Consejos para los padres divorciados

Consejos para los padres divorciados

Read this in English(Tips for Divorcing Parents)

Cada familia es diferente

¿Cuál es la mejor manera de superar un divorcio? Cada situación, y cada familia, es diferente. Pero existen ciertas pautas de reducción de estrés que hacen más fácil la adaptación.

Estas sugerencias pueden hacer que el proceso sea menos doloroso para los niños, adolescentes y familias. Los padres tendrán que interpretarlas por sí mismos; la honestidad, la sensibilidad, el autocontrol y el tiempo harán más fácil superar el problema. Sea paciente; no todos funcionan a la misma velocidad.

Ayudar a los niños a manejar sus sentimientos

Aliente a los niños a hablar sobre lo que sienten (positivo o negativo).

Es importante que los padres que se están divorciando, o los que ya están divorciados, se sienten con sus hijos y los alienten a hablar de lo que piensan y sienten. Pero debe aislar sus propios sentimientos de los de sus hijos. Por lo general, los niños perciben una pérdida familiar y tenderán a culparlo a usted o al otro padre (o a ambos) por lo que está sucediendo en sus vidas. Por lo tanto, usted tendrá que estar preparado para responder preguntas que su hijo tenga o para abordar sus preocupaciones.

Permita que el hablar del divorcio, y la manera que los está afectando, sea un proceso continuo. A medida que los niños crecen y maduran, es posible que tengan preguntas o preocupaciones que no tuvieron antes. Aún en el caso que parezca que ya ha hablado del tema antes, mantenga la buena comunicación. De ser posible, siéntese con el otro padre para planificar de qué manera van a hablar con sus hijos sobre lo que está pasando.

Si usted siente que se pondrá muy triste, pídale a alguien (quizás un familiar) que hable con ellos. Está bien que los niños vean tristes a sus padres, pero si estos sentimientos son muy profundos, es posible que los niños se sientan responsables de su tristeza. Existen programas en grupo para niños de padres divorciados organizados por las escuelas o por organizaciones religiosas que son una fuente excelente de apoyo para los niños y padres durante las primeras etapas del divorcio.

Es normal que los niños tengan diferentes reacciones acerca del divorcio. Es posible que estén enojados e imaginen que ellos "causaron" el problema. Esto ocurre en el caso que la pelea se inicie por algún problema relacionado con los niños. Los niños y los adolescentes podrían estar enojados o sentir miedo o preocupación sobre el futuro.

Si bien es posible que los niños sufran los efectos del divorcio por un tiempo, el impacto real sucede generalmente a los 2 o 3 años. En ese momento, algunos niños podrán expresar sus sentimientos, pero dependiendo de la edad y la madurez, otros niños no podrán hacerlo. En vez de expresar sus sentimientos, tenderán a cambiar su conducta o a deprimirse. En el caso de los niños en edad escolar, será evidente un cambio en las calificaciones o en la pérdida de interés en ciertas actividades. En el caso de los niños más pequeños, los sentimientos se reflejarán en el juego también.

Es posible que usted le diga al niño que no debe sentirse de esa manera, pero la realidad es que los niños (y también los adultos) tienen el derecho a sentirse de la manera que se sienten. Y si usted se fuerza a tener una "cara de felicidad", sus hijos tenderán a compartir menos sus sentimientos con usted.

El camino correcto

Mantenga el conflicto entre los adultos alejado de los niños.

Esto es una de las cosas más difíciles. Pero es importante que nunca diga cosas malas del otro padre frente a los niños, o cuando lo puedan escuchar. Le sorprenderá ver lo eficientes que son los niños para detectar estos comentarios. Los estudios de investigación indican que el factor más importante en la adaptación a largo plazo de los niños con padres divorciados es el nivel de conflicto entre los padres al que están expuestos. Tener que escuchar cosas negativas de un padre o verse obligado a ponerse del lado de uno o del otro, pone a los niños en una posición muy difícil.

También es importante reconocer los acontecimientos reales. Si, por ejemplo, el padre abandonó a la familia, usted debe decirles a sus hijos lo que realmente pasó. No es su responsabilidad explicarles a los niños sobre el comportamiento de su ex - pero si los niños desean hacer preguntas, es importante que responda manteniéndose lo más neutral posible y que se limite a los hechos concretos.

Trate de no usar a los niños como mensajeros o mediadores, especialmente cuando usted se está peleando.

Es tentador, pero no use a los niños como mensajeros. Existen muchas otras maneras de comunicarse con su ex-esposo. Además, no haga preguntas sobre lo que está pasando en la otra casa -a los niños no les gusta que se les pida actuar como "espías". Siempre que sea posible, comuníquese directamente con el otro padre sobre asuntos importantes, como horarios, visitas, asuntos relacionados con la salud o problemas en la escuela.

Espere oposición y dificultades cuando los niños tengan que adaptarse a una nueva pareja suya o a los hijos de su pareja.

Relaciones nuevas, combinación de familias y nuevos casamientos, son los aspectos más difíciles del proceso de divorcio. La combinación con otra familia puede agregar estrés por un tiempo e iniciar otro período de ajuste. Mantenga una buena comunicación con sus hijos, y haga un esfuerzo para pasar tiempo a solas con ellos. Observar que no existan síntomas de estrés puede ayudar a prevenir problemas.

Pedir ayuda

Trate de ver cómo puede reducir el estrés en su vida para ayudar a su familia.

El apoyo de los amigos, los familiares, la iglesia y los grupos y organizaciones religiosas pueden ayudar a los padres y sus hijos a adaptarse a la separación y el divorcio. Los niños pueden hablar con otros niños que hayan formado relaciones exitosas con padres separados. Buscar el apoyo de otros, suele ayudar a los padres a encontrar soluciones a todo tipo de desafíos prácticos y emocionales.

Siempre que sea posible, aliente a sus hijos a ver las cosas de una manera positiva. Aun cuando las circunstancias son las óptimas, la separación y el divorcio suelen ser dolorosos y difíciles para muchos niños.

Los padres también tienen que recordar que ellos también deben cuidarse. Deben encontrar la manera de reducir su propio estrés en sus vidas mediante la búsqueda de amigos que los apoyen y pedir ayuda cuando la necesiten. Trate de mantener algunas tradiciones familiares pasadas, mientras crea nuevas. Mostrarles a los niños cómo cuidarse mental y físicamente durante este momento tan difícil puede ayudarlos a ser más fuertes en sus propias vidas.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: octubre de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2015 KidsHealth® Todos los derechos reservados.
Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental
Related Articles
Los niños y el divorcio ¿Conoces a alguien cuyos padres estén divorciados? ¿Tus padres están divorciados? Existe la posibilidad de que contestes afirmativamente a una -o quizás a ambas- de estas preguntas. ¡Y no eres el único!
Cuando los padres discuten Lo más probable es que no haya pasado mucho tiempo desde tu última discusión con tus padres; sea sobre la ropa, los deberes, el teléfono, tus amistades o sobre cualquier otra cosa. Pero, ¿qué pasa cuando son tus padres quienes discuten entre sí?
Afrontar el divorcio Para mucha gente, el divorcio de sus padres supone un punto de inflexión en sus vidas, independientemente de si se produjo hace años o está sucediendo ahora mismo. Puede parecer duro, pero es posible superar un divorcio –y llevar una vida familiar feliz a pesar de los cambios que el divorcio pueda comportar.
¿Qué debo hacer si mi familia discute? Cuando los miembros de tu familia discuten, es difícil saber qué hacer. Puede que te sientas triste, avergonzado(a) o incluso enfadado(a) cuando ocurre. Independientemente de tus sentimientos, probablemente lo que más deseas es que dejen de discutir.
Convertirse en padrastro o madrastra Si bien no hay una fórmula infalible para crear la familia "perfecta", es importante afrontar esta nueva situación con paciencia y tratando de comprender los sentimientos de todos los involucrados.
Consulta con un terapeuta Cuando los adolescentes atraviesan momentos difíciles, como problemas familiares o dificultades en la escuela, posiblemente se sientan más apoyados si hablan con un terapeuta. Pueden sentirse tristes, enojados o superados por lo que está pasando, y necesitan ayuda para ordenar sus sentimientos, encontrar soluciones a sus problemas o simplemente para sentirse mejor. Allí es cuando la terapia puede ayudar.
Llevar a su hijo a un terapeuta Muchos niños necesitan ayuda para manejar el estrés en la escuela, por ejemplo, por los deberes, los exámenes, el acoso escolar y la presión de los compañeros. Otros necesitan ayuda para poder hablar de sus sentimientos respecto a temas relacionados con la familia, sobre todo en el caso de transiciones importantes, como puede ser un divorcio, un traslado o una enfermedad seria.
Vivir con uno de tus padres Si tu vives con uno de tus padres, conoces la experiencia de otros niños(as). Vivir con uno de tus padres en lugar de con los dos, puede traer consigo muchas emociones. Estos sentimientos pueden ser fuertes y también pueden causar confusión.
Ayudando a su hijo durante un divorcio Un divorcio es estresante tanto para los padres como para los hijos. Aunque las reacciones dependerán de la edad del niño(a), su temperamento y las circunstancias que ocasionaron la separación, muchos niños(as) se sienten tristes, frustrados, enfadados y ansiosos— y no es extraño que debido a estos sentimientos tengan reacciones fuera de lo común.
Cuando los padres discuten A veces los padres no están de acuerdo pero saben hablar con tranquilidad, dándose mutuamente la oportunidad de expresar su punto de vista y escuchar el punto de vista del otro. Pero muchas veces, cuando los padres no están de acuerdo, discuten. Una discusión es como una pelea en la que se utilizan palabras.
Cómo preparar a su hijo para una mudanza Tarde o temprano muchas familias enfrentan la posibilidad de una mudanza. Si las mudanzas son estresantes para los adultos, la experiencia podría resultar aún más traumática para los niños, que no participan en el proceso de la toma de decisiones y tal vez no pueden (o no quieren) entenderlo.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter