Abscesos periamigdalinos

Abscesos periamigdalinos

Read this in English(Peritonsillar Abscess)

Conceptos básicos

Muchos niños tienen amigdalitis (una infección de las amígdalas), especialmente los niños más pequeños. Sin embargo, a medida que los niños crecen, esta infección en la garganta puede estar acompañada por una complicación muy dolorosa, que se denomina absceso periamigdalino.

Un absceso periamigdalino es una zona de tejido llena de pus en la parte posterior de la boca, junto a una de las amígdalas. El absceso puede ser muy doloroso y hacer que resulte difícil abrir la boca. También puede provocar inflamación, que podría desplazar a la amígdala y empujarla hacia la úvula (la campanilla que se encuentra en la parte posterior de la boca). Esto podría bloquear la garganta y hacer que resulte difícil tragar, hablar y, en ocasiones, incluso respirar.

Un absceso periamigdalino sin tratar puede provocar la propagación de la infección hacia el cuello y el pecho, además de otras complicaciones graves.

Causas

La mayoría de las veces, los abscesos periamigdalinos son causados por la bacteria estreptococo betahemolítico del grupo A, que también provoca inflamación de garganta. A veces, también participan otros tipos de bacterias.

Por lo general, los abscesos periamigdalinos aparecen como una complicación de la amigdalitis, cuando la infección se propaga de la amígdala hacia el espacio que la rodea. Afortunadamente, estos tipos de abscesos son poco frecuentes, debido al uso de antibióticos para tratar la amigdalitis.

El fumar y la enfermedad de encías y dientes pueden aumentar las probabilidades de la formación de un absceso periamigdalino.

Síntomas

En general, el primer signo de absceso periamigdalino es el dolor de garganta. A medida que el absceso se desarrolla, aparecen otros síntomas. Algunos de los síntomas más frecuentes son:

Un absceso periamigdalino no tratado durante mucho tiempo puede provocar complicaciones graves; por ejemplo, la infección podría extenderse hasta la mandíbula, el cuello y el pecho, o provocar neumonía.

Diagnóstico

Llame a un médico si su hijo tiene dolor de garganta junto con fiebre o cualquiera de los otros síntomas del absceso periamigdalino. Es poco frecuente que un absceso impida respirar, pero si lo hace, debería llevar a su hijo a la sala de emergencia de inmediato.

El médico examinará la boca, la garganta y el cuello de su hijo. El médico también podría realizar un cultivo de garganta y un análisis de sangre. En ocasiones poco frecuentes, el médico podría indicar una tomografía computada o una ecografía para ayudar a realizar el diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento habitual del absceso periamigdalino requiere drenar el absceso. Esto se puede realizar en el consultorio del médico mediante la succión del pus con una aguja (denominada aspiración) o un pequeño corte en el absceso con un bisturí, de modo que el pus pueda drenar.

Si esto no funciona, es posible que se deban extraer las amígdalas a través de una amigdalectomía. Esto sucede especialmente en los niños que han tenido múltiples casos recientes de amigdalitis o un absceso periamigdalino previo.

Según la afección y el tratamiento de su hijo, podría ser necesario que permanezca en el hospital durante un breve período después del procedimiento. Probablemente, el médico le recetará analgésicos y antibióticos. Asegúrese de que su hijo finalice el tratamiento completo con antibióticos, aun si se siente bien después de algunos días.

Cuanto antes se diagnostique y se trate un caso de absceso periamigdalino, menos invasivo deberá ser el tratamiento, de modo que si observa síntomas, consulte a un médico lo antes posible.

Cómo disminuir los factores de riesgo

Puede ayudar a sus hijos a reducir su riesgo de tener un absceso periamigdalino al alentarlos a tener una buena higiene bucal. Y aliente a sus hijos adolescentes a que no fumen, ya que, entre otros riesgos para la salud, el hábito de fumar puede aumentar el riesgo de tener un absceso periamigdalino.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Amigdalitis En la parte posterior de la garganta se encuentran las amígdalas –una en el lado derecho y otra en el izquierdo. Pero, ¿qué ocurre cuando se infectan las amígdalas? Se produce una amigdalitis.
Amigdalitis La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas, las masas de tejido carnoso que cuelgan a ambos lados de la parte posterior de la garganta, cuya función consiste en ayudar a luchar contra los gérmenes que entran en el cuerpo a través de la boca.
Amígdalas y amigdalectomía Todo el mundo ha oído hablar de las amígdalas. Pero no todo el mundo sabe qué función desempeñan o por qué a veces se tienen que extirpar. El hecho de estar bien informado puede ayudar mitigar los miedos tanto de los niños que se tienen que someter a una amigdalectomía como de sus padres.
Amígdalas y amigdalectomía Todo el mundo ha oído hablar de las amígdalas. Pero no todo el mundo sabe qué función desempeñan o por qué a veces se tienen que extirpar.
El cuidado de tu dentadura Si tú eres como la mayoría de las personas, no te debe apetecer mucho pensar en ir al dentista y especialmente ver el taladro que utiliza para sanar tu dentadura, por ello, ¿no es mejor prevenir las caries antes de que aparezcan?
Faringitis estreptocócica La infección de la garganta por estreptococos es una enfermedad contagiosa (lo cual quiere decir que puedes contraer la enfermedad a través del contacto con otra persona). Esta condición es causada por el grupo de bacterias A streptococci y es muy común entre adolescentes. Los síntomas de la infección de garganta por estreptococos incluyen fiebre, dolor de estómago y enrojecimiento e hinchazón de las amígdalas.
Faringitis estreptocócica Aproximadamente el 15% de los niños con dolor de garganta y fiebre están infectados por estreptococos del grupo A. Cuando éstos infectan la garganta, provocan faringitis, que es una inflamación dolorosa de la garganta (faringe).
Información sobre la amigdalitis estreptocócica La infección estreptocócica de la garganta, en inglés conocida como Strep throat, es una enfermedad causada por una pequeña bacteria en forma de huevo que se denomina Estreptococo del Grupo A.
Tus dientes Estás mordisqueando una manzana y mientras masticas, hablas con un amigo sobre la tarea de matemáticas de ayer. De repente notas algo raro -¡finalmente se te ha caído un diente! Parecía que había estado suelto durante una eternidad.
Abscesos periamigdalinos Un absceso periamigdalino es una zona de tejido llena de pus en la parte posterior de la boca, junto a una de las amígdalas. El absceso puede ser muy doloroso y hacer que resulte difícil abrir la boca.
La boca y los dientes La sonrisa, formada por la boca ante una orden del cerebro, a menudo es lo primero que la gente nota cuando nos mira. Es la expresión facial que más atrae a otros. Con la ayuda de los dientes, que brindan el sostén estructural para los músculos faciales, la boca también participa cuando fruncimos el ceño y al manifestar muchas otras expresiones faciales.
La boca y los dientes Probablemente, lo primero que se nos ocurre cuando pensamos en la boca es en comer o besar. Pero la boca hace mucho más que recibir alimentos o besar a tu media naranja. La boca y los dientes forman tu sonrisa, que a menudo es lo primero que la gente nota cuando nos mira.
El cuidado de los dientes Si tienes los dientes fuertes y sanos, podrás masticar bien los alimentos para crecer y desarrollarte adecuadamente. Los dientes también te permiten hablar con claridad. Y sí, también te ayudan a tener mejor aspecto.
Abscesos Los abscesos se pueden formar en la piel, debajo de la piel, en un diente o dentro del cuerpo. Algunas personas se sienten enfermas cuando tienen un absceso.
Abscesos Un absceso es una zona de tejido infectado que se acumula en alguna parte del cuerpo. El absceso podría aparecer en la piel, debajo de la piel, en un diente o incluso dentro del cuerpo.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter