Vómitos

Vómitos

(Vomiting)

Los vómitos pueden estar ocasionados por muchas cosas diferentes. De todos modos, la mayoría de los casos de vómitos en la población infantil están provocados por una gastroenteritis, generalmente debida a una infección vírica del tubo digestivo. La gastroenteritis a veces se denomina "gripe intestinal" y también puede cursar con náuseas y diarrea.

Estas infecciones no suelen durar mucho y son más molestas que peligrosas. No obstante, si un niño (sobre todo un lactante) no puede ingerir suficiente líquido y tiene diarrea, se podría deshidratar.

Es importante mantener la calma; es normal que los vómitos asusten a un niño pequeño (y también a sus padres) y además el hecho de vomitar repetidamente puede ser agotador para un niño de cualquier edad. Tranquilizar a su hijo y tomar las medidas apropiadas para impedir que se deshidrate son dos factores fundamentales para lograr una rápida recuperación.

Los medicamentos de venta sin receta médica para tratar las náuseas, los vómitos y la diarrea no son recomendables para lactantes ni para los niños. Es posible que los pediatras recomienden medicamentos para las náuseas o los vómitos en ciertas situaciones pero, en tales casos, siempre recomendarán medicamentos de venta con receta médica.

La rehidratación oral es algo que pueden hacer los padres en su propio domicilio para prevenir la deshidratación o para tratar los casos de deshidratación leve. Hable con el pediatra de su hijo, sobre todo si cree que su hijo se podría haber deshidratado, para que le dé instrucciones específicas de cómo rehidratar oralmente a su hijo.

Consejos de rehidratación oral

Para bebés menores de seis meses

Para bebés de seis meses a un año

Rehidratación oral

Para niños de un año en adelante

Cuándo llamar al pediatra

El mayor riesgo de los vómitos provocados por una gastroenteritis es la deshidratación. Llame al pediatra si su hijo rechaza los líquidos o si continúan los vómitos después de adoptar los anteriores métodos de rehidratación.

Llame al pediatra si observa cualquiera de los siguientes signos de deshidratación.

Deshidratación de leve a moderada:

Deshidratación grave

Los siguientes síntomas podrían indicar una afección médica más grave que la gastroenteritis, en cuyo caso debería llamar inmediatamente al pediatra:

Los vómitos debidos a una gastroenteritis se pueden contagiar a otras personas, de modo que su hijo debería quedarse en casa y no ir a la guardería o al colegio hasta que lleve un mínimo de 24 horas sin vomitar. Y recuerde que el hecho de lavarse las manos a menudo y a conciencia es la mejor forma de proteger a su familia contra muchas infecciones.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Related Articles
Información para padres y personas a cargo en casos de emergencia El mejor momento para prepararse para una emergencia es antes de que suceda. Complete esta hoja y colóquela cerca de todos los teléfonos. Asegúrese de actualizarla con frecuencia. Como las emergencias pueden suceder también cuando está fuera de casa, lleve una copia de la versión de bolsillo en su billetera, cartera, botiquín de primeros auxilios y en cada uno de los vehículos de la familia.
Números e información de emergencia El mejor momento para prepararse para una emergencia es antes de que suceda. Complete esta hoja y conserve una copia en su billetera, cartera, botiquín de primeros auxilios y en cada uno de los vehículos de la familia. Asegúrese de actualizarla con frecuencia para asegurar una atención médica rápida y eficiente para su hijo.
Deshidratación La deshidratación es un trastorno que ocurre cuando una persona pierde más líquidos (por ejemplo, en forma de orina o sudor) que los que ingiere. La deshidratación no es un problema tan grave en un adolescente como puede serlo en un bebé o un niño pequeño, pero si no haces caso a tu sed, la deshidratación puede quitarte muchas energías.
Gripe Los principales síntomas de la gripe son fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, mareos, pérdida del apetito y cansancio. Los síntomas también pueden incluir tos, dolor de garganta, goteo nasal, náuseas, debilidad y depresión. En los bebés, la gripe puede parecerse a la sepsis (una infección bacteriana generalizada y grave).
La fiebre y cómo tomar la temperatura de su hijo Probablemente todos los padres han experimentado el siguiente escenario alguna vez: se despiertan a media noche para encontrar a su hijo parado al lado de su cama, encendido, acalorado y sudando. La frente de su pequeño está caliente.
La diarrea infecciosa La mayoría de los niños(as) tienen que lidiar con la diarrea de vez en cuando, pero lo bueno noticia es que generalmente es causada por infecciones que no duran mucho y que generalmente son más molestas que peligrosas. De cualquier modo, es importante saber cómo aliviar y prevenir la diarrea.
Botiquín de primeros auxilios Un buen botiquín de primeros auxilios, guardado en un lugar de fácil acceso, es una necesidad en todos los hogares. Tenerlo todo preparado con antelación le ayudará a afrontar cualquier urgencia médica sin perder tiempo.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter