Resfriado común

Resfriado común

(Common Cold)

Moqueo, estornudos, dolor de garganta y fastidiosa tos; todos sufrimos en algún momento de un resfriado común. Dado que los niños llegan a tener hasta ocho o más resfriados por año, esta infección viral contagiosa que afecta las vías respiratorias superiores es la enfermedad infecciosa más común de los Estados Unidos y el principal motivo de consulta al médico y de ausencia escolar.

¿Qué provoca los resfriados?

La mayoría de los resfriados son causados por los rinovirus (el nombre proviene de la palabra griega rhin, que significa "nariz") que se encuentran en pequeñas gotas invisibles presentes en el aire que respiramos o en las cosas que tocamos. Existen más de 100 rinovirus diferentes con la capacidad de penetrar en el revestimiento de protección de la nariz y la garganta y provocar una reacción del sistema inmunológico capaz de causar dolor de garganta, dolor de cabeza, o de hacer que a su hijo le resulte difícil respirar por la nariz.

El aire seco -en el interior o el exterior - disminuye la resistencia de su hijo a las infecciones provocadas por los virus causantes de los resfriados. Fumar o estar cerca de un fumador tiene el mismo efecto. Los fumadores tienen más probabilidades de pescar un resfriado que quienes no fuman; y es posible que sus síntomas sean más graves, más duraderos y es más probable que deriven en una bronquitis o incluso una neumonía.

Pero aunque los cuentos de las viejas digan lo contrario, nadie se resfría por no llevar una chaqueta o un suéter cuando está fresco, por sentarse o quedarse dormido en un lugar con corriente de aire, o por salir con el pelo mojado.

¿Qué síntomas presentará mi hijo?

Los primeros síntomas de un resfriado suelen ser picazón en la garganta, nariz congestionada o que gotea, y estornudos. Tal vez, los niños resfriados también presenten dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, fiebre moderada, cansancio, dolores musculares y pérdida del apetito. Las secreciones de la nariz de su hijo pueden pasar de ser acuosas a ser espesas y de color amarillento o verde.

¿Son contagiosos los resfriados?

Los resfriados son contagiosos durante los primeros 2 a 4 días posteriores a la aparición de los síntomas. Su hijo puede pescarse un resfriado inhalando partículas de virus diseminadas en el aire por el estornudo o la tos, o por contacto directo con otra persona. Si su hijo se toca la boca o la nariz después de tocar la piel o alguna otra superficie contaminada por alguno de los rinovirus que provocan resfriados, es probable que se pesque un resfriado.

ilustracion

¿Es posible evitar los resfriados?

Dado que son tantos los virus que pueden provocar resfriados, no existe una vacuna o inmunización para prevenirlos. Pero para ayudar a evitar el contagio o la transmisión de los resfriados, sus niños deben:

Los investigadores no están seguros de si tomar vitamina C o zinc adicional puede limitar la duración de los síntomas de un resfriado o su gravedad, pero tomar grandes dosis a diario provoca efectos colaterales negativos. Los resultados de la mayoría de los estudios sobre la eficacia de los remedios a base de hierbas, tales como la equinacea, son negativos o no concluyentes, y se han realizado pocos estudios científicos correctamente diseñados para evaluar estos tratamientos en niños. Hable con el médico de su hijo antes de tomar la decisión de darle un remedio a base de hierbas o una dosis superior a la dosis diaria recomendada de cualquier vitamina o suplemento.

¿Cuánto puede durar un resfriado?

Los síntomas de un resfriado suelen aparecer 2 ó 3 días después de que su hijo ha estado expuesto a un foco de la infección. La mayor capacidad de contagio se da durante los primeros tres o cuatro días después de la aparición de los síntomas, pero su hijo puede continuar contagiando durante un lapso de hasta tres semanas. Si bien uno de cada cuatro resfriados dura hasta dos semanas, la mayoría desaparece en una semana.

¿Cuál es el tratamiento para el resfriado?

"El tiempo todo lo cura". Tal vez esto no siempre sea cierto, pero en el caso de un resfriado común pareciera serlo. Los medicamentos no curan el resfriado común, pero permiten aliviar algunos de los síntomas, tales como dolores musculares, dolor de cabeza y fiebre. Puede darle a su hijo acetaminofeno (como Tylenol) o ibuprofeno (como Advil o Motrin), respetando las recomendaciones del envase respecto de la edad o el peso.

Sin embargo, nunca debe darle aspirina a un niño menor de 12 años, y todos los niños y adolescentes de menos de 19 años deben evitar tomar aspirinas cuando sufren una enfermedad viral. El uso de aspirinas en niños o adolescentes con resfriados y otras enfermedades virales podría aumentar el riesgo de desarrollar el síndrome de Reye, una afección poco común pero grave que, a veces, resulta mortal.

Es posible que se sienta tentado de darle a su hijo descongestivos o antihistamínicos de venta libre para aliviar sus síntomas, pero las evidencias de su eficacia son prácticamente nulas. De hecho, los descongestivos pueden provocar alucinaciones, irritabilidad y frecuencia cardíaca irregular, especialmente en los bebés, y no deben ser utilizados en niños menores de 4 años sin consultar previamente al médico. Y muchos expertos en salud infantil creen que, por lo general, no hay motivo para usar estos medicamentos en niños menores de 6 años.

Algunas maneras de ayudar a aliviar las molestias de su hijo incluyen las siguientes:

¿Y qué hay del caldo de gallina? No existen pruebas reales de que tomar una reconfortante y tibia sopa con caldo de gallina cure un resfrío, pero quienes los padecen aseguran que esto es cierto desde hace más de 800 años. ¿Por qué? La sopa con caldo de gallina contiene un aminoácido espesante denominado "cisteína", y algunas investigaciones demuestran que el caldo de gallina ayuda a controlar las células que provocan congestión, denominadas "neutrófilos".

No obstante, lo mejor es no preocuparse por si su hijo como mucho o poco. Simplemente, asegúrese de que su hijo coma cuando sienta hambre y que beba mucho líquido, como agua o jugo, para ayudar a reemplazar el líquido que se pierde durante la fiebre o la producción de mucosidad. Pero evite dar a su hijo bebidas con cafeína, que suelen hacer orinar con más frecuencia y, por lo tanto, aumentan el riesgo de una deshidratación.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi hijo?

El médico de su hijo no logrará identificar el virus específico que causó los síntomas de resfriado, pero le examinará la garganta y los oídos y hasta puede indicarle un hisopado de fauces (cultivo) para asegurarse de que los síntomas no se deben a otra afección que pueda requerir un tratamiento específico. (Si después de aproximadamente 3 días, los síntomas de su niño empeoran en lugar de mejorar, es posible que sufra de una infección por estreptococos, sinusitis, neumonía o bronquitis, especialmente, si su hijo es adolescente y fuma). El hisopado de fauces es un procedimiento sencillo e indoloro, en el que se raspa el interior de la garganta con un hisopo de algodón largo. El análisis de los gérmenes que quedan adheridos al hisopo ayuda al médico a determinar si su hijo tiene una infección por estreptococos y necesita tratamiento con antibióticos.

Si los síntomas de su hijo duran más de una semana o surgen todos los años para la misma época, o cada vez que se expone al polen, al polvo, a los animales u otras sustancias, es posible que su hijo sufra de alergia. Si a su niño le cuesta respirar o produce una sibilancia cuando se resfría, tal vez tenga asma.

También debe consultar al médico si considera que su hijo puede estar padeciendo algo más que un simple resfriado, o si su estado empeora en lugar de mejorar.

Los siguientes son otros motivos para comunicarse con el médico:

Al igual que en la mayoría de las infecciones virales, los resfriados deben completar su ciclo. Mientras tanto, descansar mucho, evitar la actividad enérgica y tomar mucho líquido (jugo, agua o bebidas gaseosas sin cafeína) ayudan a que su hijo se sienta mejor.

Seguramente, ir a la escuela o continuar con las actividades normales no empeorará el resfriado de su hijo. Pero sí aumentará la probabilidad de que contagie a sus compañeros de clase o a sus amigos. Es conveniente que su hijo abandone algunas de las actividades cotidianas hasta que se sienta mejor.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2013
Revisado inicialmente por: Iman Sharif, MD





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Related Articles
Qué debes hacer si contraes la gripe Mucha gente padece la gripe, pero, ¿qué tendrías que hacer si fueras tú quien la sufrieras?
Sinusitis Si llevas unos días congestionado o con la nariz tapada y levantándote con dolor de cabeza y los ojos hinchados, tal vez tengas sinusitis.
¡Cuando la sinusitis ataca! ¡Oh no! Estás estornudando, tosiendo y tienes la nariz roja. Piensas que es otro resfriado, pero este dura demasiado. ¿Es realmente un resfriado? Quizás no. Puede que tengas un problema con tus senos nasales.
Herpes labial El herpes labial, coloquialmente conocido como “calentura” o “pupa labial” es una ampollita de color rojizo o morado. Suele aparecer en la parte más externa del labio, solamente en un lado.
¿Por qué gotea mi nariz? ¿Por qué gotea tu nariz? Lee este artículo para enterarte.
¿Por qué es tan importante lavarse las manos? Un delicioso pastel de chocolate, una roca de buena suerte o una ranita amistosa son sólo algunos de los regalos que a los niños les encanta traer de vuelta casa a su Mamá y a su Papá. ¿Sabe que detrás de estos adorables regalos - y muchos otros - pueden estar al acecho millones de gérmenes?
Lavarse las manos "¡Lávate las manos!" ¿Cuántas veces has oído estas palabras en boca de tus padres? Tal vez tengas la sensación de que solo te lo dicen para incordiarte, pero, de hecho, lo mejor que puedes hacer para no ponerte enfermo es lavarte bien las manos.
¿Qué son los gérmenes? Las formas de vida microscópicas que denominamos gérmenes -bacterias, virus, protozoos y otras- han habitado este planeta tanto tiempo como los seres humanos. Durante todo ese tiempo, han ido creciendo y se han ido multiplicando en el suelo, en el agua y en nuestros cuerpos.
Faringitis estreptocócica Aproximadamente el 15% de los niños con dolor de garganta y fiebre están infectados por estreptococos del grupo A. Cuando éstos infectan la garganta, provocan faringitis, que es una inflamación dolorosa de la garganta (faringe).
Escarlatina Con la escarlatina, al niño le brota una erupción en la piel por la infección que causa la bacteria estreptococo Grupo A. Por lo general, esta infección se manifiesta en forma de una infección en la garganta o, raras veces, en forma de impétigo, que es una infección en la piel que puede ser causada por el estreptococo.
¿Es un resfriado o una gripe? Su hijo vuelve de la escuela con dolor de garganta, tos y fiebre alta. ¿Se habrá contagiado la gripe que anda dando vueltas por ahí? ¿O se trata sólo de un resfriado común?
Plántale cara al catarro ¡Vaya lata! Te has acatarrado. El catarro es la enfermedad infecciosa más frecuente en EE.UU. y es responsable de más faltas a los centros de enseñanza que ninguna otra enfermedad. Aproximadamente mil millones de catarros provocan estornudos, narices tapadas y pesadez de cabeza cada año.
Plántale cara al catarro Te levantas de mal humor. Te duele la cabeza. No tienes energía ni para levantarte de la cama. Y tienes la nariz tapada. ¿Qué te pasa? Te has acatarrado.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter