Cuando su hijo se ha hecho demasiado mayor para seguir yendo al pediatra

Cuando su hijo se ha hecho demasiado mayor para seguir yendo al pediatra

Read this in English

(When Your Child Outgrows Pediatric Care)

Quizá recuerde la primera vez, no hace tanto, que entró en el consultorio del pediatra con su hijo. Es posible que estuviera algo nerviosa pensando en que iba a conocer a la persona que se encargaría de atender a su pequeño.

Pero tras años de consultas (incluidas las llamadas a las tantas de la noche, las citas solicitadas con urgencia y los consejos tranquilizadores), su pediatra casi forma parte de su familia. Por ello, cuando llegue el momento de que su hijo deba pasar a ser atendido por un médico para adultos, decir adiós puede ser difícil.

Si esto se hace de manera repentina, puede resultar abrumador y generar ansiedad tanto en usted como en su hijo. Pero si los dos se preparan y siguen un plan adecuado, puede ser una manera de entrar suavemente en la edad adulta.

Buscar un nuevo médico

Cuando los chicos se convierten legalmente en adultos, a los 18 años, deben ser atendidos por un médico de cabecera para adultos, es decir, un médico de medicina interna (internista), de medicina general o de familia.

Su pediatra, cuya formación le capacita para tratar específicamente a niños y adolescentes, podría seguir tratando por un tiempo a su hijo mientras está en la universidad (normalmente hasta graduarse o hasta los 21 años). Pero esto depende del médico, así que es mejor preguntar.

Pida a su pediatra que le recomiende un médico, si su hijo no quiere ser atenido por su médico de cabecera o si tiene alguna enfermedad crónica que requiera un especialista

Si su hijo tiene alguna enfermedad poco común, una discapacidad o alguna enfermedad de inicio pediátrico (que se desarrolla en la infancia), puede ser difícil encontrar un médico de cabecera o especialista experto que se sienta cómodo atendiendo estos casos complejos. En estas circunstancias, empiece a buscar pronto, ya en la adolescencia.

Pregunte si el nuevo médico puede atender a su hijo por un período de prueba; después visite de nuevo al pediatra para comentar cómo han ido las cosas y solicite a los dos médicos que se pongan en contacto para establecer la manera de llevar a cabo la transferencia de la atención médica. Dejé tiempo suficiente para este proceso; de este modo, si hay algún problema, su hijo podrá seguir siendo atendido por el pediatra hasta que encuentre un médico que le satisfaga más.

Elegir un seguro médico

En Estados Unidos, si usted tiene un seguro médico y su hijo está a su cargo, éste puede seguir estando cubierto por el seguro mientras sea un estudiante universitario a tiempo completo. Póngase en contacto con su compañía de seguros para averiguar cuándo finaliza la cobertura del seguro, sobre todo si su hijo no es un estudiante a tiempo completo. Algunas pólizas duran hasta alrededor de los 25 años, pero esto varía de un estado a otro.

No obstante, los jóvenes pronto deberán contar con un seguro médico propio. Algunas empresas ofrecen seguros médicos grupales como parte de los beneficios de los empleados, que permiten a éstos elegir un plan según sus necesidades, que puede incluir atención odontológica, oftalmológica y urgencias, además de la atención médica habitual. También ofrecen seguros por invalidez de larga duración (seguros que ofrecen prestaciones a los que están de baja por un período prolongado), pero por un coste adicional.

Si su hijo tiene un seguro médico proporcionado por una empresa, deberá pagar una cantidad mensual (prima) dependiendo de las exenciones que declare. También será responsable de los pagos compartidos y los gastos que deben pagarse directamente a los profesionales de la salud, como médicos o farmacéuticos.

Si usted vive en EE.UU y su hijo ya no está cubierto por el seguro de usted ni está asegurado por una empresa o por el plan de un cónyuge, puede optar por el plan COBRA (Consolidated Omnibus Budget Reconciliation Act; Ley Consolidada de Conciliación Presupuestaria Global). Según esta ley, las compañías aseguradoras deben ampliar temporalmente la cobertura a las personas anteriormente incluidas a cargo de otros, dentro de un plan grupal, por un período de hasta 36 meses.

Como el plan COBRA no se aplica de forma inmediata, su hijo deberá solicitar con tiempo la ampliación de la cobertura (y darse prisa, porque el período en el que puede optar al plan es limitado). Las primas serán superiores a las que pagaba cuando estaba a su cargo.

Su hijo puede optar también por un seguro médico individual (en vez de estar incluido en un plan grupal de una empresa), pero las primas también son mayores.

Las personas discapacitadas menores de 22 años tienen derecho al Seguro por Discapacidad del Seguro Social (Social Security Disability Insurance, SSDI). Estas prestaciones se ofrecen a los chicos discapacitados cuyos padres hayan contribuido al Seguro Social a lo largo de su vida laboral.

Los niños cuyos padres hayan fallecido, estén jubilados o recibiendo prestaciones por discapacidad pueden también tener derecho a las prestaciones. Los hijos adultos con discapacidades pueden recibir prestaciones a través del programa de seguros Medicaid del gobierno de Estados Unidos si sus ganancias no alcanzan a cubrir los gastos de los servicios médicos.

Ser un paciente responsable

A diferencia de la atención pediátrica, la atención médica que se proporciona a un adulto se basa en la responsabilidad del paciente, y esta responsabilidad implica también asumir el control de su salud. Así que su hijo tendrá la autoridad para tomar todas las decisiones médicas y el derecho a la privacidad respecto a su salud, a menos que elija compartir la información con usted.

Una vez que los jóvenes adultos se hacen responsables de su salud, es importante que comuniquen a cualquier profesional médico que los atienda toda la información sobre ésta, como la relacionada con enfermedades y operaciones previas, medicamentos y vacunas que hayan recibido. También deben mencionar las alergias a medicamentos (como la penicilina) y si existen antecedentes familiares de alguna enfermedad, como cáncer o cardiopatías. Esta información debe darse a todos los médicos, especialmente a los que trabajen en colaboración para tratar una enfermedad o una afección crónica.

Aconseje a su hijo que guarde copias de los informes médicos y una lista actualizada de las medicinas y dosis que esté tomando.

Y del mismo modo que es importante acudir al médico cuando hay algún problema de salud, también lo es acudir regularmente para las revisiones. Los profesionales de la salud recomendarán cuándo deben realizarse las revisiones según los antecedentes personales de su hijo y los familiares.

Antes de que su hijo se haga adulto

Como los hijos serán responsables del cuidado de su salud cuando sean adultos, puede ser interesante que empiecen a "corresponsabilizarse" de su salud en la adolescencia. Por tanto, poco a poco, puede animar a su hijo adolescente a adoptar un papel activo; por ejemplo, podría empezar pidiendo hora al médico y yendo a buscar los medicamentos recetados. Esto le ayudará a desarrollar la seguridad en sí mismo, y para los padres es un alivio saber que sus hijos son capaces de cuidar de ellos mismos.

La transición a la atención médica de los adultos no se produce de un día para otro. Pero planeándolo con tiempo y hablando sobre lo que puede pasar, ayudará a su hijo a hacerse cargo de su salud cuando llegue el momento.

Revisado por: Cory Ellen Nourie, MSS, MLSP
Fecha de revisión: julio de 2009





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Related Articles
Cómo renovar una receta ¿Incluyó tu médico renovaciones en tu receta? Controla la etiqueta. Si la etiqueta tiene un número al lado de la sección "renovaciones" (refills), esa es la cantidad de veces que puedes obtener más medicamentos sin tener que volver a visitar a tu médico.
Cómo surtir una receta Significa que comienzas a hacerte responsable de tu atención médica.
Hablar con tu médico Asumámoslo: la vida puede volverse mucho más complicada cuando uno es adolescente. Aparte de todos los cambios corporales y emocionales que estás experimentando, tienes que tomar más decisiones, hacer más elecciones y afrontar más estrés en tu centro de enseñanza, el deporte, el trabajo, la familia e incluso tus amistades.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter