Tres pasos para preocuparte menos

Tres pasos para preocuparte menos

Read this in English

Todas las personas se preocupan, tanto los adultos como los niños(as). Sin embargo, hay cosas que puedes hacer al respecto. Independientemente de que tus problemas sean grandes o pequeños, tú puedes tomar los siguientes tres pasos:

  1. Intenta averiguar la razón de tu preocupación.
  2. Piensa en formas para mejorar a situación.
  3. Pide ayuda.

1. Averigua la razón

Algunas veces, sabrás exactamente qué es lo que te preocupa. Otras veces, puede que no sepas exactamente la razón. Imagina que estás preocupado sobre un profesor(a) que parece ser mala persona. Pero quizás lo que realmente te preocupa es que estás teniendo problemas con las matemáticas. Si obtienes ayuda con las matemáticas, puede que no tengas problemas con el profesor(a).

Algunos problemas, como los problemas de familia, son grandes y tienen muchos componentes. Esto puede dificultar el buscar la razón principal del problema o elegir una de las partes para comenzar a resolverlo. Ser capaz de enfocarte en tu problema - o una parte de él—es el primer paso para tomar acción. Si estás teniendo problemas para darte cuenta de lo que te preocupa, lee el paso numero tres y busca ayuda con una persona en la que confíes.

2. Piensa en formas para mejorar a situación

Casi siempre hay algo que puedes hacer para sentirte menos preocupado. Sentarte a pensar en tus problemas no es nada divertido y probablemente no resuelva tu problema. Pero tomar acción al respecto puede ayudarte a sentirte más positivo.

Las calificaciones escolares suelen ser una de las preocupaciones de los niños(as). Si este es uno de tus problemas, hazte las siguientes preguntas:

Si te preocupa una discusión o pelea que has tenido con un compañero(a), puede que quieras escribir todas las acciones que podrías tomar— desde escribirle una nota a tu amigo(a) o invitándolo a ver un juego de baloncesto. ¿Deberías disculparte por lo que haya pasado entre ustedes? Una vez que tengas una lista sobre los posibles pasos que puedes tomar, puedes elegir la que consideres la mejor elección para recuperar la amistad.

¿Pero qué ocurre si no puedes pensar en ninguna opción para mejorar tu problema en particular? Entonces es el momento de ir al tercer paso (es el próximo de todas maneras) y pedir ayuda.

3. Pide ayuda

Preocuparte puede hacer que te sientas solo. Cuando estás preocupado, puede ayudarte que hables con una persona. Algunas veces las personas dicen cosas como ¿para qué voy a intentarlo si no pueden hacer nada para ayudarme? Pero a continuación te damos dos razones para que lo intentes de todas maneras:

  1. No sabes con certeza que nadie puede ayudarte hasta que no compartes tus sentimientos y dejas que la persona intente ayudarte.
  2. Simplemente el acto decirle a otras persona lo que te está molestando puede hacerte sentir un poco mejor. Después no serás el único que estará pensando en tu problema y la persona con quien compartiste tu problema (un familiar, amigo, o consejero) ahora estará pensando en cómo ayudarte.

Unas palabras de cierre sobre las preocupaciones

¿Sabes que preocuparse no es totalmente negativo? Si no estuvieras preocupado (aunque sea un poco) sobre ese examen, quizás no estudiarías para prepararte. Y si no te preocupases sobre tomar demasiado sol, no te protegerías con una loción de protección solar.

Algunos niños(as) se preocupan tanto que esto les impide hacer lo que desean. Si esto te parece familiar y te sientes de este modo, ya sabes lo que puedes hacer. Vuelve a leer el tercer paso y pide un poco de ayuda.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: agosto de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Estrés El estrés es lo que sientes cuando te preocupas por un examen importante o cuando ves discutir a tus padres.
El miedo ¿Alguna vez sentiste miedo? En ocasiones, todos nos asustamos. ¿Los truenos y relámpagos hacen que tu corazón lata más rápido? Tal vez, se te seque la boca cuando tu maestra anuncia que tomará una pequeña prueba, o te traspiren las palmas de las manos cuando llega tu turno de dar una lección ante toda la clase.
Hablar sobre los sentimientos A veces lo más duro de algunos sentimientos es compartirlos con otras personas. Pero el hecho de compartir tus sentimientos te puede ayudar, tanto cundo se trate de buenos sentimientos como de otros que no sean tan buenos. Además, el hecho de compartir tus sentimientos te ayudará a sentirte más cerca de la gente que te importa y a quien le importas. Cuando la gente habla sobre sentimientos, a veces utiliza la palabra "emociones".
Cinco pasos para combatir el estrés Algunas de las formas de lidiar con el estrés - como gritar, golpear a alguien o a una pared - no resuelven la situación. Sin embargo otras soluciones como hablar con una persona en quien confíes, puede ser el comienzo para resolver el problema o al menos hacerte sentir mejor.
La historia del estrés Probablemente habrás oído decir a la gente: "Buf, estoy completamente estresado" o "Esto me está estresando mucho". Tal vez oigas a los adultos decir ese tipo de cosas constantemente. Pero los niños también tienen un montón de cosas en sus vidas que les pueden provocar estrés.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter