Cesáreas

Cesáreas

(Cesarean Sections)

Toda embarazada espera que el trabajo de parto sea corto y que no haya complicaciones en el parto: contracciones manejables, algunos pujos y luego un hermoso bebé, aunque no siempre resulta de ese modo.

Actualmente en los Estados Unidos, alrededor del 30% de los bebés nacen por cesárea.

Aunque usted esté pensando en un parto vaginal tradicional, puede ser de ayuda disipar algunos miedos para saber por qué y cómo se realizan las cesáreas en caso de que las cosas no sean como se planearon.

¿Qué es una cesárea?

Una cesárea es el parto quirúrgico de un bebé que implica la realización de incisiones en la pared abdominal y el útero de la madre. Aunque en términos generales se las considera un procedimiento seguro, las cesáreas conllevan más riesgos que los partos vaginales. Además, después de un parto vaginal, usted puede regresar antes a casa y recuperarse más rápidamente.

Sin embargo, las cesáreas pueden ayudar a que las mujeres en riesgo de sufrir complicaciones eviten las situaciones de peligro en la sala de partos y pueden salvar la vida de la madre o el bebé en caso de una emergencia.

Los obstetras (médicos que atienden a las embarazadas antes, durante y después del parto) y algunos médicos de cabecera realizan cesáreas. Aunque cada vez más mujeres eligen parteras para tener a sus bebés, éstos profesionales, sin importar cuál sea su licencia para ejercer, no pueden realizar cesáreas.

Por qué son necesarias

Algunas cesáreas se programan si el médico sabe de la existencia de ciertos factores que podrían hacer que un parto vaginal fuese riesgoso. Eso significa que algunas mujeres saben con antelación que tendrán un parto por cesárea y pueden programar el “día del nacimiento” de su bebé con la debida anticipación. Esto les permite prepararse emocional y mentalmente para el parto, lo que puede ayudar a aliviar la desilusión que sienten algunas madres que no pueden dar a luz por vía vaginal.

Entonces, ¿qué determina si una mujer debe someterse a una cesárea? El médico puede programa una cesárea si:

Algunas cesáreas son partos de emergencia imprevistos que se realizan cuando surgen complicaciones con la madre o el bebé durante el embarazo o el trabajo de parto. Puede ser necesario realizar una cesárea de emergencia si:

Por supuesto, el embarazo y el parto de cada mujer son diferentes. Si su médico ha recomendado una cesárea y no se trata de una emergencia, usted puede pedir una segunda opinión. A la larga, la mayoría de las veces debe confiar en el criterio de los médicos.

El procedimiento

La idea de someterse a una cirugía puede ser desconcertante para cualquier mujer. A continuación se incluye una descripción rápida de lo que suele suceder durante una cesárea programada.

El acompañante de parto, usando un barbijo y una bata de cirugía, puede estar a su lado durante todo el parto (aunque es posible que no se permita la permanencia de las parejas durante las cesáreas de emergencia). Antes del comienzo del procedimiento, un anestesista analizará sus opciones.

En preparación para el parto, es probable que:

Una vez que la anestesiaron, el médico hace una incisión en la piel del abdomen, que puede ser vertical (desde el ombligo hasta la línea de nacimiento del vello púbico) u horizontal (2,5 a 5 cm [1 a 2 in] por encima de la línea de nacimiento del vello púbico, que a veces se conoce como “corte de bikini”).

Luego, el médico separa suavemente los músculos abdominales para llegar al útero, donde realizará otra incisión, que también puede ser vertical u horizontal. Por lo general, los médicos hacen una incisión horizontal en el útero, también llamada transversal, que cicatriza mejor y aumenta en gran medida las posibilidades de tener un PVDC.

Una vez realizada la incisión en el útero, se saca suavemente el bebé. El médico limpia la boca y la nariz del bebé por aspiración; luego, coloca una pinza en el cordón umbilical y lo corta. Al igual que en un parto vaginal, usted debe estar en condiciones de ver a su bebé de inmediato. Luego, se entrega el pequeño al personal de enfermería y al pediatra o a otro médico que se encargarán de atender al recién nacido durante algunos minutos (o más tiempo, si hay algo que los preocupa).

A continuación, el obstetra retira la placenta del útero, cierra el útero con puntos de sutura reabsorbible y cierra la incisión abdominal con puntos o grapas quirúrgicas que a menudo se sacan unos pocos días después sin que la paciente sufra dolor alguno.

Si el recién nacido está en buen estado de salud, puede sostenerlo o amamantarlo en la sala de recuperación si se recuesta de lado (puesto que sostener al bebé ejercerá una presión excesiva sobre el abdomen).

Cómo se puede sentir

No sentirá dolor alguno durante la cesárea, aunque puede tener sensaciones de jalado y presión. Si la cesárea está programada, el anestesista le ofrecerá la posibilidad de usar anestesia general para que esté inconsciente (o “dormida”) durante el parto, o bien anestesia regional (epidural o bloqueo espinal) para que se mantenga despierta y esté solo anestesiada de la cintura hacia abajo.

Muchas mujeres desean estar despiertas para ver y escuchar el nacimiento de su bebé. Durante la cirugía, habrá una cortina encima de su abdomen, pero puede dar un vistazo cuando sacan al bebé de su vientre.

Sin embargo, en ciertas ocasiones, las mujeres que deben someterse a una cesárea de emergencia necesitan anestesia general, de modo que estarán inconscientes durante el nacimiento y no tendrán ningún recuerdo ni sentirán ningún dolor.

Riesgos

Hoy en día, las cesáreas son por lo general procedimientos seguros para la madre y el bebé. No obstante, cualquier tipo de cirugía conlleva riesgos. Los riesgos posibles de una cesárea incluyen:

Parte de la anestesia regional utilizada durante una cesárea llega al bebé, pero la cantidad es mucho menor de la que recibiría el recién nacido si la madre fuese sometida a anestesia general (que seda al bebé y a la madre). A veces, los bebés que nacen por cesárea tienen problemas respiratorios (taquipnea pasajera del recién nacido) después del parto, puesto que el trabajo de parto no ha estimulado la eliminación de líquido de los pulmones. Habitualmente, este cuadro mejora por sí solo en el primer o segundo día de vida.

Tener una cesárea puede o no afectar los embarazos y partos en el futuro. Muchas mujeres pueden tener un parto vaginal satisfactorio y natural después de una cesárea; sin embargo, en algunos casos, es posible que los nacimientos futuros deban ser por cesárea, en especial si la incisión que se hizo en el útero fue vertical en lugar de horizontal. Una cesárea también puede aumentar el riesgo de que una mujer tenga posibles problemas con la placenta durante los embarazos en el futuro.

En el caso de las cesáreas de emergencia, los beneficios suelen compensar con creces los riesgos. Una cesárea puede salvar su vida o la de su bebé.

Recuperación

Al igual que sucede con cualquier cirugía, suele haber cierto grado de dolor y malestar después de una cesárea. El período de recuperación también es un poco más prolongado que el de los partos vaginales. Por lo general, las mujeres sometidas a una cesárea permanecen hospitalizadas por aproximadamente 3 ó 4 días y deben estar en cama durante por lo menos un día después del parto.

Inmediatamente después, puede sentir comezón, malestar estomacal y dolor, todas estas reacciones normales a la anestesia y la cirugía. Si recibió anestesia general para una cesárea de emergencia, es posible que se sienta atontada, confundida, tenga frío, miedo, esté alarmada o incluso triste. El médico puede administrarle medicamentos para aliviar cualquier malestar o dolor.

Durante los primeros días e incluso semanas, usted puede:

Después de transcurridas unas 6 u 8 semanas, el útero por lo general se ha cicatrizado y es posible que usted esté en condiciones de retomar su rutina normal. Al principio, no deberá conducir ni levantar objetos pesados para no ejercer una presión innecesaria en la incisión. Consulte a su médico para saber cuándo puede retomar sus actividades habituales. Y, al igual que en el caso de un parto vaginal, debe abstenerse de mantener relaciones sexuales hasta tanto hayan pasado aproximadamente 6 semanas después del parto y su médico le haya dado el visto bueno.

Caminar en seguida y de manera frecuente puede ayudar a aliviar en parte los dolores y el malestar posteriores a la cesárea. Entre otras cosas, esto puede ayudar a prevenir los coágulos de sangre y a mantener sus intestinos en movimiento. Pero no debe esforzarse: tómelo con calma y pida ayuda para movilizarse, especialmente para subir y bajar escaleras. Durante algún tiempo, pida ayuda a amigos, familiares y vecinos con las comidas y las tareas domésticas, en especial si tiene más niños.

Aunque es posible que amamantar también le provoque cierto dolor al principio, recuéstese de lado o sostenga al bebé cerca del seno en posición de balón de fútbol americano para aliviar la presión sobre el abdomen.

Además, las cicatrices de las cesáreas desaparecen con el tiempo. Comenzarán a achicarse y adquirirán el color natural de la piel en las semanas y los meses posteriores al parto. Y dado que las incisiones suelen hacerse en la zona de la “bikini”, muchas de las cicatrices de cesáreas ni siquiera pueden percibirse.

Llame al médico si tiene:

Es posible que, desde el punto de vista emocional, esté algo desilusionada si esperaba tener un parto vaginal o tuvo que atravesar un trabajo de parto que terminó en una cesárea. Si bien puede ser decepcionante que la modalidad tradicional no haya sido la adecuada para su parto, una cesárea no hace que el nacimiento de su bebé sea menos especial ni le quita mérito a sus esfuerzos. Después de todo, fue sometida a una cirugía mayor para tener a su bebé. Quizás no fue la experiencia de parto que había imaginado, pero finalmente puede conocer al pequeño ser que acogió todo este tiempo.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: julio de 2010





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Cómo preparar a su hijo para la llegada de un nuevo bebé Para los padres, la llegada de un nuevo bebé constituye un suceso feliz. Sin embargo, esto no es necesariamente cierto para el niño mayor. Aunque probablemente no hay manera de evitar el resentimiento de su hijo -por mínimo que sea- por el cambio de la atención que él recibía al recién nacido, hay maneras de ayudar a los niños a sobrellevar al futuro intruso.
Clases de preparación para el parto Si está esperando un hijo por primera vez, es posible que se sienta abrumada por tener tantas preguntas, miedos o, simplemente, por no saber qué esperar. Muchos padres primerizos consideran que las clases de preparación para el parto pueden ayudarlos a calmar sus preocupaciones y responder a varias preguntas.
Centros de maternidad y servicios de maternidad hospitalarios Durante el embarazo se tienen que tomar muchas decisiones. Decidir qué pruebas prenatales le van a practicar, seleccionar al pediatra del bebé y decidir quién va estar presente durante el parto son algunas de las decisiones más difíciles que usted deberá tomar. Pero dónde va a dar a luz –se trate de un hospital o de un centro de maternidad– es una de las decisiones más importantes que deberá tomar antes del parto.
Manejo del dolor durante el parto A pesar de que es posible dar a luz con relativamente poco dolor, es mejor que se prepare para experimentar dolor tanto durante el período de dilatación como durante el parto propiamente dicho y que planifique algunas estrategias para controlarlo. Mitigar la ansiedad o el miedo al dolor es una de las mejores formas de asegurarse de que podrá afrontarlo y controlarlo cuando llegue el momento.
Planes para el nacimiento Cuando una mujer recibe la feliz noticia de que está embarazada, lo más probable es que empiece a pensar en el nombre que le pondrá al bebé y en la ropita que le comprará. Es posible que le parezca que el momento del parto y el nacimiento está todavía muy lejos –de modo que tendrá tiempo se sobras para empezar a planificar la llegada del bebé redactando un plan de nacimiento que detalle sus deseos.
Recuperación del parto Su bebé finalmente ha llegado y usted está encantada- pero también está exhausta, incomoda, quizás experimentando un remolino de emociones y preguntándose si alguna vez podrá volver a ponerse los blue jeans que usaba antes de su embarazo.
Inducción del parto Para muchas mujeres, en especial para las madres primerizas, es muy común ver pasar la fecha establecida de parto sin haber tenido ninguna contracción. Cuanto usted más se aleja de la fecha establecida de parto (EDD por su sigla en inglés), más ansiosa se pone. Es posible que comience a sentirse como una bomba que en cualquier momento puede estallar. Tal vez piense que el bebé nunca nacerá.
Parto natural Para muchas futuras mamás, tener un parto natural no se relaciona con ser “valiente” ni con ser una “mártir”: significa considerar el trabajo de parto y el alumbramiento en sí mismo como un hecho natural, y no como un trastorno médico. A pesar del dolor, muchas mujeres encuentran que la experiencia es absolutamente energizante y gratificante.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter