Bazo y sistema linfático

Bazo y sistema linfático

Read this in English

(Spleen and Lymphatic System)

El sistema linfático es una amplia red de drenaje que ayuda a mantener los niveles de líquido corporal en equilibrio y defiende al cuerpo de las infecciones.

El sistema linfático está formado por una red de vasos linfáticos. Estos vasos transportan linfa —un líquido claro y acuoso que contiene moléculas de proteína, sales, glucosa, urea y otras sustancias— por todo el cuerpo.

El bazo está ubicado en la parte superior izquierda del abdomen, debajo de la caja torácica. Funciona como parte del sistema linfático para proteger al cuerpo, eliminando los glóbulos rojos desgastados y otros cuerpos extraños del torrente sanguíneo para ayudar a combatir las infecciones.

¿Por qué son necesarios el bazo y el sistema linfático?

Una de las tareas más importantes del sistema linfático es recoger el líquido linfático sobrante de los tejidos corporales y devolverlo a la sangre. Este proceso es importante porque el agua, las proteínas y otras sustancias se filtran continuamente de los minúsculos capilares sanguíneos a los tejidos corporales circundantes. Si el sistema linfático no drenara el exceso de líquido de los tejidos, el líquido linfático se acumularía en los tejidos corporales y éstos se hincharían.

Además, el sistema linfático ayuda al cuerpo a defenderse de los gérmenes como virus, bacterias y hongos que pueden causar infecciones. Esos gérmenes se filtran en los ganglios linfáticos, que son pequeñas masas de tejido localizadas a lo largo de la red de vasos linfáticos. Los ganglios contienen linfocitos, un tipo de glóbulo blanco. Algunos de esos linfocitos producen anticuerpos, proteínas especiales que combaten a los gérmenes e impiden que las infecciones se diseminen al atrapar a los gérmenes patógenos y destruirlos.

El bazo también ayuda al cuerpo a combatir las infecciones. El bazo contiene linfocitos y otra clase de glóbulos blancos, llamados macrófagos, que tragan y destruyen bacterias, tejido muerto y sustancias extrañas y los eliminan de la sangre que pasa por el bazo.

Anatomía básica

El sistema linfático es una red de conductos muy pequeños (vasos) que drenan el líquido linfático de todo el cuerpo. Las partes principales del tejido linfático están localizadas en la médula ósea, el bazo, el timo, los ganglios linfáticos y las amígdalas. El corazón, los pulmones, los intestinos, el hígado y la piel también contienen tejido linfático.

Uno de los vasos linfáticos más importantes es el conducto torácico, que comienza cerca de la parte inferior de la columna y recoge la linfa de la pelvis, el abdomen y la parte inferior del pecho. El conducto torácico atraviesa el pecho hacia arriba y se vacía en la sangre a través de una vena grande cerca del lado izquierdo del cuello. El conducto linfático derecho es el otro vaso linfático importante. Recoge la linfa del lado derecho del cuello, pecho y brazo y se vacía en una vena grande cerca del lado derecho del cuello.

Los ganglios linfáticos son redondos o arriñonados. Tienen un diámetro de hasta 2,5 cm (1 pulgada). La mayoría de los ganglios linfáticos se encuentran en grupos en el cuello, la axila y la zona de la ingle. Los ganglios también se ubican a lo largo de las vías linfáticas en el pecho, el abdomen y la pelvis, donde filtran la sangre. Dentro de los ganglios linfáticos, los linfocitos llamados células T y células B ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Además, el tejido linfático está disperso por todo el cuerpo en los distintos órganos importantes y dentro y alrededor del tubo digestivo.

El bazo ayuda a controlar la cantidad de sangre y células sanguíneas que circulan por el cuerpo y a destruir las células dañadas.

Cómo funciona normalmente un sistema linfático saludable

Transporte de desechos

El líquido linfático drena en capilares linfáticos, que son vasos muy pequeños. Luego, el líquido es impulsado a través de los capilares cuando la persona respira o se contraen los músculos. Los capilares linfáticos son muy delgados y tienen muchas aberturas pequeñas que permiten que gases, agua y nutrientes pasen a las células circundantes, y así las nutren y se llevan los productos de desecho. Cuando el líquido linfático se filtra de esta manera, se llama líquido intersticial.

Los vasos linfáticos recogen el líquido intersticial y lo devuelven al torrente sanguíneo al vaciarlo en las grandes venas de la parte superior del pecho, cerca del cuello.

Lucha contra la infección

El líquido linfático ingresa a los ganglios linfáticos, donde los macrófagos combaten los cuerpos extraños, como bacterias, y los sacan del torrente sanguíneo. Después de que se filtraron estas sustancias, el líquido linfático sale de los ganglios linfáticos y regresa a las venas, donde vuelve a ingresar al torrente sanguíneo.

Cuando una persona tiene una infección, los gérmenes se acumulan en los ganglios linfáticos. Si la garganta está infectada, por ejemplo, los ganglios linfáticos del cuello pueden hincharse. Es por eso que los médicos controlan si hay ganglios linfáticos hinchados (a veces llamados "glándulas" hinchadas, pero son realmente ganglios linfáticos) en el cuello cuando la garganta está infectada.

Problemas que pueden surgir en el sistema linfático

Ciertas enfermedades pueden afectar los ganglios linfáticos, el bazo o las acumulaciones de tejido linfoide en determinadas zonas del cuerpo.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Related Articles
Amígdalas y amigdalectomía Todo el mundo ha oído hablar de las amígdalas. Pero no todo el mundo sabe qué función desempeñan o por qué a veces se tienen que extirpar.
Mononucleosis La mononucleosis infecciosa, que también se conoce como "mono" o "la enfermedad del beso" es una infección que, por lo general, causa el virus Epstein-Barr (EBV - siglas en inglés). Otros viruses, como el citomegalovirus, causan una enfermedad similar.
Faringitis estreptocócica La infección de la garganta por estreptococos es una enfermedad contagiosa (lo cual quiere decir que puedes contraer la enfermedad a través del contacto con otra persona). Esta condición es causada por el grupo de bacterias A streptococci y es muy común entre adolescentes. Los síntomas de la infección de garganta por estreptococos incluyen fiebre, dolor de estómago y enrojecimiento e hinchazón de las amígdalas.
El aparato digestivo ¿Cuál es el primer paso en la digestión de los alimentos? Créase o no, el proceso digestivo comienza incluso antes de que nos pongamos la comida en la boca.
El sistema endocrino Tu cuerpo produce sus propias sustancias químicas y las sutiliza para controlar determinadas funciones, y el principal sistema que coordina esas sustancias se denomina sistema endocrino.
Sistema inmunológico El sistema inmunitario, que está compuesto por células, proteínas, tejidos y órganos especiales, nos protege contra los gérmenes y microorganismos cada día.
Pulmones y el sistema respiratorio La respiración no podría producirse sin la ayuda del sistema respiratorio, que incluye nariz, garganta, laringe, tráquea y pulmones.
La sangre La sangre es fundamental porque el correcto funcionamiento del organismo depende de que a los miles de millones de células que lo componen les llegue un suministro regular y constante de combustible y oxígeno.
El cerebro y el sistema nervioso El cerebro es el órgano más mandón de todo el cuerpo: da órdenes prácticamente a todas las demás partes del cuerpo sobre qué tienen qué hacer, constantemente, independientemente de que tú seas consciente de ello.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter