El sueño y su hijo de 1 a 2 años

El sueño y su hijo de 1 a 2 años

Read this article in English(Sleep and Your 1- to 2-Year-Old)

Los niños pequeños son cada vez más conscientes de su entorno; por lo tanto, las distracciones pueden perturbarlos a la hora de ir a dormir. Además, su creciente imaginación puede comenzar a interrumpir su sueño. Ahora, más que nunca, lo mejor que pueden hacer los padres para llevar al niño cómodamente a la cama es establecer una rutina simple pero sistemática para la hora de dormir.

Los niños pequeños y el sueño

Usted es quien mejor puede determinar cuántas horas de sueño necesita su hijo. La mayoría de los niños de entre 1 y 2 años necesitan de 10 a 13 horas de sueño por día. De usted depende que duerma todas esas horas por la noche o divididas entre el sueño nocturno y siestas durante el día.

Algunos padres descubren que sus hijos necesitan dormir algo durante el día. Otros descubren que la siesta interfiere con el buen sueño nocturno y que es mejor tener un período de descanso (con juegos tranquilos o libros). Si éste es su caso, es posible que desee combinar dos breves siestas en una o eliminar totalmente las siestas. No hay problema; los niños no necesitan dormir siesta todos los días.

Es posible que deba experimentar varias semanas hasta descubrir la combinación adecuada de sueño y siestas. Simplemente, asegúrese de que su hijo pequeño duerma lo suficiente. Ésta puede ser la diferencia entre un niño con carácter alegre y radiante, y un niño malhumorado y difícil de controlar. Intente adaptarse a las necesidades y la personalidad de su pequeño.

Dónde y cómo debe dormir un niño pequeño

Lo más probable es que su hijo de entre 1 y 2 años aún esté durmiendo en una cuna segura. Recuerde no colocar ningún juguete blando grande ni animales de peluche en la cuna y esté atento a la presencia de elementos con lazos o cuerdas que puedan enredarse alrededor del cuello de su hijo. Además, esté siempre atento a los objetos cercanos que su hijo podría alcanzar al estar parado en la cuna: cortinas, cordeles de persianas o tapices, entre otros elementos.

Los niños son curiosos y pueden estar buscando maneras de pasar por encima de la baranda de la cuna para "liberarse". No deje muchos juguetes que pueda apilar para trepar y si no ha quitado las chichoneras, hágalo ahora para que su hijo no intente usarlas como escalera.

Si tiene un trepador activo que se sale de la cuna y aparece repentinamente en el comedor, es posible que sea conveniente pasarlo a una cama. Al principio, será difícil lograr que su hijo se quede en la cama, pero al menos sabrá que no se lastimará al salir de la cuna.

Problemas para dormir

Es posible que su niño pequeño también comience a despertarse de noche por varios motivos. A veces, es porque está incómodo, como cuando está enfermo o le están saliendo los dientes. Otras veces, simplemente se trata de la ansiedad por la separación: "¿Dónde está mamá? ¿Dónde está papá?". Los sueños y las pesadillas pueden comenzar a afectar a los niños pequeños, que tienen dificultad para distinguirlos de la realidad. Escoja cuidadosamente los videos o libros que mira antes de ir a dormir y asegúrese de que el contenido sea leve.

Fíjese en el entorno para determinar si existe una causa por la cual su hijo se despierta por la noche. Los niños pequeños se destacan por no permanecer cubiertos durante la noche; por lo tanto, en los meses más fríos tal vez sea conveniente colocarle un pijama abrigado para mantenerlo calentito.

¿Hay mucho ruido proveniente de otra habitación? Los niños pequeños aprenden a dormir con algo de ruido, pero un televisor muy fuerte o mucha charla en las cercanías pueden ser un trastorno.

Revise la habitación de su hijo desde su perspectiva. Conviértala en un lugar en el que usted dormiría profundamente y lo más probable es que la convierta en un lugar más cómodo para su hijo pequeño.

Ayudar a su hijo a dormir

Probablemente, ya haya encontrado la combinación adecuada, como un baño caliente y una historia antes de ir a dormir, para ayudar a que su hijo se relaje. Aténgase a esta rutina y no permita que se convierta en algo extremadamente extenso. Las caricias en la espalda que ahora parecen una maravilla pueden no resultar tan agradables cuando se las exige noche tras noche por períodos de tiempo cada vez más extensos. Decida cuántos vasos de agua le permitirá tomar y cuántas veces levantará el juguete que tiró de la cuna como acto de rebeldía a la hora de dormir.

Acostúmbrese a establecer reglas y aferrarse a ellas. Esto no sólo ayuda a su hijo a dormir más ahora, sino que le será de ayuda a usted más adelante si surgen problemas más serios de disciplina.

Si su hijo pequeño se despierta en medio de la noche, como cuando era más pequeño, tranquilícelo suave y rápidamente diciéndole que todo está bien y que usted está cerca. Pero interactuar demasiado puede ser contraproducente; por lo tanto, haga que las "visitas" nocturnas sean breves y aburridas para su hijo pequeño.

Si su hijo se levanta muy temprano, puede mantener cerradas las cortinas o las persianas para evitar que la luz del día lo despierte. Además, intente colocar unos cuantos juguetes seguros en la cuna; es probable que mantengan a su hijo ocupado por la mañana.

Cuándo llamar al médico

Si los problemas del sueño le parecen graves, como pesadillas recurrentes, debe conversar con su médico.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental
Related Articles
Ansiedad de separación Entender lo que le está ocurriendo al niño y conocer algunas estrategias para enfrentar el problema puede ayudarles tanto a usted como a su hijo a atravesar estos momentos difíciles.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter