Los niños y el tabaco

Los niños y el tabaco

Read this in English

(Kids and Smoking)

Sobre el tabaco

Los riesgos del tabaco para la salud son bien conocidos, sin embargo, el consumo de tabaco fumado o mascado continua en aumento. Cada año muchos jóvenes adquieren este hábito; de hecho, el 90% de los adultos fumadores empezaron a fumar siendo niños. Cada día, más de 4.400 niños se convierten en fumadores habituales.

Por eso es importante que los niños entiendan los peligros de consumir tabaco. En Estados Unidos, la causa principal de las muertes evitables es el tabaco, que puede provocar cáncer, enfermedades cardíacas y pulmonares. El tabaco para mascar (tabaco que no se fuma o para escupir) puede producir adicción a la nicotina, cáncer oral, enfermedades de las encías y riesgo mayor de enfermedades cardiovasculares, como ataque al corazón.

Proporcionar a los niños información sobre los riesgos de fumar y mascar tabaco, así como establecer unas reglas claras respecto al tabaco y las razones para ellas, puede ser útil para protegerlos de este hábito insano.

Usted también debería conocer los signos de alarma relacionados con el consumo de tabaco y maneras constructivas de ayudar a alguien a dejar el hábito.

Los riesgos de consumir tabaco

Uno de los principales problemas de fumar y mascar tabaco tiene que ver con la nicotina. Una persona se puede volver adicta a la nicotina sólo tras unos cuantos días de consumirla por primera vez. La nicotina del tabaco puede ser tan adictiva como la cocaína o la heroína. La nicotina afecta al estado de ánimo y también al corazón, los pulmones, el estómago y el sistema nervioso.

Otros riesgos para la salud incluyen los efectos a corto plazo de fumar, como la tos y la irritación de la garganta. Con el tiempo, pueden desarrollarse problemas más serios, como un aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión sanguínea, bronquitis y enfisema.

Por último, hay numerosos estudios que indican que los jóvenes fumadores tienen una probabilidad mayor de experimentar con la marihuana, la cocaína, la heroína y otras drogas.

Evitar que los niños adquieran el hábito

Los niños pueden sentirse atraídos a fumar o mascar tabaco por diversas razones: para hacerse los interesantes, parecer mayores, perder peso, dar la impresión de ser duros y sentirse independientes. Pero los padres pueden contrarrestar esta atracción y evitar que sus hijos prueben —y se vuelvan adictos a— el tabaco.

Establecer desde el comienzo una buena base de comunicación con sus hijos facilitará el trabajo cuando haya que tratar asuntos peliagudos, como el consumo de tabaco. Éstas son algunas recomendaciones que puede tener en cuenta:

Si su hijo fuma

Si descubre que la ropa de su hijo huele a humo, no reaccione de forma exagerada. Primero pregúntele sobre ello; quizá salga con amigos que fuman o simplemente haya probado un cigarrillo. Muchos niños prueban en algún momento a fumar, pero no se convierten en fumadores habituales.

Otros signos que pueden delatar el hábito de fumar son:

A veces ni siquiera la mejor educación es suficiente para impedir que los niños experimenten con el tabaco. Puede ser tentador enfadarse, pero será más eficaz que se centre en comunicarse con él.

He aquí algunos consejos que pueden ser útiles:

Si usted fuma

Los chicos son rápidos en lo que respecta a observar cualquier contradicción entre lo que los padres dicen y hacen. A pesar de lo que usted piense, la mayoría de los niños dicen que los adultos a quienes más se quieren parecer cuando sean mayores son sus padres.

Si usted fuma:

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Fumar y el asma Fumar es insano para todo el mundo, pero lo es especialmente para aquellas personas que tienen asma. Cuando una persona fuma, sus pulmones no pueden funcionar tan bien como deberían. La persona puede toser, cansarse más y sentir que le falta el aliento.
Hábito de fumar Casi todos saben que fumar provoca cáncer, enfisema y afecciones cardíacas; que puede acortar tu vida en 14 años o más y que el hábito puede llegar a costarle al fumador miles de dólares anuales. ¿Entonces por qué la gente continúa fumando?
Fumar es una pésima idea Fumar es una de las peores cosas que los niños(as) y los adultos pueden hacer con sus cuerpos. Sin embargo, todos los días, casi 4,400 niños(as) entre las edades de 12 y 17 años comienzan a fumar.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter