Seguridad en el agua

Seguridad en el agua

(Staying Safe While in the Water)

Las piscinas, lagos, estanques y playas son excelentes oportunidades para el disfrute veraniego y un fresco alivio contra el calor. Pero el agua también puede ser peligrosa para los niños cuando no se adoptan las precauciones adecuadas. En EE.UU., casi 1.000 niños pierden la vida al año por ahogamiento. Y la mayoría de ahogamientos ocurren en piscinas de uso doméstico. Se trata de la segunda causa de muerte por accidente en personas de 5 a 24 años.

La buena noticia es que hay muchas formas de garantizar la seguridad de los niños cuando están dentro del agua y de asegurarse de que, cuando crezcan y no cuenten con la supervisión de un adulto, adopten las precauciones necesarias.

Garantizar la seguridad de los niños

Los niños necesitan una constante supervisión cuando están en o cerca del agua, independientemente de que el agua se encuentre dentro de una bañera, una piscinita infantil, un estanque de peces, una piscina, un jacuzzi, un lago o la playa.

Los niños pequeños son especialmente vulnerables; se pueden ahogar en menos de 6 cm (2 pulgadas) de agua. Esto significa que se puede producir un ahogamiento cuando uno menos se lo espera: en el fregadero, el inodoro, una fuente, un balde lleno de agua, una piscina inflable o cualquier pequeño recipiente o receptáculo de agua que haya en el entorno doméstico, como las zanjas llenas de agua de lluvia o los platos donde se colocan las macetas. Observe atentamente a su hijo cuando esté dentro o cerca del agua.

Es una buena idea que, si usted no sabe nadar, aprenda a hacerlo, y que, si su hijo tiene más de 4 años, aprenda también (infórmese en los clubes de natación de su localidad sobre cursos de natación dados por instructores cualificados). Los niños menores de cuatro años pero mayores de un año también pueden beneficiarse de las clases de natación, aunque, antes de inscribir a su hijo, consulte a su pediatra.

No asuma que, solo porque su hijo ya sabe nadar, no se expone al riesgo de ahogamiento. Todos los niños necesitan ser supervisados por adultos mientras están en el agua, independientemente de su nivel de natación. Y los lactantes, los niños de 1 a 3 años y los que todavía no nadan del todo bien, deben disponer de un nadador adulto situado al alcance de su brazo para que les ofrezca "supervisión táctil".

Invierta en un chaleco salvavidas que sea de la talla de su hijo y que esté aprobado por la Guardia Costera de EE.UU. o las autoridades navales de su país y utilícelo siempre que el niño esté cerca del agua. Lea las recomendaciones sobre peso y estatura de la etiqueta y pídale a su hijo que se lo pruebe para asegurarse de que es de su talla. Para niños menores de 5 años, elija un chaleco provisto de correa entre las piernas y soporte para la cabeza (la rigidez de la parte del cuello le mantendrá la cabeza erguida y la cara fuera del agua). Los chalecos inflables y los manguitos flotadores, que se colocan en los brazos, no son una protección eficaz contra el ahogamiento.

No se olvide de aplicar protector solar a su hijo ni de volvérselo a aplicar con regularidad, sobre todo si se moja frecuentemente. Las gafas de sol con protector ultravioleta (UV), las gorras provistas de visera y la ropa protectora también contribuyen a proteger la piel de las quemaduras solares.

Los niños deben beber abundante líquido, sobre todo agua, para evitar la deshidratación. Es fácil deshidratarse bajo el sol, especialmente si el niño está muy activo y sudando. Los mareos, los vahídos y las náuseas son algunos de los signos de deshidratación y de sobrecalentamiento.

La temperatura del agua también es un factor importante. Entre en el agua despacio y asegúrese de que, tanto usted como su hijo, se encuentran a gusto. Un agua de una temperatura inferior a los 20º C (70º F) está demasiado fría para la mayoría de los nadadores. Las temperaturas del agua recomendables varían en función de la actividad, la edad del nadador y el hecho de que la persona esté o no embarazada. Por lo general, una temperatura de 28 a 30º C (de 82 a 86º F) se considera agradable en la natación infantil recreativa (los bebés se encuentran más a gusto cuando la temperatura del agua está más cerca del extremo cálido de este intervalo).

La temperatura corporal desciende más deprisa en el agua que sobre la tierra y no cuesta mucho alcanzar una hipotermia (cuando la temperatura corporal está por debajo de lo normal). Si el niño tiembla o presenta calambres musculares, sáquelo del agua inmediatamente.

En casa y en la piscina

Las precauciones de seguridad relacionadas con el agua empiezan en casa.

El cuarto de baño está lleno de posibles peligros para los niños pequeños. No deje nunca a un niño pequeño sin supervisión dentro del cuarto de baño, sobre todo si se encuentra dentro de la bañera, aunque parezca estar bien erguido y sujeto en una bañera de seguridad o una silla de seguridad para la bañera. Aleje del bebé cualquier secador de pelo u otro aparato eléctrico a fin de evitar el riesgo de electrocución.

El agua caliente también puede ser peligrosa, sobre todo para los niños menores de 5 años, que tienen la piel más fina que los niños mayores y los adultos, por lo que se queman con más facilidad. Solo 3 segundos de exposición a un chorro de agua caliente que esté a 60º C (140º F) pueden provocarles quemaduras de tercer grado.

Usted puede reducir el riesgo de quemaduras regulando el termostato de la caldera o termo de su casa a menos de 49º C (120º F) y probando siempre la temperatura del agua con la muñeca o el codo antes de meter a su hijo en la bañera.

Fuera del entorno doméstico, su perspicacia puede desempeñar un papel fundamental en la prevención de los accidentes relacionados con el agua. Averigüe qué lugares de su vecindario se asocian a este tipo de peligros. ¿Qué vecinos tienen piscina o jacuzzi al aire libre? ¿Dónde están las acequias, estanques o riachuelos que pueden resultar atractivos para los niños? Informe a los vecinos que tengan piscina de que tiene un hijo de corta edad y pídales que mantengan las rejas o puertas de acceso a la piscina cerradas con llave.

Si tiene piscina en casa

Tener una piscina, estanque, jacuzzi o bañera de agua caliente en su propiedad es una gran responsabilidad en lo que a cuestiones de seguridad se refiere.

Las bañeras de agua caliente pueden ser sumamente relajantes para los adultos, pero los niños pueden calentarse a niveles peligrosos e incluso se pueden ahogar, de modo que es mejor que no permita que las utilicen. Tener una reja (que rodee directamente la piscina, bañera o jacuzzi) entre el agua y su casa es la mejor inversión que puede hacer para prevenir posibles ahogamientos.

Según la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo (Consumer Product Safety Commission o CPSC,) de EE.UU., las rejas deben cumplir los siguientes requisitos de seguridad:

Existen otros dispositivos de seguridad para piscinas, como las cubiertas y las alarmas, aunque no se ha demostrado su eficacia para evitar los ahogamientos de niños muy pequeños, de modo que las rejas de seguridad siguen siendo la mejor medida de protección.

Hacer que los niños sean precavidos con el agua

Es importante que enseñe a su hijo el comportamiento adecuado en la piscina y otros espacios donde haya agua y que se asegure de adoptar también usted las precauciones adecuadas. Informe a su hijo de que, en caso de emergencia, deberá ponerse en contacto con el socorrista u otro adulto.

Los niños no deben corretear ni empujarse alrededor de la piscina y no deben bucear en las áreas que no están marcadas específicamente para esa actividad. En caso de que empeore el tiempo (sobre todo si hay rayos y relámpagos), deberán salir de la piscina inmediatamente.

Lo más importante es que supervise a su hijo constantemente. No dé por sentado que, solo porque su hijo ha hecho un curso de natación o lleva algún dispositivo para flotar, como un flotador, una cámara de aire o una barca inflable, no puede ahogarse. Si usted está en una fiesta, es muy fácil que se distraiga, de modo que designe a un adulto para que se responsabilice de supervisar el comportamiento de su hijo. Si deja a su con una persona que le hace de niñera, asegúrese de que conoce las normas de seguridad de la piscina.

Los segundos importan mucho en las emergencias relacionadas con el agua, de modo que es una buena idea llevar un teléfono inalámbrico o un móvil cuando controle a su hijo mientras juega en el agua con otros niños. Tener configurado el número de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.) o del servicio de urgencias local como número de marcación rápida también le permitirá ahorrarse unos preciados segundos. Si recibe una llamada mientras está supervisando a su hijo, sea breve para evitar distraerse.

Una vez que haya instalado todos los accesorios de seguridad, vuelva a inspeccionar su casa en busca de posibles peligros relacionados con el agua y planifique qué hacer en caso de emergencia. Aprenda técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) (las demás personas que cuiden de su hijo también deberían aprenderlas) y asegúrese de disponer de un buen equipo de seguridad, como los chalecos salvavidas para situaciones de emergencia, que esté a mano y en buen estado siempre que vayan en barco o a nadar.

Pegue los números de emergencia en todos los teléfonos de la casa y asegúrese de que todas las personas que cuidan de su hijo conocen su ubicación. Cuando su hijo deje de jugar en la piscina al final de la jornada, asegúrese de recoger todos sus juguetes de la piscina. Hay niños que se han ahogado al intentar sacar de la piscina los juguetes que se habían dejado olvidados.

Usted debería seguir adoptando precauciones relacionadas con el agua incluso después de que concluya la temporada para bañarse en la piscina. Las cubiertas para piscinas no son seguras; muchos niños intentan andar sobre las piscinas durante los meses de invierno y quedan atrapados bajo las cubiertas.

Asimismo, las piscinas, estanques y riachuelos helados son áreas de juego sumamente tentadoras para un niño, de modo que mantenga la reja que rodea la piscina cerrada con llave fuera de temporada y enseñe a su hijo a mantenerse alejado del agua cuando no cuente con la supervisión de un adulto. Si usted dispone de una piscina que está sobre el nivel del suelo, es una buena idea cerrar el paso con llave o extraer la escalera que permite acceder a ella fuera de temporada.

En lagos, estanques o playas

En primer lugar, enseñe a su hijo a no nadar nunca sin compañía. Nadar en grupo es una buena forma de asegurarse de que siempre habrá alguien pendiente de su hijo. Asegúrese de que su hijo entiende que nadar en una piscina es distinto a hacerlo en un lago o en el mar, ya que cada tipo de actividad se asocia a sus propios riesgos.

He aquí algunos consejos a seguir:

En un lago o estanque

En la playa

Enseñe a su hijo que solo puede nadar en el mar cuando haya un socorrista cerca o bañera. No le deje nadar cerca de espigones o rocas porque un movimiento repentino del agua podría arrastrarlo y hacerle chocar contra ellos.

Independientemente de que se esté bañando en la playa o en un lago, enseñe a su hijo a salir del agua si empeora el tiempo, sobre todo cuando haya rayos y relámpagos.'

Seguridad en los parques acuáticos

Los parques acuáticos pueden hacer las delicias de los niños, siempre y cuando se respeten las normas de seguridad. Antes de ir, infórmese sobre si el parque está controlado por socorristas cualificados. Una vez allí, lea todas las señales y letreros de aviso antes de dejar subir a su hijo a ninguna atracción (muchas de ellas tienen requisitos relacionados con la edad, la estatura, el peso y/o el estado de salud y cada una se asocia a un nivel de profundidad diferente).

Enseñe a su hijo a seguir todas las normas de seguridad e indicaciones, como caminar en vez de correr y bajar siempre por los toboganes en la posición correcta: con los pies por delante y de cara arriba. Que el niño lleve puesto un chaleco salvavidas aprobado por la Guardia Costera de EE.UU. de EE.UU. o las autoridades navales de su país también es una buena idea.

Infórmese bien de qué atracciones son apropiadas para la edad y nivel de desarrollo de su hijo. Por ejemplo, las piscinas de olas pueden pasar rápidamente de las aguas tranquilas a las aguas picadas, haciendo pasar un mal trago incluso a un buen nadador. Los niños pequeños pueden sentirse intimidados por otros de más edad, si estos último empiezan a salpicar agua y a jugar a lo bruto.

Qué hacer en caso de emergencia

Cuando pierda de vista a su hijo, antes que nada, compruebe siempre si está dentro de la piscina. La supervivencia en caso de ahogamiento depende de un rescate rápido y de restablecer la función respiratoria lo antes posible.

Enfermedades transmitidas por el agua utilizada con fines recreativos

Este tipo de enfermedades ocurre debido al contacto con el agua contaminada utilizada en piscinas, jacuzzis, fuentes, parques acuáticos, lagos o el mar. Se suelen contraer al tragar, inhalar o entra en contacto con agua que está contaminada por gérmenes.

Las infecciones que la gente contrae más a menudo están relacionadas con la diarrea y suelen estar provocadas por el parásito Cryptosporidium, que generalmente vive en el aparato digestivo y se encuentra en las heces. También hay infecciones trasmitidas por aguas contaminadas que afectan a la piel, los ojos, lo oídos y las vías respiratorias.

Los niños, las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunitarios debilitados constituyen la población más frecuentemente afectada por este tipo de infecciones. A pesar de que el tratamiento del agua mediante cloro mata los gérmenes que provocan estas enfermedades, se trata de un proceso que, con algunos tipos de gérmenes, requiere cierto tiempo.

Algunos consejos para prevenir las enfermedades trasmitidas por el agua utilizada con fines recreativos:

Consejos de seguridad en el agua para bebés

El ahogamiento, a pesar de ser lo más preocupante, no es la única preocupación que tienen los padres al exponer al bebé al agua. Los lactantes son especialmente vulnerables a las enfermedades transmitidas por el agua. Después de bañar a un bebé en una piscina, séquele los oídos con delicadeza utilizando una toallita o una bolita de algodón para evitar que desarrolle una otitis externa. Después de bañarlo en la piscina, lave el cuerpo del bebé con jabón suave y el pelo con champú suave para eliminar los productos químicos que lleva el agua de piscina.

Las aguas cuya temperatura es inferior a 29º C (85º F) pueden hacer que los bebés pierdan calor corporal rápidamente, colocándolos en situación de riesgo de hipotermia. Cuando un bebé se pone a temblar y/o se le empiezan a poner los labios azulados, se le debe sacar inmediatamente del agua, secar y envolver en una toalla.

Los lactantes también pueden contagiar enfermedades en las piscinas. El parásito Cryptosporidium puede acabar en el agua de piscina, cuando se producen escapes procedentes de pañales que no son impermeables. Si otros nadadores tragan ese parásito, les puede provocar fuertes diarreas, náuseas, vómitos, pérdida de peso y deshidratación.

Lo más seguro es no bañar a su bebé en piscinas públicas hasta que domine el control de esfínteres. Si decide dar un pequeño chapuzón a su bebé en una piscina pública, utilice solamente pañales impermeables y cámbiele los pañales a menudo (¡pero no al lado de la piscina!), lavando bien al bebé en cada cambio. No deje que un niño con diarrea u otra enfermedad gastrointestinal se bañe en la piscina durante la enfermedad y las dos semanas inmediatamente posteriores. Si su hijo ya ha aprendido a controlar los esfínteres, pregúntele frecuentemente si quiere ir al baño.

Jugar en el agua puede ser una experiencia muy divertida y una buena forma de hacer ejercicio. Usted disfrutará más del agua si conoce y practica las precauciones de seguridad que le acabamos de facilitar

Actualizado y revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de la revisión: julio de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
Evitando cortaduras Es normal que los niños sufran de alguna cortadura o raspadura por jugar en el área de recreación para niños pero ellos deben estar protegidos de objetos afilados y peligrosos fuera y dentro de la casa.
Evitando los ahogamientos Llevarse objetos a la boca es una de las maneras que los bebés y los niños pequeños tienen para explorar su entorno. Los ahogamientos de este tipo generalmente son ocasionados por comida, juguetes, y otros objetos pequeños que pueden quedar atrapados en las pequeñas vías respiratorias de los niños - todo lo que pueda caber en su boca se considera un peligro.
Evitando ahogamientos en el agua La seguridad en el agua es importante a cualquier edad pero si usted tiene bebés o niños pequeños en su casa, es crucial.
Evitando accidentes a causa de caídas, intentos para levantarse e intentos para agarrar objetos El potencial para una caída peligrosa o una pequeña caída hacia una esquina puntiaguda puede ocurrir a cualquier edad del niño(a) en cualquier área de su hogar. A continuación detallamos las medidas que usted puede tomar para ayudar a prevenir que su hijo(a) sufra accidentes en el hogar.
Evitando la estrangulación y las trampas Los niños(as) pueden estrangularse o quedar atrapados de la forma menos esperada. Los bebés y los niños(as) han sido estrangulados con cordones de prendas de vestir, cortinas, cables, muebles, y accesorios para niños.
Evitando la sofocación Debido a que los bebés aun no pueden levantar sus cabezas por sí solos, necesitan protección especial para evitar accidentes por sofocación. Los niños pequeños también tienen riesgo de sufrir este tipo de accidentes.
Precauciones a prueba de niños para prevenir accidentes caseros ¿Cuándo fue la última vez que gateó sobre el suelo de su casa apoyándose sobre sus rodillas y sus manos? Probablemente nunca más desde que dejó de ser un niño. Tan extraño como puede resultar oirlo, quizás debería volver a intentarlo. El entorno que nos rodea diariamente es nuevo y digno de exploración a los ojos de los más jovenes, razón por la que es crucial que se arrodille a gatear y vea las cosas desde la perspectiva de sus hijos(as) pequeños.
Seguridad en el automóvil Puede proteger a su hijo siguiendo unas sencillas medidas de seguridad y enseñándole algunas reglas básicas.
Seguridad contra incendios Da miedo pensar y aún más presenciar un incendio, pero se trata de un peligro real y algo para lo que hay que estar preparado. Los incendios son una de las principales causas domesticas de muerte para niños de cinco años o menores, y cada año más de 1.000 niños menores de nueve años pierden la vida en incendios domiciliarios.
Seguridad y bicicletas Hace un buen día y los niños han regresado de la escuela. Es un día perfecto para dar una vuelta en bicicleta con la familia, ¿verdad?
Seguridad en los parques infantiles Cada año, mas de 200,000 niños son tratados en los hospitales y en las salas de emergencia por lesiones ocurridas en accidentes en los jardines de juego. Muchas de estas lesiones podrían haber sido prevenidas con la supervisión adecuada.
Seguridad en la Internet La Internet y la WWW constituyen una buena fuente de información tanto para los padres como para los hijos. Los niños pueden aprender mucho buscando documentación para los trabajos escolares, enviando y recibiendo correo electrónico y jugando juegos educativos.
Sol y seguridad El sol irradia luz sobre la tierra, y parte de esa luz consiste en rayos ultravioletas (UV) invisibles. Cuando esos rayos alcanzan la piel, pueden provocar el bronceado, quemaduras solares y otras lesiones cutáneas.
Otitis del nadador (otitis externa) La otitis externa es una infección del canal auditivo (el orificio tubular que transporta los sonidos desde el exterior del cuerpo hasta el tímpano). El síntoma más característico es un fuerte dolor de oídos que empeora cuando se toca o mueve el lóbulo o cualquier otra parte externa de la oreja.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter