Anemia falciforme: La historia de Theresa (video)

Anemia falciforme: La historia de Theresa (video)

English Button(Sickle Cell Disease: Theresa's Story (Video))

Theresa tiene 16 años y, en este video, nos cuenta por qué presta especial atención al control de la anemia falciforme cuando se siente bien, como una manera de evitar las crisis de dolor y otros problemas. También nos cuenta cómo sus amigos y familiares la ayudan a controlar la afección y mantenerse lo mejor posible.





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Web SiteMiPlato Usted encontrara una gran cantidad de sugerencias que puede ayudarle a empezar una dieta saludable.
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental
Related Articles
La transición en tus cuidados médicos: anemia falciforme La anemia falciforme te acompañará, de una u otra forma, durante toda la vida. Conforme te vayas haciendo mayor, te irán surgiendo preguntas sobre cómo te podría afectar esa enfermedad en el futuro. Este es un buen momento para pensar en hacer la transición del especialista pediátrico a otro especialista dedicado a tratar personas adultas.
Anemia falciforme La anemia falciforme es una enfermedad de la sangre de origen hereditario que afecta prioritariamente a las personas que tienen antepasados de raza negra, aunque también se da en otros grupos étnicos, incluyendo las personas que tienen antepasados de origen mediterráneo o de oriente medio.
El equilibrio entre la tarea y las estadías en el hospital Puede parecer que el hecho de tener que faltar a clase te dará un motivo más para preocuparte. Pero eso no tiene por qué ocurrir.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter