporal. Esta afección consiste en obsesiones y compulsiones sobre imperfecciones leves o imaginarias de la apariencia.

Una transición natural

En la mayoría de los casos, concentrarse en la apariencia es algo natural y común en la transformación en adolescente. En general, estas expresiones de frustración desaparecen rápidamente y no fundamentan preocupaciones; sólo mucha paciencia, empatía, apoyo y el punto de vista de los padres.

De todos modos, los padres pueden sentirse frustrados cuando la apariencia parece importarles demasiado a sus hijos. Ayudar a los preadolescentes a sentirse confiados y satisfechos con su apariencia al tiempo que se los alienta para no preocuparse en exceso sobre cuestiones superficiales puede requerir un delicado equilibrio. Es importante alentar a los adolescentes a sentirse orgullosos de su apariencia, pero también a priorizar las características más profundas que son más importantes.

Mejorar la imagen corporal

Mientras los preadolescentes prueban diferentes estilos, los padres pueden ayudar dando su aprobación y apoyándolos, transmitiendo mensajes positivos y fomentando otras cualidades que mantengan a la apariencia en su verdadera dimensión. No olvide:

Tener una imagen corporal saludable y positiva significa sentir agrado por el propio cuerpo, valorarlo y estar agradecido por sus cualidades y capacidades. Cuando los padres cuidan y valoran su propio cuerpo, enseñan a sus hijos a hacer lo mismo.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: julio de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Related Articles
Criando a hijos(as) con confianza en sí mismos(as) Se necesita tener confianza en sí mismo para ser un niño(a). Bien sea al llegar a una nueva escuela o al salir a batear por primera vez, los niños(as) enfrentan muchos retos.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter