Síndrome del intestino irritable

Síndrome del intestino irritable

Read this in English

(Irritable Bowel Syndrome)

El síndrome del intestino irritable es un trastorno intestinal frecuente que puede cursar con retorticijones, gases, distensión abdominal, diarrea y estreñimiento. A veces se denomina "estómago irritable" o "colon espástico". Ciertos alimentos pueden desencadenar los síntomas de esta afección, así como el estrés emocional, las infecciones y los traumatismos.

A pesar de que éste síndrome puede ser molesto y puede resultar embarazoso para un niño, no causa problemas de salud graves. Los pediatras pueden ayudar a los niños a controlar los síntomas del intestino irritable con medicamentos y cambios en la dieta y en el estilo de vida, para que puedan llevar vidas activas y sanas.

Cusas del síndrome del intestino irritable

Cuerpo básico: sistema digestivo

Se desconoce la causa específica del síndrome del intestino irritable, aunque esta afección se suele dar por familias. Las investigaciones indican que los niños con síndrome del intestino irritable son más sensibles al dolor, el malestar y la saciedad en comparación con aquellos que no lo padecen. Algunos alimentos, como la leche, el chocolate, la cafeína, los alimentos grasos, la comida rápida y los alimentos picantes o muy condimentados, también tienden a desencadenar los síntomas de éste síndrome. De todos modos, en algunos casos, no se llegan a identificar sus desencadenantes.

El estrés también puede desempeñar un papel en el síndrome del intestino irritable. Algunos niños con esta afección suelen ser particularmente sensibles al estrés y a los problemas emocionales. Puesto que los nervios del colon y el cerebro están conectados, el estrés y los conflictos (como los problemas familiares, las mudanzas, los exámenes, irse de vacaciones y los traumas) pueden repercutir sobre el funcionamiento del colon, acelerando su ritmo a la vez que enlentecen el del estómago.

Síntomas del síndrome del intestino irritable

Los niños que padecen éste síndrome suelen presentar por lo menos dos de los siguientes síntomas durante un periodo mínimo de tres meses durante en el transcurso del año anterior:

Diagnóstico del síndrome del intestino irritable

No hay ninguna prueba específica que permita diagnosticar el síndrome del intestino irritable. Los pediatras suelen hacer el diagnóstico a partir de los antecedentes médicos completos del niño (incluyendo sus antecedentes familiares de síndrome del intestino irritable) y después de practicarle una exploración física. Tener que responder a preguntas sobre los gases y la diarrea puede resultar embarazoso para un niño; por lo tanto, asegúrele a su hijo que su pediatra habla a diario sobre estos temas y necesita esa información para ayudarle a sentirse mejor.

Lo más probable es que el pediatra también formule preguntas sobre aspectos del entorno doméstico y escolar del niño y es posible que sugiera que su hijo lleve un registro o un diario de lo que vaya come para determinar si ciertos alimentos o sustancias le desencadenan los síntomas propios del síndrome del intestino irritable.

En la mayoría de las ocasiones, los pediatras no necesitan realizar pruebas médicas para diagnosticar este síndrome; pero a veces solicitan análisis de sangre, de heces y radiografías para descartar otros problemas intestinales.

Tratamiento

El síndrome del intestino irritable no tiene cura. De todos modos, hay muchas medidas que pueden ayudar a reducir los síntomas de este síndrome, como las siguientes:

Aunque el síndrome del intestino irritable no sea de riesgo vital, puede afectar a la calidad de vida de quienes lo padecen. Es importante que hable con el pediatra de su hijo sobre formas de controlar los síntomas propios de este síndrome para ayudar a su hijo a llevar una vida activa y sana.

Revisado por: J. Fernando del Rosario, MD
Fecha de revisión: mayo de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Related Articles
Los niños y el ejercicio Cuando la mayoría de los adultos piensa en hacer ejercicio, se imaginan corriendo en la cinta en un gimnasio o levantando pesas en la sala de musculación.
Pero para los niños hacer ejercicio significa jugar y estar físicamente activo.
¿Por qué es inteligente hacer ejercicio? Probablemente habrás oído incontables veces que hacer ejercicio es "bueno para ti” pero ¿sabías que, de hecho, también puede ayudarte a sentirte bien? Hacer la cantidad adecuada de ejercicio puede aumentar tus niveles de energía e incluso ayudarte a encontrarte mejor desde el punto de vista emocional.
Ejercicios fáciles para adolescentes Puedes hacer estos tres ejercicios de fuerza en casa.
Una alimentación saludable Una buena nutrición y una dieta balanceada ayudan al niño a crecer saludable. No importa si su niño es un párvulo o un adolescente, usted puede tomar las medidas necesarias para mejorar su nutrición y formar buenos hábitos alimenticios.
El aparato digestivo ¿Cuál es el primer paso en la digestión de los alimentos? Créase o no, el proceso digestivo comienza incluso antes de que nos pongamos la comida en la boca.
El aparato digestivo ¿Cuál es el primer paso en la digestión de los alimentos? Créase o no, el proceso digestivo comienza incluso antes de que nos pongamos la comida en la boca.
Ayudar a sus hijos a afrontar el estrés Los niños(as) no trabajan y se dedican a jugar, pero todavía tienen mucho de qué preocuparse. Tener estrés por tener que a ir a la escuela o a debido a determinadas situaciones sociales puede parecer abrumador para algunos niños(as), particularmente si no tienen estrategias sanas para hacer frente a sentimientos intensos y a resolver los problemas de todos los días.
La enfermedad celíaca La enfermedad celíaca es un trastorno del sistema inmunológico ocasionado por una intolerancia al gluten. También es conocida como sprue celiaco, enteropatía sensitiva al gluten y non-tropical sprue. Gluten es el nombre de las proteínas que se encuentran en el trigo, centeno, cebada y otros cereales derivados.
Porque es "divertido" hacer ejercicio Los niños hacen ejercicio constantemente sin ni siquiera darse cuenta. El mero hecho de estar activo, como cuando corres por ahí o juegas a pelota en el colegio, es hacer ejercicio. ¿Qué otras cosas pueden considerarse ejercicio?
Tu sistema digestivo Estás sentado en el almuerzo, engullendo tu pizza con albóndigas de carne e intentas, sin éxito, intercambiar tu naranja por la brownie de tu amigo. Cuando has terminado de comer, tomas un último trago de leche, te limpias la boca y te diriges a tu siguiente clase.
La historia del estrés Probablemente habrás oído decir a la gente: "Buf, estoy completamente estresado" o "Esto me está estresando mucho". Tal vez oigas a los adultos decir ese tipo de cosas constantemente. Pero los niños también tienen un montón de cosas en sus vidas que les pueden provocar estrés.
La tensión emocional (estrés) ¿Sientes demasiada tensión emocional y que se te exige demasiado? ¿No duermes bien preocupado por los exámenes y las tareas escolares? ¿Comes de prisa porque estás demasiado ocupado? No estás solo.
Ansiedad, miedos y fobias Todas las personas, desde los niños(as) hasta los adultos más mayores, experimentan ansiedades y miedos de vez en cuando. Sentir y lidiar con la ansiedad puede preparar a las personas más jóvenes a hacer frente a experiencias y situaciones retadoras en la vida.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter