Problemas de espalda: cifosis

Problemas de espalda: cifosis

Read this article in English(Back Problem: Kyphosis)

Tu columna vertebral, o espina, no está completamente derecha. Se forma una ligera curvatura en la espalda. Esta leve curvatura es normal y ayuda a sostener la cabeza y la parte superior del cuerpo.

Para alguien que sufre cifosis, a veces conocida como joroba, la columna se encorva mucho y puede provocar incomodidad o dificultad para respirar.

Por lo general, la cifosis no provoca ningún otro problema y no es necesario hacer nada al respecto. Pero, a veces, puede resultar un problema lo suficientemente grave y la persona debe usar un corsé ortopédico o someterse a una operación.

¿Qué es la cifosis?

La palabra cifosis (se pronuncia: ci-fo-sis) proviene de la palabra griega que se utiliza para nombrar las cosas que se curvan hacia adelante, y precisamente de esto se trata la cifosis: una curvatura o arqueo excesivo de la columna. Es una condición bastante común tanto en niños como en adultos.

CifosisEn realidad, tu columna vertebral no está compuesta por un solo hueso. Al contrario, está compuesta por muchos huesos pequeños, llamados vértebras, que están apilados y unidos por ligamentos. Las vértebras de la parte media y superior de la espalda están unidas a las costillas. Estas son las vértebras que se arquean mucho hacia adelante cuando alguien sufre de cifosis.

Existen distintos tipos de cifosis que afectan a los niños y cada una se debe a una causa distinta:

¿Cómo pueden saber los niños si tienen cifosis?

A veces, la cifosis es fácil de detectar. Una persona que sufre de cifosis puede presentar una joroba o tener la espalda más curva que lo normal. Otros casos de cifosis son más difíciles de reconocer y es posible que no sean visibles.

Para saber si tienes cifosis, el médico examinará tu columna vertebral y quizá te pida que realices una prueba sencilla en la cual debes inclinarte hacia adelante. No te dolerá; todo lo que tienes que hacer es inclinarte hacia adelante desde la cintura. Por lo general, la cifosis se detecta más fácilmente cuando la espalda se estira de esta manera. También es posible que el médico te pida que te recuestes; eso puede ayudar a diagnosticar un caso de cifosis postural.

Si pareciera que puedes tener cifosis, el médico solicitará que se tomen unas radiografías de tu columna. Las radiografías ayudarán al médico a determinar el tipo de cifosis que padeces.

Para ver si la cifosis afecta tu respiración, el médico puede pedirte que respires mientras escucha tus pulmones. En algunos casos, si el médico no considera que la cifosis sea el problema, es posible que solicite un examen de imágenes por resonancia magnética (IRM) de tu espalda.

¿Qué sucede si tengo cifosis?

Si en efecto sufres de cifosis, el médico y tus padres charlarán sobre qué hacer al respecto. Si parece que la curvatura de tu espalda no te causará ningún problema, es posible que no necesites ningún tratamiento. De todas formas, deberás realizarte controles regulares hasta que llegues a la edad adulta para asegurarte de que tu espalda no se sigue arqueando; pero luego, la cifosis generalmente ya no avanza.

En algunos casos, es posible que el médico te envíe a consultar a un ortopedista (se pronuncia or-to-pe-dis-ta), un especialista en espaldas que examinará tu columna vertebral para determinar la gravedad de tu cifosis y buscar la causa.

En el caso de cifosis postural, es posible que el médico recete fisioterapia y ejercicios de fortalecimiento. Los músculos fuertes ayudan a mantener la columna en su lugar. En algunos casos, el ortopedista puede incluso sugerir una cama más firme o clases para corregir la postura.

En el caso de la enfermedad de Scheuermann, es posible que el ortopedista recomiende el uso de un corsé que ayude a sostener la espalda y evitar que la cifosis avance a medida que los huesos crecen. En algunos casos más severos, la cifosis debe tratarse con una operación.

Tratamiento de la cifosis con corsé ortopédico

Un corsé ortopédico puede evitar que la cifosis empeore y sostener la espalda de una persona mientras crece, pero no solucionará la enfermedad en forma permanente. El ortopedista les dirá a ti y tus padres qué tipo de corsé es el mejor según tu condición. Algunos tipos de corsé ortopédico se utilizan solamente de noche. Otros están diseñados para utilizarse de día y de noche.

Los médicos buscan constantemente mejorar los diseños de corsé para niños. Así, los corsé ortopédicos son cada vez más livianos, más cómodos y más fáciles de usar. Si debes utilizar un corsé, es importante que lo uses de la manera correcta. De lo contrario, no tendrá el efecto esperado.

Una vez que tu columna vertebral termine de desarrollarse, probablemente la cifosis no vuelva a ser una preocupación y no deberás volver a usar el corsé.

Tratamiento de la cifosis con cirugía

En la mayoría de los casos, un corsé ortopédico será suficiente para tratar la cifosis. Pero en casos de cifosis agravada o cifosis congénita, la persona puede necesitar una cirugía. Generalmente, se trata de una cirugía conocida como fusión vertebral. Durante este procedimiento, se fusionan, o unen, dos o más de las vertebras afectadas para reducir la curvatura de la columna.

Si un niño debe someterse a este tipo de operación vertebral, se le dará anestesia: un tipo de medicamento que duerme al paciente y evita que sienta dolor durante la cirugía. Luego, el cirujano unirá nuevas partes de hueso a la vértebra, mediante el uso de varillas de metal, tornillos y alambres colocados debajo de los músculos de la columna. Entre unos pocos meses y un año, los huesos crecen juntos, o se "fusionan".

Una vez que los huesos se hayan sanado, las piezas de metal ya no son necesarias, pero no causarán dolor. Para sacarlas, debería realizarse otra operación; por ello los médicos generalmente las dejan donde están.

Años atrás, antes de que comenzaran a usarse las varillas de metal, los niños debían usar un yeso corporal hasta por un año mientras se recuperaban de la fusión vertebral. Gracias a la cirugía moderna, los niños pueden moverse durante la recuperación. De hecho, generalmente los médicos recetan fisioterapia como parte de la recuperación.

Cada situación es diferente, pero la mayoría de los niños que se someten a cirugía para corregir la cifosis caminan dentro de los dos días y generalmente regresan a su casa en el transcurso de la semana. La mayoría volverá a clases un mes después de la cirugía y pueden retomar algunas de sus actividades dentro de los 3 o 4 meses.

Entre los 6 y los 12 meses, la mayoría de los niños está en condiciones de volver a todas sus actividades de rutina, y los huesos deberían estar unidos completamente al cabo de un año. Es importante que los niños que han pasado por una cirugía hablen con sus padres y el médico sobre las actividades que pueden realizar mientras la espalda se cura.

Los niños con cifosis pueden llevar una vida normal y activa, y generalmente no tendrán restricciones. El deporte y las actividades no empeoran la cifosis, por lo tanto, está bien que, luego de la cirugía, los niños salgan y jueguen, siempre y cuando hayan hablado con el médico y sus padres sobre cómo participar de modo seguro.

Revisado por: Suken Shah, MD
Fecha de la revisión: julio de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
Escoliosis La columna vertebral, o espina dorsal, ayuda a mantener el cuerpo erguido. Sin ella, no podrías caminar, correr o hacer deporte. Si te miras al espejo de lado o miras a un amigo de perfil, te darás cuenta de que la espalda no es plana como una tabla. En cambio, se curva hacia adentro desde el cuello hasta la región lumbar.
¿Qué occurre dentro del quirófano? Tal vez hayas visto algún quirófano por televisión o conozcas a alguien que haya estado en uno. Puede parecer misterioso e interesante – ¿pero que ocurre realmente dentro de un quirófano?
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter