Neumonía atípica

Neumonía atípica

Read this article in English(Walking Pneumonia)

Durante el año escolar, parece que los niños se agarran un virus detrás del otro. Una semana les gotea la nariz, la siguiente les duele la garganta o ambas. La mayoría de las veces, estos virus sólo duran una semana aproximadamente. Pero aquellos que permanecen más tiempo, a veces, pueden convertirse en neumonía atípica.

La neumonía atípica es una forma menos grave de neumonía. Es causada por micoplasma, las cuales producen síntomas parecidos al resfriado además de febrícula y tos seca.

La mayoría de los niños con esta forma de neumonía no se siente lo suficientemente enfermos como para quedarse en casa y generalmente se siente lo suficientemente bien como para asistir a la escuela. Pero incluso un niño que se siente bien debe quedarse en casa durante unos días hasta que el tratamiento antibiótico surta efecto y los síntomas se mejoren.

Signos y síntomas

Los refriados que se prolongan por más de 7 a 10 días o las enfermedades respiratorias, como el virus respiratorio sincitial (VRS), pueden evolucionar en neumonía atípica. Los síntomas pueden aparecer de repente o demorar más tiempo. Aquellos con una aparición retrasada tienden a ser más graves.

Esto es lo que se debe buscar:

Los síntomas generalmente dependen de la parte del cuerpo en la cual se concentra la infección. Un niño cuya infección se ubica en la parte superior o intermedia de los pulmones probablemente tenga una respiración trabajosa. Otro cuya infección se concentra en la parte inferior de los pulmones (cerca del abdomen) posiblemente no tenga ningún problema de respiración, pero puede tener un malestar estomacal, náuseas o vómitos.

Diagnóstico

La neumonía atípica generalmente se diagnostica a través de un examen físico. El médico examinará la respiración de su hijo y estará atento a escuchar el crujido distintivo que con frecuencia indica la neumonía atípica.

Si se sospecha neumonía, también se podrá realizar una radiografía de tórax, o un cultivo bacteriano de mucosidad de la garganta o la nariz para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

Los antibióticos constituyen un tratamiento eficaz para la neumonía atípica. En general, se recomienda un tratamiento de 7 a 10 días de antibióticos orales. Si su médico le receta antibióticos, asegúrese de que su hijo los tome a horario durante el período indicado para recuperarse más rápido.

Mientras tome los antibióticos, su hijo tendrá un riesgo mínimo de contagiar la enfermedad a los demás familiares, pero aliente a todos en su hogar a lavarse las manos con frecuencia y correctamente (durante al menos 20 segundos, frotándose las manos con jabón y agua tibia).

No permita que su hijo comparta vasos, cubiertos, toallas o cepillos de dientes, y recuérdele a él/ella (y a todos los demás) que debe lavarse las manos luego de tocar cualquier pañuelo usado. Además asegúrese de que las inmunizaciones de sus hijos se encuentren actualizadas para ayudar a protegerlos de futuras infecciones.

Cuidados médicos en el hogar

Mientras se recupera de la neumonía atípica, su hijo debe beber líquidos durante todo el día para limpiar el cuerpo de toxinas (especialmente si tiene fiebre). Pregunte al médico antes de utilizar un medicamento para tratar la tos, ya que los supresores de la tos hacen que los pulmones dejen de eliminar la mucosidad, lo cual no siempre puede ser eficaz en las infecciones de pulmón como la neumonía atípica.

Si su hijo tiene dolor de pecho, pruebe colocar una almohadilla térmica o compresa caliente en el área del pecho. Tome la temperatura de su hijo al menos una vez a la mañana y a la noche, y llame al médico si supera los 102º F (38.9º C) en un lactante o niño mayor, o si supera los 100.4º F (38º C) en un lactante menor de 6 meses.

Con el tratamiento, la mayoría de los tipos de neumonía bacteriana desaparecen dentro de 1 a 2 semanas. Sin embargo, la neumonía atípica puede demorar entre 4 y 6 semanas en desaparecer por completo.

Revisado por: Nicole A. Green, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Related Articles
Neumonía La neumonía es una infección de los pulmones que suele ser causada por un virus o una bacteria.
Neumonía Estás jugando bajo la lluvia, saltando de charco en charco, cuando alguien te grita: "Ponte a cubierto o pillarás una pulmonía". Pero ¿qué es una pulmonía o una neumonía? ¿Y se puede contraer jugando bajo la lluvia?
Neumonía “Neumonía” es un término general que engloba las infecciones de pulmón, que pueden estar provocadas por diversos microorganismos, como virus, bacterias, hongos y parásitos.
Neumonía Es verdad que la neumonía, también denominada “pulmonía”, puede ser grave. Pero muy a menudo es una infección que tiene fácil tratamiento y que no requiere ingreso hospitalario.
La fiebre y cómo tomar la temperatura de su hijo Probablemente todos los padres han experimentado el siguiente escenario alguna vez: se despiertan a media noche para encontrar a su hijo parado al lado de su cama, encendido, acalorado y sudando. La frente de su pequeño está caliente.
Tus pulmones y tu sistema respiratorio Tus pulmones son los órganos más grandes de tu cuerpo y trabajan con tu aparato respiratorio para permitirte inspirar aire fresco, deshacerte del aire viciado e incluso hablar. ¡Hagamos un recorrido por los pulmones!
Los pulmones y el sistema respiratorio Despiertos o dormidos, no tenemos que pensar en respirar: es tan necesario para vivir que se hace automáticamente. Cada día, respiramos aproximadamente 20.000 veces, y para cuando tengamos 70 años habremos aspirado al menos 600 millones de veces.
Resfriado común En general, los primeros síntomas de un resfriado son un "cosquilleo" en la garganta, la nariz tapada o con secreciones líquidas y estornudos. Los niños que padecen resfriado también pueden tener dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, fiebre ligera, fatiga, dolor muscular y pérdida del apetito.
Pulmones y el sistema respiratorio La respiración no podría producirse sin la ayuda del sistema respiratorio, que incluye nariz, garganta, laringe, tráquea y pulmones.
Plántale cara al catarro ¡Vaya lata! Te has acatarrado. El catarro es la enfermedad infecciosa más frecuente en EE.UU. y es responsable de más faltas a los centros de enseñanza que ninguna otra enfermedad. Aproximadamente mil millones de catarros provocan estornudos, narices tapadas y pesadez de cabeza cada año.
Virus respiratorio sincitial El virus sincitial respiratorio (VSR) es la principal causa de enfermedades respiratorias en los niños pequeños. El VSR provoca infecciones en los pulmones y las vías respiratorias. En los adultos, puede provocar solo los síntomas típicos de un catarro común, como nariz tapada o secreción nasal, dolor de garganta, dolor de cabeza leve, tos, fiebre y malestar general. Pero en los bebés prematuros y los niños con enfermedades pulmonares, el corazón o el sistema inmunitario, las infecciones por VSR pueden provocar enfermedades más graves.
Guía sobre la fiebre para niños Ya te ha pasado antes —llegas a casa del colegio encontrándote fatal y con dolor de garganta. Tu madre te pone la mano en la frente y te toma la temperatura con un termómetro. Al cabo den unos minutos oyes la palabra fiebre.
La tos de su hijo Comprender lo que pueden significar los distintos tipos de tos puede ayudarle a saber cómo atender a su hijo y cuándo debe ir al médico.
Plántale cara al catarro Te levantas de mal humor. Te duele la cabeza. No tienes energía ni para levantarte de la cama. Y tienes la nariz tapada. ¿Qué te pasa? Te has acatarrado.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter