Medicación para el tratamiento del TDAH (ADHD)

Medicación para el tratamiento del TDAH (ADHD)

(ADHD Medications)

Cómo manejar el ADHD con medicamentos

De vez en cuando, casi todos tenemos problemas para concentrarnos o prestar atención en clase. Sin embargo, para los adolescentes que tienen trastorno por déficit de atención (ADHD), los síntomas tales como no poder prestar atención y seguir instrucciones pueden provocar problemas en la escuela así como en muchas otras áreas de la vida. Existen varios medicamentos que pueden ayudar a reducir los síntomas del ADHD.

Las personas con ADHD a menudo actúan y piensan de modo algo distinto. Pueden tener problemas en la escuela porque se distraen fácilmente. Quizás se sienten aburridos todo el tiempo sin ninguna razón en especial, pierden cosas, dicen o hacen lo que les viene a la mente, sin pensarlo, e interrumpen cuando otros hablan.

Los científicos han descubierto que determinados medicamentos son buenos para tratar los síntomas del ADHD. Estos medicamentos ayudan a las personas con ADHD a concentrarse y centrar su atención de mejor manera. Los medicamentos que contienen metilfenidato (como metilfenidato de liberación prolongada Concerta u OROS, Ritalin LA, Focalin XR o Metadate CD) afectan a las señales químicas del sistema nervioso central. Las investigaciones indican que estos medicamentos pueden ayudar a las personas con ADHD, debido a que aumentan el nivel de los neurotransmisores en el cerebro denominados dopamina y norepinefrina. Los neurotransmisores son sustancias químicas que ayudan a transmitir mensajes entre las células nerviosas del cerebro. Además de presentarse en forma de comprimidos, el metilfenidato también está disponible como un parche, denominado Daytrana, que puede colocarse directamente sobre la piel para permitir que el medicamento se absorba.

Los médicos a veces recetan otros tipos de medicamentos para ayudar a las personas con ADHD. Las anfetaminas (como Adderall o sales mixtas de anfetamina, Adderall XR o sales mixtas de anfetamina XR, Vyvanse, Dextrostat y Dexedrine) tratan el ADHD de manera similar a los medicamentos con metilfenidato.

Otros tipos de medicamentos que se recetan para el ADHD funcionan de manera diferente. No se clasifican como medicamentos estimulantes como los mencionados anteriormente. Entre estos medicamentos se incluyen la atomoxetina (Strattera), guanfacina de liberación prolongada (Intuniv), clonidina de liberación prolongada (Kapvay) y determinados medicamentos antidepresivos (como Wellbutrin).

Los médicos trabajan estrechamente con los pacientes que tienen ADHD para determinar el medicamento que mejor tratará a cada persona, en función de sus síntomas, circunstancias y si la persona tiene algún otro problema de salud. Es habitual que un médico pruebe un par de medicamentos antes de encontrar el más adecuado.

Los investigadores trabajan constantemente para desarrollar nuevos medicamentos para el ADHD.

¿Son seguros los medicamentos para el ADHD?

La mayoría de los especialistas están de acuerdo con que los medicamentos para el ADHD son seguros y efectivos cuando se los usa bajo la supervisión de un psiquiatra u otro médico. Además, se ha demostrado que los medicamentos para el ADHD ayudan a los adolescentes con ADHD en todo tipo de áreas, por ejemplo, para reducir el consumo de tabaco, el abuso de sustancias, las lesiones y los accidentes automovilísticos, así como para mejorar las relaciones dentro y fuera del hogar.

Sin embargo, los estimulantes pueden provocar problemas graves de salud si se abusa de ellos; en otras palabras, cuando los toma alguien que no los necesita o cuando se toman a una dosis más alta o más frecuente que la que ha recomendado el médico.

Los efectos secundarios de los medicamentos para el ADHD del tipo de los estimulantes, cuando se los usa a largo plazo a dosis altas (abusivas), incluyen aumento de la frecuencia cardíaca y presión arterial, temblores (movimientos descontrolados), cambios en el estado de ánimo, confusión, paranoia, alucinaciones, delusiones (cuando la mente piensa que algo es real aunque en verdad no lo es) y respiración irregular.

Las sobredosis de los medicamentos para el ADHD también pueden provocar presión arterial alta a niveles peligrosos, latidos cardíacos irregulares, convulsiones, espasmos musculares severos o movimientos descontrolados, sudor, boca y ojos secos y vómitos. Estos medicamentos también pueden generar adicción cuando se abusa de ellos. Al igual que con otros medicamentos recetados, existen leyes que prohíben compartir medicamentos para el ADHD con otras personas.

Dado que los medicamentos para el ADHD pueden generar adicción si se abusa de ellos, existe cierta preocupación de que las personas que usan estos medicamentos para tratar su ADHD puedan ser más propensas a abusar de otras sustancias, tales como las drogas o el alcohol. De hecho, las investigaciones han demostrado que, cuando las personas con ADHD reciben el tratamiento adecuado con medicamentos y bajo la supervisión de un médico, es posible que sean menos propensas a abusar del alcohol y otras drogas. (Además, las personas que usan sus medicamentos para el ADHD adecuadamente tienen menos probabilidades de generar adicción a estos medicamentos).

Por lo general, los medicamentos son solo una parte del plan de tratamiento del ADHD. Los planes de tratamiento en general incluyen terapias y ajustes en la escuela y las clases.

Revisado por: Richard S. Kingsley, MD
Fecha de revisión: febrero de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
El ADHD TDAH es la sigla con la que se conoce el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Anteriormente, el TDAH se denominaba trastorno por déficit de atención, o TDA. En el año 1994, se le puso el nombre de TDAH. El término TDA aún se utiliza, para describir un tipo de trastorno que no incluye hiperactividad.
Llevarse bien con los profesores Mantener una buena relación con un profesor en el presente puede ser una gran ayuda el día de mañana.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter