Otitis del nadador (otitis externa)

Otitis del nadador (otitis externa)

(Swimmer's Ear)

Acerca de la otitis del nadador

La otitis externa, comúnmente conocida con el nombre "otitis del nadador", es una infección del canal auditivo que transporta sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano. La pueden causar varios tipos de bacteria u hongos.

La infección por lo general ocurre en los niños que pasan mucho tiempo en el agua. Si hay mucha humedad en el oído, el oído se puede irritar, abriendo la piel del canal y permitiendo la entrada de bacterias u hongos. Por esta razón la otitis del nadador ocurre por lo general durante el verano, cuando las personas nadan.

Pero no tienes que nadar para sufrir de una otitis del nadador. Cualquier cosa que produzca una lastimadura de la piel en el canal auditivo puede producir una infección. La piel seca, o una eczema, rascarse el canal auditivo, limpiarse el oído de manera vigorosa con palillos con punta de algodón, o colocarse objetos como ganchillos en el oído pueden aumentar el riesgo de desarrollar una otitis externa.

Y si alguien tiene una infección del oído medio, el pus que se junta en el oído medio puede pasar al canal auditivo a través de una perforación del tímpano y causar una otitis externa.

Señales y síntomas

El síntoma principal de la otitis externa es el dolor de oído, el cual puede ser grave y empeorar cuando se tira de la parte externa del oído o se hace presión sobre éste. Masticar puede resultar doloroso para ciertas personas con otitis externa. A veces, el canal auditivo pica antes de que el dolor comience.

La hinchazón del canal auditivo puede hacer que el niño se queje de que le molesta el oído o que lo siente "tapado". Es posible que el oído externo se ponga rojo o se hinche y que los ganglios alrededor del oído aumenten su tamaño y duelan. Es posible que haya un poco de supuración del oído. Posiblemente esta supuración sea de un color claro al principio, pero después se torne más opaco y amarillento como el pus.

swimmers ear illustration

De haber pus, partículas, o hinchazón que bloqueen el pasaje del sonido hacia el oído, es posible que la audición se vea afectada de manera temporal. No es típico que se produzca fiebre, y la otitis externa no es contagiosa.

Prevención

El uso de gotas de venta libre con una solución diluida de ácido acético, o alcohol, en los oídos después de nadar ayuda a evitar la otitis externa, especialmente si el niño es propenso a contraer infecciones. Estas gotas están disponibles en farmacias y sólo deben ser utilizadas en niños que no tienen tubos en los oídos o una perforación en el tímpano.

Después de pasar tiempo en el agua, los niños deben secarse con cuidado los oídos utilizando una toalla, e inclinar la cabeza hacia ambos lados para ayudar a que el agua drene de los oídos.

Para evitar dañarse los oídos, los niños no deberían limpiarse los oídos solos. Además, nunca coloque objetos en los oídos de los niños, como por ejemplo palillos con punta de algodón.

Tratamiento profesional

El tratamiento de la otitis externa depende de la gravedad de la infección y de la cantidad de dolor que siente el niño. En la mayoría de los casos, su médico puede recetar gotas para los oídos que contienen antibióticos para atacar la infección, junto con esteroides para reducir la hinchazón del canal auditivo. Las gotas para los oídos se administran varias veces por día, durante 7-10 días.

Si la hinchazón del canal auditivo hace difícil colocar las gotas, es posible que el médico ponga una pequeña mecha en el canal para que la medicina pase al interior del oído. En algunos casos, el médico tendrá que eliminar el pus y las partículas acumuladas en el oído succionándolas o aspirándolas. Esto permitirá que las gotas funcionen de una manera eficiente. En el caso de las infecciones más graves, también se pueden tomar antibióticos por via oral, y es posible que el médico indique hacer un cultivo de la supuración del oído con el fin de identificar la bacteria o el hongo que está provocando la infección.

Se pueden utilizar calmantes de venta libre para reducir el dolor, pero si el dolor es intenso, es posible que sea necesario administrar un medicamento para el dolor con receta. Una vez que se inicia el tratamiento, su hijo comenzará a sentirse mejor en uno o dos días. La otitis externa por lo general se cura en unos 7 a 10 días a partir del comienzo del tratamiento.

Tratamiento en el hogar

La otitis externa debe ser tratada por un médico. Si no se trata, el dolor de oídos puede empeorar y es posible que la infección se extienda. Para aliviar el dolor, antes de que el niño vea al médico, puede colocar un paño o toalla tibia sobre el oído afectado. El acetaminofeno y el ibuprofeno también pueden ayudar a que el niño se sienta mejor.

Cuando esté en su casa, siga las instrucciones del médico con respecto a la administración de las gotas para los oídos y a los antibióticos vía oral, en caso que éstos se hayan recetado. Es importante que a su hijo no le entre agua en los oídos durante todo el período del tratamiento. Haga que su hijo use una gorra de baño al bañarse o ducharse. También es posible que el médico recomiende el uso de tapones para los oídos.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico inmediatamente si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas: dolor de oído con o sin fiebre, una reducción en la audición en uno o los dos oídos o una supuración anormal del oído.

Actualizado y revisado por: Steven P. Cook, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Cuídate los oídos y las orejas En comparación con otras partes del cuerpo, tus oídos-orejas no te piden gran cosa. No hace falta que te las cepilles como haces con los dientes o que te las cortes como haces con las uñas de los pies. Lo único que necesitan tus orejas es que te las laves regularmente, o sea que no te olvides de frotártelas al igual que el resto del cuerpo con agua y jabón cuando te duches o te bañes.
Impedimentos auditivos Algunas personas nacen con deficiencias auditivas, y los niños y adolescentes pueden perder audición por muchas razones. Si no conoces a nadie que sea sordo o tenga una deficiencia auditiva, es muy probable que lo hagas algún día. ¿Qué ocasiona las deficiencias auditivas y cómo se vive sin poder oír nada en un mundo sonoro?
Infecciones del oído medio Junto con la gripe, la infección de oídos es la enfermedad más frecuente que se les diagnostica a los niños en los Estados Unidos. Tres, o más, de cada cuatro niños han tenido, por lo menos, una infección en los oídos al llegar a los 3 años de edad. Para entender la manera en la que se desarrollan las infecciones, es importante comprender primero el funcionamiento del oído.
Infecciones en el oído medio y colocación de tubos de ventilación Muchos niños sufren de infecciones en el oído medio. Esto es lo que se conoce como “otitis media” (OM). Estas infecciones son más habituales en niños de entre 6 meses y 2 años, aunque también las pueden sufrir a cualquier otra edad.
¿Qué es una infección de oído? ¿Recuerdas haber tenido alguna vez dolor de oído? Aunque no lo recuerdes, probablemente lo habrás tenido. La mayoría de los niños tienen por lo menos una infección de oído medio antes de cumplir dos años. Este tipo de infecciones puede provocar dolor de oído y fiebre.
Tus oídos ¿Has oído algo? Tal vez el sonido que has oído era tan leve como el que hace tu gata al lamerse. O tal vez ha sido un sonido fuerte, como el de un carrito de helados al pasar.
Nadar Nadar es muy divertido, pero ahogarse es un peligro real. Hasta los niños que saben nadar se pueden ahogar, de modo que vamos a averiguar cómo mantenerse seguro dentro del agua.
Cómo tratar la cera de los oídos Los padres, y los niños, no deben intentar extraer la cera en casa, ni siquiera con medicamentos que prometen ser seguros y eficaces. Hacerlo pone en riesgo el canal auditivo y, probablemente, la audición del niño.
Como cuidar los oídos de su hijo(a) cuando vuele en avión Muchos de nosotros hemos sentido una sensación extraña en los oídos cuando volamos. Para los niños(as), especialmente los bebés y los niños(as) pequeños(as), esa sensación puede parecer aún más extraña ocasionándo incluso miedo.
Audífonos He aquí el modo en que los audífonos pueden ayudar a la gente que padece determinados tipos de pérdidas auditivas.
¿Qué es la cera de los oídos? Es pegajosa. Es arenosa. Es reluciente. Pero ¿qué es realmente la cera de los oídos? Y ¿de dónde viene?
Otitis del nadador (otitis externa) El oído de nadador es una infección en el canal del oído (la apertura en forma de tubo que transmite los sonidos desde el exterior hasta el tímpano) que puede ser causada por diferentes tipos de bacteria o de hongos. Generalmente se desarrolla en la adolescencia y en los adultos jóvenes cuyos oídos están expuestos a humedad persistente y excesiva.
Otitis del nadador La otitis del nadador es una infección del canal auditivo.
El oído Hay mucho más en los oídos de lo que vemos a ambos lados de nuestras cabezas.
Auriculares tipo tapón Los auriculares tipo tapón son dispositivos pequeños y útiles, siempre que los uses con bajo volumen. Si reproduces música a gran volumen tan cerca del tímpano podrías perder la audición de forma permanente.
El oído Hay mucho más en los oídos de lo que vemos a ambos lados de nuestras cabezas.
Perforación de tímpano Una perforación de tímpano es una rotura o agujero en la membrana timpánica (el término médico que se utiliza para referirse al tímpano).
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter