Destetar a su bebé

Destetar a su bebé

(Weaning Your Child)

El destete es la etapa en la vida de un bebé en que se produce la transición de la lactancia materna a otras fuentes de alimentación. El momento concreto en que se ha de llevar a cabo el destete es una decisión personal. En su caso, puede verse influido por el momento en que decida reincorporarse al trabajo, por la salud de su hijo o simplemente por la sensación de que es el momento adecuado de hacerlo.

Independientemente del momento concreto en que decida destetar a su bebé, es importante entender que el destete es un proceso gradual que exige una buena dosis de paciencia y comprensión, tanto por parte de la madre como por parte del hijo.

Decidir el momento

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna durante los seis primeros meses de vida. A partir de ese momento, la AAP recomienda el bebé debería ingerir una combinación de alimentos sólidos y leche materna hasta que tenga por lo menos un año.

Algunos expertos dicen que después del primer cumpleaños es el mejor momento para iniciar la transición porque los niños se adaptan mejor a los cambios a esta edad. (Un niño de 2 años, por ejemplo, es mucho más probable que se apegue al pecho materno y sea menos flexible y más reticente a hacer la transición.) Un niño de un año, al estar tomando más alimentos sólidos, es más fácil que pierda el interés por el pecho de forma natural. La congestión mamaria tampoco será tan problemática para la madre en torno a este momento porque, al disminuir la demanda de leche materna, también disminuirá su producción.

El destete no tiene que ser un proceso de todo o nada. Algunas mujeres prefieren destetar al bebé durante el día y darle el pecho por la noche, dependiendo de su situación laboral y de sus horarios. Todo depende de lo que le vaya mejor a cada par de madre y bebé en concreto. Algunos bebés pierden el interés por el pecho materno antes de que su madre intente destetarlos, mientras que otros no están preparados para iniciar la transición cuando se lo plantea la madre. La mejor forma de enfocar el destete es ser flexible y prestar atención a lo que funciona con usted y su bebé en su situación en concreto.

El destete resulta más fácil cuando el bebé ha tomado leche procedente de una fuente distinta del pecho materno antes de iniciar la transición a los alimentos sólidos. O sea que es una buena idea darle a su hijo un biberón de leche materna de tanto en tanto cuando tenga entre 4 y 7 meses (o antes si decide destetarlo antes) -aunque usted tenga pensado seguir amamantándolo, esto facilitará el proceso de destete en el futuro. Esto no solo le dará mayor flexibilidad en lo que se refiere a la posibilidad de que otros miembros de la familia participen en la alimentación del bebé, también le permitirá dejar al bebé con otra persona por algunas horas.

Si decide destetar a su hijo antes del año porque tiene la sensación de que no está produciendo suficiente leche para alimentarlo o simplemente porque quiere dejar de amamantar al bebé, primero deberá hacer la transición a la leche artificial. El pediatra de su hijo puede sugerirle una leche de transición adecuada. Si su hijo se acerca al año, tal vez prefiera empezar a darle la leche artificial en una taza o vaso en vez de utilizando un biberón.

A pesar de que a algunos niños les gustaría seguir mamando indefinidamente y esperan a que sean sus madres quienes inicien el destete, otros dan pistas sutiles -o no tan sutiles- de que ya están preparados para el destete. Pueden dejar de mostrar interés e incluso irritarse cuando sus madres les presentan el pecho o pueden empezar a mamar en sesiones más breves de lo habitual.

Formas de enfocar el destete

A fin de que tanto la madre como el bebé se adapten al cambio física y emocionalmente, el destete debe ser un proceso gradual.

Una de las formas de enfocar el destete consiste en ir saltándose una toma cada semana hasta que el niño se alimente exclusivamente con sólidos o leche artificial. En tal caso, es posible que la madre necesite extraerse leche para evitar la congestión mamaria. Si adopta este enfoque, tal vez le interese empezar eliminando la toma del medio día, que suele ser la más breve y la que crea más problemas de horarios a la mayoría de las madres -sobre a las que trabajan fuera de casa. La mayoría de madres eliminan la toma de la hora de acostarse en último lugar porque sigue siendo una parte especial de la experiencia de formación del vínculo. Y muchas veces es la toma a la que el bebé se siente más apegado emocionalmente.

Otro enfoque consiste en dejar la decisión de cuándo iniciar el destete completamente en manos del bebé. Una vez su hijo esté haciendo tres tomas de alimentos sólidos al día (más los tentempiés que haga entre las comidas principales), déle el pecho solo cuándo se lo pida. En tal caso, es posible que usted constate que deja de producir leche debido a la falta de demanda. Es posible que necesite extraerse leche, sea manualmente o utilizando un extractor (conocido coloquialmente como “sacaleches”), para mantener la producción de leche.

Facilitar la transición

Muchas madres toman la decisión de destetar al bebé sumidas en un mar de dudas y emociones contradictorias. Por un lado, el destete proporciona más libertad y flexibilidad a la madre, así como el orgullo de que su hijo ha alcanzado un importante hito evolutivo.

Por otro lado, la lactancia es una actividad muy íntima que fomenta la creación de un fuerte vínculo entre madre e hijo -y a muchas mujeres les resulta difícil renunciar a ella. Para muchas madres, el destete es la primera vez que toman conciencia de que sus hijos nunca volverán a depender de ellas como lo hicieron durante los primeros meses de vida.

Prepárese para experimentar un amplio abanico de emociones, y entienda que su hijo también tendrá sentimientos ambivalentes al respecto. Pero recuerde también que habrá multitud de otras formas de afianzar el vínculo emocional que mantiene con su hijo en los días, meses y años venideros.

He aquí algunas recomendaciones para que la transición resulte más fácil para ambos:

¿Cuánto tiempo es demasiado tiempo?

Algunos expertos consideran que no hay nada malo en dar el pecho a un bebé durante la primera infancia (entre el año y medio y los tres años) o incluso durante la etapa preescolar, siempre y cuando tanto la madre como el niño se sientan cómodos con la situación. De todos modos, es importante saber que, a partir del año, la leche materna deja de proporcionar todos los nutrientes que necesita un niño para crecer y desarrollarse adecuadamente, debiéndose convertir los alimentos sólidos en una parte regular de su dieta.

Cuando empiece a destetar a su hijo, recuerde que este necesitará su tiempo para adaptarse a comer de cuencos, tazas y vasos. Tenga paciencia cuando su hijo empiece a explorar el mundo de los alimentos -a la larga le gustará lo que vea y sabrá apreciar el nuevo universo de sabores y texturas que aquellos le aportarán.

Actualizado y revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2008





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Lactancia materna versus lactancia artificial La decisión de amamantar o dar el biberón a su bebé es una decisión muy personal. Pero hay algunos puntos que tal vez quiera tener en cuenta antes de decidir qué es mejor para usted y su recién nacido.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter