Shock cultural

Shock cultural

(Culture Shock)

Cuando hablamos de "shock cultural", no estamos empleando un término clínico ni refiriéndonos a un trastorno médico. Se trata simplemente de una manera de describir los sentimientos de confusión y de nerviosismo que una persona puede experimentar al dejar una cultura que le es familiar para vivir en otra completamente diferente. Cuando te mudas a un lugar nuevo, tienes que enfrentar muchos cambios. Estos cambios pueden ser emocionantes y estimuladores, pero también pueden resultar abrumadores. Es posible que te sientas triste, ansioso, frustrado y que desees volver a tu lugar de origen.

Es normal que la adaptación a una nueva cultura te resulte difícil. Es posible que las personas que pertenecen a otras culturas (y con las que vas a salir o con las que vas a ir a la escuela) se hayan criado de acuerdo con valores y creencias diferentes de los tuyos. Como consecuencia de estas diferencias, los temas de conversación, la manera en la que se expresan y la importancia que les dan a ciertas ideas pueden diferir bastante de aquello a lo que estás acostumbrado. La buena noticia es que el shock cultural es algo temporal.

¿Cuáles son las causas del shock cultural?

Para comprender el shock cultural, debemos entender primero qué es "cultura". Es posible que sepas que los genes son los que determinan, en gran medida, tu apariencia y la manera en que te comportas. Lo que posiblemente no sepas es que tu ambiente -tu entorno- también ejerce una gran influencia en tu apariencia y tu comportamiento.

El ambiente no sólo es el aire que respiras o la comida que ingieres; gran parte de tu ambiente es "cultura". La cultura está formada por esas cosas de todos los días que los miembros de una comunidad aprenden de sus familias, sus amigos, los medios de comunicación y hasta de los extraños. Éstas son las cosas que influyen en su aspecto, su manera de comportarse y el modo en que se& comunican con los demás. A menudo, no te das cuenta de que estás aprendiendo estas cosas porque las haces automáticamente. Por ejemplo, la manera en que das la mano al encontrarte con alguien, tus horarios de comidas, aquello que encuentras gracioso o tu postura respecto de la religión

Cuando vas a un lugar nuevo, como otro país u otra ciudad, sueles ingresar en una cultura que es diferente de la que dejaste. En ocasiones, tu cultura y la nueva son similares. Otras veces, pueden ser muy diferentes o incluso opuestas. Lo que es perfectamente normal en una cultura -por ejemplo, pasar horas comiendo con tu familia- puede resultar algo poco usual en una cultura que valora un estilo de vida más acelerado.

Las diferencias entre las culturas pueden volver muy difícil la adaptación al nuevo entorno. Es posible que tengas que enfrentarte con ropa, clima y comida que no te resulten familiares, así como con personas, escuelas y valores diferentes. Posiblemente, en tu nuevo entorno tengas que luchar para lograr cosas que eran muy fáciles en tu lugar de origen. Hacer frente a estas diferencias puede generarte un gran desasosiego; estos sentimientos son parte de la adaptación a una nueva cultura.

¿Qué se siente?

Cada persona se adapta a una nueva cultura de una manera diferente. En ciertos casos, la gente está muy entusiasmada con el traslado. Aunque quizá se sientan un poco tristes por tener que dejar a esas personas y lugares que eran importantes para ellos, viven el traslado como una aventura. También es posible que hayan escuchado cosas buenas del lugar adonde van. Mucha gente mantiene esta postura. Pero a menudo las dificultades de adaptación no surgen enseguida. Para algunas personas, el entusiasmo inicial se convierte en frustración a medida que pasa el tiempo y siguen sin entender cómo funciona su nuevo entorno.

Por otro lado, hay personas que nunca desearon mudarse. Su frustración comienza el día en que se enteran de que deben trasladarse a un nuevo lugar, ya que viven totalmente felices en donde están. Este sentimiento se prolonga a medida que descubren cuán diferente es su nuevo entorno.

Si bien cada persona experimenta el shock cultural de una manera diferente, los siguientes sentimientos son comunes:

Estos sentimientos pueden hacer que desees aislarte del nuevo entorno y rechazar la nueva cultura. No es aconsejable aislarse de este modo. Si te tranquilizas, observas y aprendes, y no pierdes de vista la verdadera dimensión de las cosas, probablemente descubras que puedes superar las dificultades. Pero, si te sientes deprimido y no logras funcionar normalmente en tu nuevo entorno una vez que hayan pasado unos meses, debes hablar con tus padres o con un adulto en el que confíes para ver si necesitas la ayuda de un médico o un profesional de la salud mental.

¿Cómo enfrentar la frustración y los miedos que sientes? ¿Cómo puedes comenzar a sentirte cómodo en este nuevo entorno?

Aprende el idioma

Dependiendo de dónde vienes y de la frecuencia con la que utilizabas el inglés allí, puedes o no tener problemas para hablar o entender inglés. Es aconsejable que manejes bien el idioma lo antes posible. No poder entender lo que la gente te dice es casi tan frustrante como no poder hacer que la gente entienda lo que tú estás diciendo.

Existen muchos recursos que te pueden ayudar a practicar el idioma. Las escuelas que tienen un número importante de estudiantes que acaban de llegar al país tienen clases de "English as a Second Language" (ESL por su sigla en inglés), donde se enseña inglés a alumnos cuyo idioma nativo es otro. Si tu escuela no ofrece este tipo de cursos, fíjate si los centros comunitarios municipales o las bibliotecas los ofrecen. Los libros y los sitios Web en Internet son también de gran ayuda.

Cualquiera sea el método que utilices, la práctica es muy importante. Muchas personas se preocupan por tener que hablar un idioma con el cual no se sienten totalmente cómodas y creen que la gente que habla bien el idioma va a reírse cuando usen mal algunas palabras o duden de su uso correcto. Este temor puede llevarte a que practiques el idioma sólo con gente que tiene tu mismo nivel de inglés, pero es importante que lo practiques con gente que maneja el idioma perfectamente bien para que puedas identificar errores y corregirlos.

Es posible que te sientas incómodo porque decir algo en inglés te lleva el doble de tiempo que a un hablante nativo, o por utilizar la palabra equivocada. Pero recuerda que no hay nada por lo que debas sentirte avergonzado. La mayoría de las personas en este país sólo hablan un idioma y se sentirían tan incómodos como tú si trataran de aprender tu idioma en tu país de origen.

Aun si aprendiste inglés en tu país, es muy probable que no hayas aprendido el argot o slang (el lenguaje coloquial que por lo general ni aparece en los diccionarios bilingües). Ésta es una de las muchas razones por las cuales resulta útil estudiar algo de la cultura en la cual uno está inmerso.

Observa y estudia

Gran parte de la ansiedad que surge del traslado a un nuevo lugar tiene que ver con no saber qué esperar del nuevo entorno. Si aprendes cosas del nuevo lugar, te será mucho más fácil sentirte cómodo.

Un lugar ideal para hacer esto es la escuela. Aprende observando a la gente que te rodea; observa cómo los estudiantes interactúan con los maestros y con otros alumnos. Investiga qué hacen tus compañeros de clase para divertirse y cuáles son las cosas que consideran importantes.

También es posible obtener esta información mirando televisión y películas. Pero ten cuidado porque no todo lo que vas a ver en la pantalla es como sucede en la realidad. Sin embargo, estos medios de comunicación te ayudarán a aprender el idioma formal, el coloquial, y hasta te permitirán tener algún tema de conversación al intentar hacer un nuevo amigo.

No tiene que gustarte todo lo que descubres de la cultura ni debes comenzar a actuar del modo en que actúan los demás, pero cuando sabes lo que la gente quiere decir al utilizar ciertas frases o por qué se viste de una manera en particular, comienzas a sentirte mejor.

Enfrentar las bromas

Es muy probable que el acento de tu inglés sea diferente si éste no es tu idioma nativo. Tu ropa también puede ser diferente de la que llevan los que te rodean. Muchas veces puede resultar muy difícil ser diferente, especialmente en comparación con los otros estudiantes de la escuela. Pero es posible que cierta gente de tu escuela esté deseosa por conocerte, ya que estas diferencias le resultan atractivas. También es posible que otra gente te haga la vida difícil.

Algunas de las personas que quizás intenten molestarte lo harán sobre la base de estereotipos. Los estereotipos son ideas simplificadas, por lo general exageradas o distorsionadas de una manera negativa, que un grupo de gente tiene sobre otro. Un ejemplo de un estereotipo sería la creencia de que la gente con cabello enrulado es perezosa. Como podemos ver a través de este ejemplo, los estereotipos suelen no ser verdad y pueden resultar hirientes.

Si alguien te molesta, ignóralo; no le des el gusto de ver que su comentario te afecta. Si no puedes ignorar los comentarios, habla con tus amigos, con tus hermanos o con tus padres. La gente que te quiere y sabe que eres una gran persona puede ayudarte a entender que la persona que te intimida no tiene idea de lo que dice. También ayuda estar en la escuela con gente que no se sienta intimidada por los comentarios del atacante.

Si bien es muy feo ser encasillado en un estereotipo, trata de no hacer lo mismo con los demás. Estas caracterizaciones son tan injustas como las que usan otros para encasillarte a ti. Creer en esto impide hacer nuevos amigos.

Tu familia

Es importante darse cuenta de que a ciertas personas les resulta más fácil que a otras adaptarse a la nueva cultura. A veces, los miembros de tu familia a los que les está resultando fácil la transición pueden ser de gran ayuda, ya que son personas que están pasando por la misma experiencia que tú. Además, tu familia puede ser un gran puente de conexión con tus raíces.

Pero a veces es posible que los miembros de tu familia quieran mantener muy fuertes estos lazos con tus raíces. A medida que aprendas más sobre la nueva cultura, pueden ocurrir cambios que tus padres quizá no se esperaban. O bien, es posible que necesiten tu ayuda a medida que tratan de entender la nueva cultura, especialmente si tú te manejas mejor con el idioma. Sé paciente con ellos; es posible que estén tratando de superar el shock cultural, al igual que tú.

Busca ayuda

Hay muchas cosas que puedes hacer para adaptarte a la nueva cultura. Pero recuerda que no estás solo; hay mucha gente a la que puedes recurrir para obtener ayuda:

En lugar de olvidar tu cultura para poder asimilar la nueva, mantente abierto a nuevas maneras de pensar las cosas y de hacerlas. Identifica las cosas que son iguales y las que son diferentes, y ten en cuenta que la variedad es lo que vuelve a la gente tan interesante.

Mantén tu cultura

Tarde o temprano, todos se sienten presionados a adaptarse, ya sea que hayan vivido en el país por unos días o unos años. Pero no te sientas obligado a cambiar todo lo que eres para no sobresalir tanto. Todas las experiencias de vida por las que has pasado antes de llegar a este país son parte de tu personalidad y hacen que seas una persona especial.

A continuación, encontrarás varios consejos para que la nueva cultura no domine a la antigua:

Recuerda: la clave para superar el shock cultural es entender la nueva cultura y encontrar la manera de vivir cómodamente en ella mientras te mantienes fiel a aquello que valoras de tu propia cultura.

Es importante que seas tú mismo. No te fuerces a cambiar demasiado rápido o a cambiar demasiadas cosas al mismo tiempo. Adáptate a tu propio ritmo. Todos debemos enfrentar cambios en nuestras vidas y quizá te parezca que tienes que pasar por más cambios que el promedio de la gente. Recuerda que no tendrás problemas siempre y cuando logres mantener lo que es importante para ti y seas capaz de lograr una buena combinación de lo nuevo y lo viejo.

Actualizado y revisado por: Richard Kingsley, MD
Revisado por: agosto de 2009
Revisado inicialmente por: Richard Kingsley, MD, and J. Oni Dakhari, PsyD





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
Depresión La depresión es algo muy habitual y afecta a uno de cada ocho adolescentes. La depresión afecta a personas de todos los colores, razas, posición económica y edad; sin embargo, pareciera afectar a más mujeres que hombres durante la adolescencia y la edad adulta.
Fobia social ¿Sabías que el miedo más frecuente es el miedo a hablar en público o ante un grupo de personas? A mucha gente se le hace un nudo en la garganta, le sudan las palmas de las manos y se les acelera el corazón, o incluso tiene ganas de vomitar, cuando tiene que hablar ante un grupo de personas. Pero la mayor parte del tiempo la gente consigue hacer esas cosas cuando lo necesita.
La tensión emocional (estrés) ¿Sientes demasiada tensión emocional y que se te exige demasiado? ¿No duermes bien preocupado por los exámenes y las tareas escolares? ¿Comes de prisa porque estás demasiado ocupado? No estás solo.
¿Por qué soy tan tímido? ¿Por qué te cuesta tanto acercarte a gente desconocida o probar cosas nuevas? Si titubeas a menudo porque te preocupa lo que puedan pensar los demás o temes que te rechacen, parecer tonto, pasar vergüenza o cometer un error, lo más probable es que la culpa la tenga la timidez.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter