Asma: aspectos fundamentales

Asma: aspectos fundamentales

Read this in English

(Asthma Basics)

Un problema crónico

Inspire larga y profundamente... ahora. Inhale despacio hasta que no le quepa más aire en los pulmones... y luego vaya soltando el aire poco a poco... ahhh. La respiración se experimenta como algo tan natural que es fácil darla por sentada, ¿verdad?

Por lo general, el aire que usted respira entra sin dificultad por la nariz o la boca, después baja por la tráquea y los bronquios hacia el interior de los pulmones, y, por último, llega a unos pequeños racimos de saquitos de aire denominados "alvéolos". Aquí, el oxígeno se intercambia por el dióxido de carbono de la sangre.

Ahora pruebe otra cosa: corra durante 3 minutos. A continuación, introduzca una pajita en su boca, cierre los labios e intente inspirar y espirar... pero sólo a través de la pajita. Ya no resulta tan fácil, ¿verdad? Ahora, estreche la pajita presionando un poco en la parte central. ¿Le resulta aún más difícil respirar?

Eso es lo que siente alguien cuando intenta respirar durante una crisis asmática (también llamada "ataque, brote o episodio de asma"). Durante una crisis asmática, las vías respiratorias se estrechan y se obstruyen, lo que dificulta el paso del aire. El asma puede ser atemorizante (y, si no se controla, puede poner en peligro la vida de quien la padece).

Cómo el asma afecta la respiración

Más de 23 millones de personas padecen esta enfermedad en los Estados Unidos. De hecho, es la razón principal por la cual los niños faltan a la escuela una y otra vez. Y las crisis asmáticas son uno de los motivos más comunes de visita a las urgencias pediátricas debido a enfermedades crónicas.

Algunos niños sólo tienen síntomas leves u ocasionales, o únicamente presentan síntomas después de hacer ejercicio. Otros padecen asma grave, que, si no se trata, puede limitar en gran medida su nivel de actividad y provocar cambios en la función pulmonar.

Sin embargo, gracias a los nuevos medicamentos y estrategias de tratamiento, un niño con asma ya no necesita quedarse al margen de la actividad ni los padres deben preocuparse todo el tiempo por su bienestar.

Con una correcta educación de los pacientes y un buen plan de tratamiento, las familias pueden aprender a controlar los síntomas y las crisis asmáticas sin tanta ayuda, para que tanto los hijos como los padres lleven una vida casi normal.

Causas y descripción de las crisis asmáticas

El asma es una enfermedad pulmonar crónica que causa una inflamación de las vías respiratorias, lo que provoca síntomas como tos, resuello y falta de aire. Cualquier persona puede tener asma, incluyendo a los bebés y los adolescentes. La tendencia a desarrollar asma suele tener una base hereditaria.

Muchos niños que padecen asma pueden respirar con normalidad durante semanas o meses entre una crisis y otra. Por lo general, las crisis ocurren sin previo aviso. De hecho, una crisis asmática suele desarrollarse a lo largo del tiempo, lo que supone un proceso complejo de obstrucción progresiva de las vías respiratorias.

Todos los niños que padecen asma tienen las vías respiratorias inflamadas; esto significa que se hinchan y producen grandes cantidades de mucosidad espesa. Por otra parte, las vías respiratorias de los niños asmáticos son hipersensibles o hiperreactivas a determinados desencadenantes.

Cuando los músculos que rodean las vías respiratorias están expuestos a estos desencadenantes, suelen contraerse, lo cual vuelve aún más estrechas las vías respiratorias ya taponadas. Los factores que desencadenan las crisis asmáticas varían de una persona a otra. Entre los desencadenantes más habituales, se incluyen el ejercicio, las alergias, las infecciones virales y el humo.

Por lo tanto, una crisis asmática responde a tres cambios importantes que afectan las vías respiratorias:

  1. hinchazón de las paredes de las vías respiratorias
  2. exceso de mucosidad, que provoca congestión y formación de tapones mucosos que quedan atrapados en las vías respiratorias estrechadas
  3. bronconstricción: la contracción de los músculos que rodean las vías respiratorias

La suma de estos tres factores —la hinchazón, el exceso de mucosidad y la broncoconstricción— estrecha las vías respiratorias, lo cual dificulta el paso del aire (como cuando respiramos a través de una pajita). Durante una crisis asmática, un niño puede tener tos, resuello (un sonido sibilante en el pecho cuando respira), opresión en el pecho, aceleración de la frecuencia cardíaca, sudoración y falta de aire.

¿Cómo se diagnostica el asma?

El diagnóstico del asma puede ser un proceso largo y complejo porque no todos los niños con asma presentan los mismos síntomas. Por ejemplo, algunos niños tosen durante toda la noche, pero parecen encontrarse bien durante el día, mientras que otros padecen con frecuencia catarros de pecho que resultan difíciles de curar. Es bastante habitual que un niño presente estos síntomas durante meses antes de que lo vea un médico.

Para dar un diagnóstico de asma, el médico tendrá que descartar otras causas posibles de los síntomas del niño. A tal efecto, formulará preguntas a los padres sobre los antecedentes familiares de asma y alergias, examinará al niño y tal vez solicite algunas pruebas de laboratorio, como radiografías de tórax, análisis de sangre y pruebas cutáneas de alergia.

Durante el proceso, los padres deberán facilitar al médico información detallada sobre lo siguiente:

Esta información ayudará al médico a entender el patrón de síntomas del niño, lo que permitirá definir el tipo de asma que padece y cuál es el mejor tratamiento.

Para confirmar el diagnóstico de asma, es posible que el médico quiera evaluar la capacidad respiratoria del niño utilizando un espirómetro, un aparato que analiza el flujo de aire que pasa a través de las vías respiratorias. El espirómetro también se utiliza para comprobar si los problemas respiratorios del niño remiten con la medicación, una de las principales características del asma.

El médico puede anotar la medición del espirómetro, administrar al niño la medicación que abre las vías respiratorias y después hacer otra medición para comprobar si la respiración mejora con la medicación. Si la medicación corrige de manera significativa el estrechamiento de las vías respiratorias, como indicaría la mejora del flujo respiratorio, habrá muchas probabilidades de que el niño tenga asma.

Una vez que el niño haya sido diagnosticado, la familia deberá aprender a controlar el asma, para que el asma no controle a la familia. Trate de saber todo lo posible sobre esta enfermedad y aprenda a identificar y eliminar los factores que la desencadenan.

Ayude a su hijo a llevar un registro del asma, a desarrollar y seguir un plan de acción, y a tomar la medicación según las indicaciones del médico. Además, se puede utilizar en el hogar un medidor de flujo espiratorio máximo, un aparato portátil que mide la capacidad respiratoria. Cuando las mediciones de flujo espiratorio máximo descienden, significa que está aumentando la inflamación en las vías respiratorias.

Más información

Asma inducido por ejercicio

Los niños que tienen asma inducido por ejercicio (AIE) desarrollan síntomas de asma después de practicar actividades vigorosas, como correr, nadar o andar en bicicleta. Algunos de estos niños desarrollan los síntomas sólo después de hacer ejercicio físico, mientras que en otros el asma también responde a otros desencadenantes. Con la medicación adecuada, la mayoría de los niños con AIE pueden hacer deporte como cualquier otro niño.

Por lo general, el médico puede diagnosticar el AIE sólo a partir de la historia clínica del paciente, pero a veces es preciso realizar otros estudios para confirmar el diagnóstico, como una prueba de esfuerzo en un laboratorio de la función pulmonar. Es posible que el médico quiera determinar la tolerancia del niño a un ejercicio en concreto, ya que no todos los tipos de ejercicio y sus intensidades afectan a los niños con AIE del mismo modo.

Si el ejercicio es el único desencadenante de las crisis asmáticas del niño, el médico podría recetarle una medicación para tomar antes de hacer ejercicio, a fin de prevenir el estrechamiento de las vías respiratorias. Por supuesto, incluso después de tomar esta medicación preventiva, el niño puede presentar una crisis asmática.

Los padres (o los hermanos mayores) deben llevar la medicación de rescate apropiada a todos los partidos y actividades físicas en que participe el niño, y el personal de enfermería de la escuela, así como sus profesores, instructores y entrenadores, deberán estar informados sobre el asma que padece el niño, en especial para que éste pueda medicarse en la escuela cuando lo necesite.

Asma alérgica

No todos los niños con asma tienen asma alérgica, pero se ha estimado que entre el 75% y el 85% de las personas con asma padecen algún tipo de alergia. Aunque los principales desencadenantes del asma en los niños son los catarros y la gripe o el ejercicio, las alergias a veces pueden desempeñar un papel, aunque limitado, en el agravamiento del trastorno.

¿Cómo puede una alergia desencadenar una crisis asmática en los niños que padecen asma? Los niños heredan de sus padres la propensión a tener alergias. Ante cualquier tipo de alergia, el sistema inmunológico reacciona de manera exagerada a alérgenos que suelen ser inofensivos. Estas sustancias, como el polen, pueden provocar reacciones alérgicas en algunas personas. Como parte de esa reacción exagerada, el organismo produce un anticuerpo, la inmunoglobulina E (IgE), que, cuando el organismo está expuesto al alérgeno, lo reconoce y se adhiere a él.

Cuando eso ocurre, se pone en marcha un proceso que desencadena la liberación de ciertas sustancias en el organismo. Una de ellas es la histamina, la cual causa síntomas alérgicos que afectan a los ojos, la nariz, la piel, el tracto gastrointestinal o los pulmones. Cuando se ven afectadas las vías respiratorias, pueden aparecer los síntomas del asma.

La histamina que se libera es responsable de conocidos síntomas asociados a algunas alergias, como los estornudos, el moqueo de nariz y los ojos llorosos, mediante los cuales el organismo intenta librarse del alérgeno invasor. En los niños que padecen asma, la histamina también puede desencadenar síntomas y episodios asmáticos.

Una vez que un alergista identifica el tipo de alergia, el mejor tratamiento es evitar, en la medida de lo posible, exponerse a los alérgenos. Las medidas de control ambiental para el hogar pueden ayudar a reducir esta exposición. Cuando es imposible evitarlos, pueden recetarse antihistamínicos para bloquear la liberación de histamina en el organismo.

Los esteroides nasales se recetan para impedir la inflamación alérgica de la nariz. En algunos casos, un alergista puede recomendar la inmunoterapia, una serie de vacunas para la alergia que lograrán que el organismo vaya volviéndose insensible a determinados alérgenos.

Tipos de asma

Los síntomas de un niño se pueden categorizar en uno de cuatro tipos principales de asma, cada uno de ellos con diferentes características y asociados a distintos enfoques terapéuticos.

  1. Asma leve intermitente
    Cuando un niño presenta episodios breves de resuello, tos o dificultad para respirar con una frecuencia no superior a dos crisis por semana, se dice que padece asma leve intermitente. El niño no suele presentar síntomas entre episodios, salvo una o dos veces al mes, en cuyo caso tendrá síntomas nocturnos leves.

  2. Asma leve persistente
    Cuando un niño presenta episodios de resuello, tos o dificultad para respirar con una frecuencia superior a dos crisis por semana pero inferior a una vez al día, se dice que padece asma leve persistente. El niño tiene síntomas nocturnos por lo menos dos veces al mes y las crisis asmáticas pueden repercutir sobre su actividad física.

  3. Asma moderada persistente
    Los niños con asma moderada persistente presentan síntomas de asma a diario y tienen que medicarse todos los días. Los síntomas nocturnos ocurren más de una vez a la semana. Las crisis asmáticas ocurren más de dos veces por semana, duran varios días y suelen afectar la actividad física.

  4. Asma grave persistente
    Los niños con asma grave persistente presentan síntomas todo el tiempo. Suelen tener crisis asmáticas que pueden requerir tratamiento urgente e incluso hospitalización. Muchos niños con asma grave persistente presentan síntomas nocturnos frecuentes y sólo pueden realizar una actividad física limitada.

Todo niño a quien se le haya diagnosticado asma debe seguir un plan personalizado para controlar los síntomas de este trastorno (conocido como plan de acción contra el asma). También debe tenerse en cuenta el asma leve, ya que existe inflamación de las vías respiratorias entre una crisis y otra. Como el asma puede empeorar o mejorar a lo largo del tiempo, el cuadro de un niño podrá pasar de una categoría a otra y requerir el tratamiento correspondiente.

Actualizado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Web SiteLa American Lung Association La mision de la American Lung Association es salvar vidas mediante mejoras en la salud pulmonar y la prevención de enfermedades pulmonares.
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental
Related Articles
Asma Una persona con asma suele experimentar dificultad para respirar debido a problemas en sus vías aéreas, los conductos que transportan el aire hacia los pulmones.
Asma causada por alergias En el caso del asma provocada por alergias, los síntomas de asma de una persona (como la tos y la dificultad para respirar) aparecen al entrar en contacto con un alérgeno.
Asma inducida por el ejercicio Algunas personas presentan síntomas de asma (como tos, sibilancia o dificultad para respirar) sólo cuando practican deportes o realizan actividad física.
Plan de acción contra el asma Muchas cosas son más sencillas cuando se tiene un plan, y la lucha contra el asma no es la excepción.
Asma El asma es una afección crónica de los pulmones que provoca la inflamación de las vías aéreas (los conductos que transportan el aire hacia el interior y el exterior de los pulmones).
Asma causada por alergias El asma causada por alergias es un tipo de asma común en los niños. En estos niños, los síntomas de asma son causados por reacciones alérgicas a, por ejemplo, ácaros, polen o polvillo proveniente de los animales.
Plan de acción contra el asma Un plan de acción contra el asma es un conjunto de instrucciones escritas, desarrolladas con un médico, que describen en detalle de qué manera un paciente debe controlar el asma en su hogar.
Nebulizador Un nebulizador es un dispositivo eléctrico que transforma un medicamento líquido en rocío para que pueda ser inhalado directamente hacia el interior de los pulmones por medio de una máscara o una boquilla.
Medicamentos de alivio rápido Los medicamentos de alivio rápido son un tipo de medicamento que utilizan las personas con asma para aliviar los síntomas de esta afección (como resuello, tos y falta de aire) o para tratar un ataque de asma.
Asma causada por alergias El asma causada por alergias es un tipo de asma común en los niños. En estos niños, los síntomas de asma son causados por reacciones alérgicas a, por ejemplo, ácaros, polen o polvillo proveniente de los animales.
Espaciador Con frecuencia, las personas asmáticas utilizan inhaladores para tomar sus medicamentos.
Medicamentos de control Muchas personas que padecen asma necesitan tomar medicamentos a diario para controlar su afección y evitar la aparición de síntomas.
Asma inducida por el ejercicio Algunas personas sufren de asma inducida por el ejercicio.
Respiración sibilante o jadeante y asma en bebés Más de 6 millones de niños de menos de 18 años tienen asma. Se ha estimado que el 80% de los niños con asma desarrollan síntomas en torno a los 5 años, y que el 50% desarrolla tales síntomas en torno a los 2 años. Si su bebé tiene respiración sibilante - es decir, "hace pitos" al respirar- cuando se acatarra, tal vez usted se haya preguntando si la causa puede ser el asma.
¿Puede el clima empeorar el asma de mi hijo? No se termina de entender el efecto del tiempo sobre los síntomas del asma, pero la relación es evidente. Numerosos estudios han demostrado varias conexiones, como el aumento de urgencias hospitalarias relacionadas con el asma cuando se dan determinadas condiciones meteorológicas.
Si mi hijo tiene asma, ¿podemos seguir teniendo un animal en casa? Sólo en torno al 10% de la población general es alérgica a los animales domésticos, pero por lo menos el 30% de las personas con asma son alérgicas a los animales. O sea que, si su hijo tiene asma, es una buena idea considerar la posibilidad de que su mascota pueda estar produciendo alergenos que desencadenan los síntomas asmáticos de su hijo.
¿Puede hacer deporte la gente que tiene asma? La gente que padece asma puede hacer más que practicar deporte: puede destacar en el deporte. Casi el 17% de los atletas norteamericanos que participaron en los Juegos Olímpicos de 1996 tenían asma. Y esos atletas olímpicos no sólo participaron -el 30% de ellos ganó alguna medalla olímpica.
¿Pueden afectar las condiciones meteorológicas a una persona con asma? Los estudios científicos muestran que las condiciones meteorológicas pueden afectar a los síntomas asmáticos. Algunas personas comprueban que sus síntomas asmáticos empeoran en determinadas épocas del año. A otras personas, una fuerte tormenta o un cambio de tiempo repentino les puede desencadenar un ataque.
¿Qué es un plan de acción o actuación contra el asma? Un plan de acción contra el asma, o plan personal para controlar el asma, es un programa escrito que tu médico desarrollará con tu colaboración. Está diseñado para ayudarte a mantener el asma a raya, a fin de que no interfiera con tus verdaderos planes, es decir, no te impida hacer deporte, entrenar, ir a fiestas, o hacer lo que quieras hacer.
¿Las alergias provocan asma? ¿Son las alergias la causa del asma? La respuesta a esta pregunta es: sí y no. Las personas que padecen determinados tipos de alergia tienen más probabilidades de desarrollar asma.
¿Y si mi hijo no se toma la medicación para el asma? Una de las mejores maneras de controlar el asma, aparte de evitar los desencadenantes, es asegurarse de que su hijo se tome la medicación según prescripción médica. Las consecuencias de saltarse la medicación variarán dependiendo de cuál se trate.
¿Cuál es la diferencia entre medicaciones de rescate y de control? La medicina para el asma viene en dos tipos principales: medicaciones de control y medicaciones de rescate.
Asma y adolescencia La adolescencia puede ser una etapa muy difícil, y puede ser todavía más difícil cuando el adolescente tiene asma. Lo último que quiere un adolescente que sepan sus amigos es que es "diferente".
¿En qué se diferencian un nebulizador y un inhalador? Tú sabes que el medicamento para el asma te tiene que entrar en los pulmones para que te haga efecto, pero, ¿cómo se consigue que llegue hasta allí? Gracias a los inhaladores y los nebulizadores. Son dos tipos diferentes de aparatos que pueden hacer que tanto el medicamento - de rescate - o alivio inmediato como el medicamento - de control - o preventivo te lleguen a los pulmones. Tu médico te indicará cuál de estos dos tipos de aparatos es mejor para ti.
Los viajes y el asma El asma de su hijo no debería impedirle planear unas vacaciones familiares, enviar a su hijo a casa de unos amigos durante una semana o a un campamento. Con un poco de preparación y comunicación, usted y su hijo deberían poder disfrutar de todas las ventajas que ofrece el estar lejos de casa.
Mantener los desencadenantes del asma controladas Las personas que padecen asma tienen un problema crónico, o persistente, en las vías respiratorias de los pulmones, las cuales están inflamadas y llenas de mucosidades. Este problema empeora cuando se exponen a determinados desencadenantes de los síntomas asmáticos, como los gatos, el ejercicio y el humo.
Los viajes y el asma Lo más divertido de viajar consiste en visitar lugares completamente diferentes. Pero, si tienes asma, un entorno nuevo puede parecerte menos divertido porque siempre tendrás la preocupación de que algo inesperado podría desencadenarte una crisis asmática. Afortunadamente, hay algunos pasos que puedes seguir para evitar problemas mientras estás fuera de casa – y así poder concentrarte en lo más importante: ¡pasártelo bien!
Asma inducida por ejercicio (AIE) La mayoría de personas asmáticas (hasta el 90%) tienen síntomas cuando hacen ejercicio físico. Y algunas personas tienen síntomas asmáticos sólo cuando hacen ejercicio físico. Este trastorno se denomina asma inducida por ejercicio (AIE).
Fumar y el asma Fumar es insano para todo el mundo, pero lo es especialmente para aquellas personas que tienen asma. Cuando una persona fuma, sus pulmones no pueden funcionar tan bien como deberían. La persona puede toser, cansarse más y sentir que le falta el aliento.
Inhalador o nebulizador: ¿cuál debería usar mi hijo? Algunos bebés o niños que necesitan medicamentos para el asma utilizan primero un nebulizador. A otros se les provee dan un inhalador con cámara espaciadora y una mascarilla facial. Algunos niños mayores solo utilizan inhalador, sin cámara espaciadora. Pero, ¿cuál es el mejor método para administrar los medicamentos para el asma?
¿Qué es una crisis asmática? Cuando respiramos, el aire nos entra y nos sale de los pulmones a través de las vías respiratorias. Pero la gente con asma tiene un problema en una parte de las vías respiratorias, denominadas bronquios.
¿Cuál es la diferencia entre nebulizador e inhalador? Los inhaladores y los nebulizadores son dos aparatos usados para proporcionar medicación de rescate o de control directamente a los pulmones de su hijo. El médico de su hijo decidirá qué tipo de aparato es mejor para su hijo.
¿Qué es una crisis asmática? Para las personas que tienen asma, las vías respiratorias que llevan aire a los pulmones son un problema. Siempre están un poco inflamadas e irritadas, pero, durante una crisis asmática (también denominada ataque de asma), el problema se agrava.
Fumar y el asma Es posible que en tu casa haya un álbum de fotos familiar lleno de escenas donde la gente está fumando, desde las fiestas de cumpleaños hasta las comidas de trabajo. Esto se debe a que hubo un tiempo en que el hábito de fumar estaba bien aceptado en cualquier sitio - incluso en las consultas de los médicos.
Ozono, calidad del aire y asma Si su hijo sufre de asma, usted probamente entiende lo que son los desencadenantes del asma - las sustancias o actividades que acarrean problemas respiratorios. ¿Pero qué ocurre si el desencadenante del asma de su hijo(a) se encuentra en el aire que él respira?
Cómo evitar la sala de emergencias si tienes asma Ir a Urgencias es el último recurso para una persona que tiene asma. Si no consigues controlar una crisis - y tus medicinas no parecen surtir efecto o te has olvidado de coger el inhalador - deberás acudir a un servicio de Urgencias médicas para que te traten y puedas volver a respirar sin dificultad.
Asma Algunas personas parecen tener una predisposición innata para hacer determinadas cosas. Tal vez conozcas a una chica que tiene un don especial para el deporte — si le calzas unas bambas, saldrá disparada como una flecha.
El asma y escuela Hay muchos chicos y chicas de tu edad que padecen asma. Y, si controlas bien tu asma, reducirás las probabilidades de tener ataques muy fuertes y de tener que acudir a toda prisa a la enfermería de tu escuela, la consulta médica o un servicio de urgencias.
El asma y la escuela Aproximadamente unos 9 millones de niños menores de 18 años tienen asma y pierden alrededor de 14 millones de días de escuela cada año a causa de esta condición médica. Pero el asma bien controlada no tiene porqué hacer que un niño pierda días de clase.
¿Causan asma las alergias? Aunque las alergias y el asma son dos condiciones médicas distintas, ambas están relacionadas. Las personas con alergias - especialmente aquellas alergias que afectan la nariz y los ojos - son más propensas a padecer asma. Si usted tiene alergias o asma, es probable que su hijo también las tenga porque la tendencia a desarrollar estas condiciones suele ser hereditaria.
Cuándo debe acudir a la sala de emergencias si su hijo tiene asma Si su hijo tiene asma, una de sus principales objetivos debería ser evitar las visitas al servicio de Urgencias médicas por problemas respiratorios. Esto es muy sensato, pero es igual de importante saber cuándo es necesario acudir a dicho servicio.
¿Qué es una crisis asmática? Si su hijo es asmático, puede que haya días que no tenga ningún problema respiratorio. Pero cuando los síntomas del asma, como los resuellos (sibilancias), la tos o la falta de aliento, se agravan, se hacen más frecuentes, o ambas cosas, se habla de crisis asmática (también denominada ataque, episodio o exacerbación).
¿Cómo puedo conseguir que mi hijo coopere a la hora de utilizar el nebulizador? Un nebulizador es un dispositivo electrónico que funciona con corriente eléctrica pilas o baterías que sirve para transformar el medicamento para el asma de su hijo en un vapor o partículas muy finas a fin de que su hijo lo inhale a través de los pulmones. Los nebulizadores se suelen utilizar con niños pequeños porque requieren poco esfuerzo por parte del niño.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter