Cómo hablar con tus padres acerca de la depresión

Cómo hablar con tus padres acerca de la depresión

Read this in English(Talking to Parents About Depression)

Dana se ha sentido deprimida desde hace tiempo. Le aburre la escuela. Sus calificaciones están empeorando, pero no tiene energía para hacer lo que necesita para mejorarlas. Últimamente, ha estado discutiendo mucho con su mamá y tampoco se está llevando muy bien con sus amigas.

Dana cree que sus problemas pueden ser signos de depresión. ¿Cómo se lo puede decir a su mamá?

¿Qué sucede si crees que estás deprimido?

La depresión es complicada. Existen varios síntomas diferentes que indican que una persona pueda estar deprimida En algunas personas, los sentimientos de depresión son leves y no duran mucho. En otras, la depresión puede ser más intensa y podría durar varios meses o más.

Si te sientes deprimido, te sientes solo o tienes problemas que no puedes resolver, necesitas pedir ayuda y apoyo. Si puedes, es mejor recurrir a tus padres. Tal vez sea necesario que tus padres hagan lo siguiente:

Cómo prepararte para hablar con tus padres

Hablar con tus padres acerca de la depresión requiere de valentía y voluntad para hablar. Puede ser incómodo compartir sentimientos personales con tus padres de una manera que no has hecho desde que eras pequeño o tal vez nunca lo has hecho. También puede ser difícil abrirte por completo cuando realmente ni tú mismo sabes lo que está sucediendo.

Pero no dejes que nada de esto te detenga. Algunas veces los padres pueden ofrecer una perspectiva que te ayuda a entender. Simplemente hablarlo puede ayudarte a entender con más claridad.

Otra preocupación es cómo podrían reaccionar los padres. ¿Se pondrá triste mamá? ¿Se decepcionará papá? Es natural que te preocupes, pero la mayor parte del tiempo, los padres te apoyan y te comprenden si te expresas con seriedad y con calma.

Si eres como la mayoría de las personas, probablemente deseas que tus padres inicien la conversación. Es posible que los padres te pregunten qué sucede. Pero muchas veces, es tu decisión.

Cómo iniciar la conversación

Busca un momento en que puedas acercarte con calma a tu madre o a tu padre. Podrías iniciar la conversación preguntando, "¿puedo hablar contigo? Creo que estoy deprimido."

O podrías decir, "me he sentido deprimido y mal. Es posible que necesite hablar con alguien."

Si no te animas a iniciar una conversación en persona, podrías escribirles una nota a tus padres diciendo que necesitas hablar.

Algunas veces la conversación simplemente se inicia por sí sola. Por ejemplo, si te sientes molesto, aún si estás llorando y abrumado, puedes decir impulsivamente lo que sientes. Este podría ser el comienzo perfecto para la conversación que necesitas.

Si estás muy molesto, necesitarás calmarte (aunque sea un poco) para que la conversación valga la pena. De esta forma, tus padres pueden escuchar lo que piensas y tomarte en serio y no solo alejarse pensando "oh, solamente creo que está molesto" y suponer que pasará.

Expresar los sentimientos y ser escuchado de manera afectiva puede aliviar mucha tensión y estrés. Saber que alguien comprende por lo que uno está pasando puede levantar los ánimos. Saber que alguien se primer paso para eliminar la depresión.

¿Qué sucede si he estado discutiendo con mis padres o metiéndome en problemas?

Si ha habido mucha falta de respeto entre tú y tus padres, si discuten mucho o simplemente no se hablan, puede parecer más difícil pedir ayuda. Empieza por elegir un momento para hablar cuando no estén discutiendo.

Si es necesario, puedes iniciar con una disculpa, como "siento mucho que haya sido tan grosero últimamente" o "siento mucho que me he comportado tan mal últimamente". Luego di, "necesito hablar" o "necesito tu ayuda, es posible que sufra de depresión". Es muy posible que tu mamá o papá se impresionen por tu madurez.

¿Qué sucederá después?

Una vez iniciada la conversación, tus padres posiblemente te pedirán que les digas más acerca de lo que te está sucediendo. Esta parte puede ser sorprendentemente fácil. Una vez que inicie la conversación, vas a sentir como un alivio al descargar tus sentimientos.

O, esta parte podría ser difícil. Tal vez no sepas cómo expresar tus sentimientos. Intenta decir algo más que "no sé". Si realmente no puedes explicarles, intenta "quiero hacer esto, pero simplemente no encuentro las palabras por ahora". Piénsalo más, pero asegúrate de hablarlo de nuevo más tarde. Tu mamá o papá se preocuparán y podría preguntarte cómo estás. No te están molestando. Solamente se preocupan por ti.

Ocasionalmente, hablar acerca de la depresión puede ser difícil para padres así como para adolescentes. Tal vez sea necesario tener varias conversaciones o es posible que te sientas mejor inmediatamente. Cada situación es diferente.

Si un problema en particular te tiene deprimido, tus padres pueden ayudarte a pensar en una solución. O mamá o papá pueden escuchar tus ideas sobre qué hacer y ayudarte a confiar en que estás haciendo lo correcto. Eso puede tranquilizarte. Ya sea que encuentres una solución de inmediato o no, compartir un problema es mejor que guardártelo.

¿Qué sucede si necesito hablar con un terapeuta?

Si la depresión es intensa o dura mucho tiempo, es posible que necesites hablar con un terapeuta, aún si has tenido buenas conversaciones con tus padres. Dile a tu mamá o a tu papá si sigues sintiéndote deprimido o si tienes problemas con la motivación, la concentración o con estados de ánimo. Tu mamá o papá podrá hacerte una cita y apoyarte mientras hablas con un terapeuta.

Si tus padres no están seguros si necesitas ver a un terapeuta, pero tú piensas que sí, explícales por qué (recuerda que es mejor hacer esto cuando estés calmado y puedas expresar bien tus ideas). Es posible resolver asuntos como encontrar un terapeuta o cuánto cuesta. Un médico, un clérigo o un consejero de la escuela puede ayudar a tus padres a encontrar terapeutas locales y a buen precio.

Algunas veces es necesario enfrentar la depresión antes de poder solucionar problemas asociados, como calificaciones bajas, una actitud negativa o malas decisiones. Cuando la depresión está bajo tratamiento, muchos otros problemas empiezan a solucionarse también.

¿Qué sucede si no funciona hablar con tus padres?

Aún si te preocupa que tus padres no quieran o no puedan ayudarte, vale la pena intentar. Las personas se sorprenden al darse cuenta de cuánto se esfuerzan los padres por ayudar cuando se les pide ayuda, aún si los padres se encuentran muy ocupados.

Ocasionalmente, los padres tienen demasiados problemas propios u otros asuntos en ese momento. Si pides hablar con tu mamá o papá y resulta que no pueden ayudar, simplemente acude a otro adulto (como un maestro, consejero, entrenador o miembro de tu familia). No te des por vencido hasta que encuentres a alguien que te pueda ayudar. Eso es importante.

¿Qué más pueden hacer los padres?

Ya sea que te atienda un terapeuta o no, hay maneras en que tus padres pueden ayudar cuando estás deprimido. Por ejemplo, pueden:

Tal vez necesites pedirles a tus padres que hagan esto por ti. Puedes mostrarles esta lista o hacer una con tus propias ideas. Nadie sabe mejor que tú lo que es más útil para ti.

Habla con tus padres acerca de lo que harán juntos para ayudar a aliviar la depresión. Haz una lista de lo que planeas hacer. Asegúrate de que tu plan incluya detalles sobre hacer ejercicio, descansar y dormir, comer alimentos saludables, pasar tiempo al aire libre durante el día, pasar un tiempo de calidad con seres queridos y hacer actividades relajantes y agradables. Todos esos puntos son esenciales para superar la depresión.

Observa tu lista todos los días para ayudarte a recordar lo que está en tu plan — y recuerda que puedes salir adelante. Más allá de la depresión, hay un futuro brillante.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de la revisión: marzo de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Cinco formas de plantarle cara a la depresión Si estás deprimido, lo mejor es que hagas algo al respecto —las depresiones no se curan solas. Aparte de pedir ayuda a un médico o terapeuta, hay cinco cosas que puedes hacer para encontrarte mejor.
¿Por qué estoy de tan mal humor? ¿Te ocurre alguna vez que te enfadas o irritas con facilidad sin tener ninguna razón? ¿O que cambias de humor y te sientes triste sin saber por qué? Cambiar de la tristeza al enfado y de vuelta a la alegría en cuestión de minutos puede hacer que los adolescentes se sientan como si estuvieran perdiendo el control.
Casos de depresión severa Cuando una persona sufre depresión, es posible que sienta que las cosas nunca mejorarán. Si la depresión se trata, el panorama comienza a mejorar y todo vuelve a ser más fácil de controlar.
Depresión La depresión es algo muy habitual y afecta a uno de cada ocho adolescentes. La depresión afecta a personas de todos los colores, razas, posición económica y edad; sin embargo, pareciera afectar a más mujeres que hombres durante la adolescencia y la edad adulta.
Trastorno afectivo estacional Maggie comenzó su tercer año de la escuela secundaria con excelente energía. No tenía problemas para mantener al día su trabajo escolar y participaba en varias actividades después de la escuela.
Consulta con un terapeuta Cuando los adolescentes atraviesan momentos difíciles, como problemas familiares o dificultades en la escuela, posiblemente se sientan más apoyados si hablan con un terapeuta. Pueden sentirse tristes, enojados o superados por lo que está pasando, y necesitan ayuda para ordenar sus sentimientos, encontrar soluciones a sus problemas o simplemente para sentirse mejor. Allí es cuando la terapia puede ayudar.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter