Hemorragias nasales

Hemorragias nasales

(Nosebleeds)

Una tarde, mientras estás sentado en clase de ciencias naturales, notas que te empieza a moquear la nariz. Mientras te preguntas si te estarás acatarrando, te suenas, observas el pañuelo de papel y te quedas de piedra al comprobar que ¡es sangre! Te está sangrando la nariz y, si eres como la mayoría de los chicos y chicas de tu edad, es posible que te dé algo de vergüenza. Preferirías que no se enterara nadie y es posible que también te asustes un poco.

A pesar de que las hemorragias nasales suelen ser inocuas y son fáciles de controlar, puede darte la impresión de que ¡estás perdiendo litros de sangre por la nariz! Intenta no preocuparte; casi siempre, las hemorragias nasales son fáciles de cortar.

Cortar el chorro

Prueba estos sencillos consejos para cortar la hemorragia nasal:

Si te sangra la nariz, no te suenes. Si lo haces, podrías aumentar la hemorragia. Tampoco inclines la cabeza hacia atrás. Esta práctica habitual haría que la sangre te bajara por la garganta. Y además podría hacerte toser o atragantarte y, si tragaras sangre, podrías vomitarla.

Si has probado los pasos que acabamos de describir dos veces seguidas pero la nariz te sigue sangrando tras el segundo intento, deberías ir a la enfermería de tu colegio o instituto o bien al médico.

Una vez cortada la hemorragia, no levantes objetos pesados, realices otras actividades que requieran esfuerzo ni te suenes durante las próximas 24 horas.

Ahora que ya sabes cómo cortar la hemorragia, veamos qué es una hemorragia nasal y qué puede provocarla.

Distintos tipos de hemorragias nasales

El tipo más habitual de hemorragia nasal es la hemorragia nasal anterior, que se produce en la parte delantera de la nariz. Los capilares, unos vasos sanguíneos diminutos que recubren el interior de la nariz, se pueden romper y empezar a sangrar, provocando este tipo de hemorragias.

Otro tipo de hemorragia nasal es la hemorragia nasal posterior, que se produce en la parte trasera o más profunda de la nariz. En este tipo de hemorragias, la sangre baja por la parte posterior de la garganta incluso aunque la persona esté sentada o de pie. Es muy raro que los adolescentes tengan este tipo de hemorragias, que ocurren más a menudo en personas mayores, personas con hipertensión (tensión arterial alta) y personas que se han lesionado la cara o la nariz.

Causas y remedios

La principal causa de una hemorragia nasal anterior es el aire seco. Un clima seco o una calefacción demasiado alta pueden irritar y resecar las membranas nasales, formándose costras, que pueden producir picor y sangrar cuando se rascan o manipulan. Los catarros también pueden irritar las mucosas que recubren la superficie interna de la nariz. Las hemorragias se pueden producir tras sonarse de forma repetida. La combinación de un catarro con el aire seco hibernal es una fórmula perfecta para que se produzcan hemorragias nasales.

Las alergias también pueden dar problemas y es posible tu médico te recete medicamentos, como los antihistamínicos o los descongestivos, para controlar el picor de nariz, el moqueo o la nariz tapada. Estos fármacos también te pueden resecar las membranas nasales y contribuir a que te sangre la nariz.

Una herida o golpe en la nariz también pueden provocar hemorragias nasales, aunque estos casos tampoco suelen ser motivo de alarma. Si alguna vez te lesionas la cara y te haces una herida en la nariz, sigue los pasos indicados previamente para cortar la hemorragia. Si no logras cortarla al cabo de 10 minutos o te preocupan otras heridas faciales, busca a un profesional de la medicina inmediatamente.

Las hemorragias nasales en muy pocas ocasiones son motivo de alarma, pero las hemorragias frecuentes pueden indicar un problema más grave. Si te sangra la nariz más de una vez por semana, deberías ir al médico. La mayoría de los casos de hemorragias nasales frecuentes son fáciles de tratar. A veces los capilares del interior de la nariz se irritan demasiado y no cicatrizan bien. Esto ocurre más a menudo en los adolescentes que padecen alergias crónicas y/o que se acatarran con frecuencia. Si tienes este problema, lo más probable es que tu médico pueda darte una solución.

Si tu médico descarta una infección de senos nasales, las alergias y la irritación de vasos sanguíneos, es posible que te mande otras pruebas para averiguar por qué te sangra tan a menudo la nariz. En contadas ocasiones, la causa de las hemorragias nasales frecuentes es un trastorno hemorrágico o unos vasos sanguíneos de formación anómala.

La cocaína (u otras drogas que se aspiran o inhalan por la nariz) también puede provocar hemorragias nasales. Si sospechas que un amigo tuyo consume cocaína, intenta hablar con él al respecto y pide ayuda a un adulto de confianza.

Prevenir las hemorragias nasales

Tener una hemorragia nasal de vez en cuando puede preocupar un poco, pero no hace falta que cunda el pánico: ¡ahora ya sabes qué tienes que hacer!

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de la revisión: enero de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
Deshidratación La deshidratación es un trastorno que ocurre cuando una persona pierde más líquidos (por ejemplo, en forma de orina o sudor) que los que ingiere.
Perforaciones en el cuerpo Durante los últimos años, el arte corporal se volvió popular, y es raro caminar por la calle, ir al supermercado o mirar televisión sin ver a alguien que tenga alguna perforación (piercing) o un tatuaje.
La tensión emocional (estrés) ¿Sientes demasiada tensión emocional y que se te exige demasiado? ¿No duermes bien preocupado por los exámenes y las tareas escolares? ¿Comes de prisa porque estás demasiado ocupado? No estás solo.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter