Qué esperar cuando te extraigan el yeso

Qué esperar cuando te extraigan el yeso

Read this in English

(What to Expect When Your Cast Comes Off)

Te van a quitar el yeso dentro de poco y probablemente estás impaciente por retomar tus actividades habituales. Pero no es tan sencillo como decir "adiós, yeso; bienvenido hockey (o fútbol, baloncesto, lacrosse o cualquier otro deporte que hayas elegido practicar). Tardarás un tiempo en recuperar plenamente la normalidad. Mientras tanto, necesitarás dedicar al miembro afectado un poco más de atención y evitar algunas actividades físicas.

He aquí lo que puedes esperar en los próximos días y semanas a partir del momento en que te extraigan el yeso para que tu extremidad pueda concluir de forma satisfactoria el proceso de curación.

¿Qué hará el médico?

Cosas fundamentales a saber sobre el cuidado de una extremidad previamente enyesadaAntes de extraerte el yeso, el médico te explorará la extremidad. Tal vez te solicite una radiografía de la extremidad mientras llevas puesto el yeso y compruebe ciertas cosas, como la medida en que te duele esa extremidad.

Si todo va bien, el médico te extraerá el yeso utilizando una sierra, pero no tienes nada que temer. Se trata de una sierra especial con una hoja roma que vibra. Esas vibraciones bastan para quebrar el yeso, pero no pueden cortarte la piel, aunque es posible que te hagan un poco de cosquillas.

Una vez retirado el yeso, el médico te explorara de nuevo la extremidad, comprobando tanto su nivel de dolor como su gama de movimientos. Si la extremidad te sigue doliendo o tienes dificultades para desplazarte, es posible que el médico de facilite una férula para que la lleves puesta hasta que se te acabe de curar la extremidad. También es posible que el médico decida que necesitarías llevar un yeso distinto o más corto que el que has estado llevando hasta ahora.

Si te van a quitar el yeso de una pierna, lleva a la consulta del médico un zapato holgado o de un número más, ya que existe la posibilidad de que tengas el pie hinchado.

¿Qué aspecto tendrá mi extremidad?

No te asustes, pero es bastantes probable que tu extremidad tenga un aspecto un poco extraño tras extraerle el yeso. La extremidad estará seca, cubierta de escamas y pálida y el pelo que la cubre parecerá más oscuro y recio de lo normal. Es posible que la extremidad hasta huela un poco (al fin y al cabo, ¡ha permanecido dentro del yeso sin lavarse durante un tiempo!) Todos estos cambios son completamente normales. Deberían desaparecer bastante deprisa, por lo que no merece la pena preocuparse por ellos.

Los músculos de la extremidad afectada estarán más pequeños y más débiles que antes (lo que los médicos denominan "atrofia") porque no los habrás utilizado durante cierto tiempo. Esto también es normal, pero tus músculos tardarán más tiempo en recuperar su estado anterior que tu piel. Tendrás que tomártelo con calma y limitar tus actividades físicas durante ese período.

¿Qué debería hacer al llegar a casa?

Es posible que tengas la tentación de frotarte o restregarte toda la piel muerta de la extremidad en cuanto llegues a casa. No te dejes llevar por esa tentación. Tu piel va a ser muy sensible durante los próximos días y deberás tratarla con delicadeza. En vez de frotar, restregar o rascarte la piel, lávala con delicadeza utilizando jabón suave y un paño suave o una gasa.

Si te hiciste una herida abierta cuando se te fracturó la extremidad, verás costras sobre su piel cuando te extraigan el yeso. No te rasques las costras, ya que podrías dañarte la piel y tal vez provocarte una infección. Si la herida todavía está abierta, sigue las instrucciones del médico sobre cómo cuidar de ella.

Si la extremidad ha estado cubierta por el yeso durante tres semanas o más, sumérgela en agua tibia durante 20 minutos seguidos dos veces al día durante los primeros días posteriores a la extracción del yeso. Fricciona delicadamente la piel con una toalla suave. La palabra clave es "delicadamente". Frotar la piel con demasiada fuerza puede dañar la piel de reciente crecimiento.

Tras la desaparición del apoyo que proporciona el yeso, la gente suele notar rigidez, dolor e hinchazón en la extremidad previamente enyesada. Asegúrate de proporcionar el apoyo necesario a tu extremidad mientras se sigue curando y ve utilizándola de forma gradual. Empieza con movimientos pequeños, breves y fáciles y avanza progresivamente hasta acabar utilizando la extremidad al completo.

Mantén suave tu piel y contribuye a acelerar su proceso de curación aplicándole una loción hidratante tras limpiar el área previamente cubierta por el yeso. Esto también ayudará a que te deje de picar. Elige una loción no perfumada, ya que el perfume puede irritar una piel delicada y sensible por haber estado cubierta por el yeso. Las lociones corporales hidratantes fabricadas con manteca de cacao funcionan de maravilla.

Si te acaban de quitar el yeso de una pierna, evita afeitarte el pelo que la cubre durante aproximadamente tres días para que la piel tenga tiempo para recuperarse.

¿Que debería hacer durante las próximas semanas?

Deberás empezar a alternar los ejercicios de movimientos suaves de la extremidad afectada y los períodos de descanso desde ahora. De todos modos, asegúrate de no sobrecargar tu extremidad. Recuerda que tus músculos tendrán un tamaño menor y serán menos eficaces que antes de llevar el yeso durante por lo menos un par de semanas.

Pegunta a tu médico cuándo podrás empezar a practicar tus actividades habituales. Tu médico tomará esta decisión basándose en una exploración de seguimiento y una radiografía. Los médicos deben asegurarse de que los huesos están completamente curados antes de dar el visto bueno a sus pacientes para que empiecen a practicar actividades más intensas.

Cada caso es distinto, pero existe una regla general según la cual se deben evitar las actividades físicas intensas durante el tiempo que la extremidad ha permanecido dentro del yeso. Podrás retomar la mayoría de tus actividades ligeras de antes, pero el deporte tendrá que esperar un poco más de tiempo.

La gente suele retomar los deportes que no implican contacto al cabo de cuatro a seis semanas, pero, para volver a practicar un deporte de contacto, se requiere un período de tiempo de ocho a 12 semanas ó más. Todo depende de cuándo decida el médico que tus huesos están completamente curados y poseen la fuerza y la gama de movimientos necesarios para resistir las exigencias del deporte que quieres practicar.

Si tienes alguna dificultad para mover la extremidad, es posible que el médico te recomiende llevar una férula durante la primera semana tras extraerte el yeso. El médico también puede recomendarte los siguientes tratamientos para ayudarte a recuperar la gama completa de movimientos de la extremidad:

Antes de recomendarte un programa de ejercicios, un terapeuta te evaluará la extremidad afectada, lo que supondrá valorar su fuerza y dolor, su grado de inflamación y su gama de movimientos, así como comprobar el estado de la piel y de las cicatrices. Una vez completada la evaluación, el terapeuta te asignará uno o dos ejercicios sencillos para empezar. Si respondes bien, el terapeuta te irá añadiendo de forma gradual otros ejercicios al programa.

El tratamiento también puede incluir masajes y un régimen de aplicación de frío y calor, que ayudan reducir la hinchazón y a favorecer la circulación, lo que contribuye al proceso curativo.

¿Y si parece que algo va mal?

Probablemente tu médico te programará una visita de seguimiento al cabo pocos días o semanas de extraerte el yeso para verificar que tus huesos se están curando de una forma adecuada. (El momento y la periodicidad de las visitas de seguimiento dependerán del tipo de lesión que hayas sufrido y de si te has sometido o no a una intervención quirúrgica.)

Pero, si la piel no parece estarse curando de la forma adecuada tras un par de días o si tienes algún dolor, no dudes en llamar a la consulta de tu médico.

Durante las próximas semanas, asegúrate de seguir las instrucciones de tu médico o terapeuta para que tu piel, tus huesos y tus músculos se curen como es debido.

Y ten cuidado en no caerte sobre la extremidad afectada mientras se completa el proceso curativo. Dentro de poco te van a extraer el yeso. Y no te apetecerá en absoluto acabar teniendo que volverte a poner otra.

Revisado por: Joseph Basante, MA, MS, CHT
Fecha de revisión: Junio de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
Lesiones deportivas No te preocupes, no es el fin del mundo —solo el principio de tu proceso de curación. Sigue leyendo para saber en qué consiste ese proceso y cómo debes reaccionar ante una lesión deportiva.
Seguridad en los deportes y el ejercicio Seguir estas normas básicas para prevenir las lesiones ayudará a que todos puedan mantenerse en el juego.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter