Síndrome metabólico

Síndrome metabólico

Read this article in English(Metabolic Syndrome)

Como padre, usted sabe que la vida está llena de escenarios causa-efecto: Si no trabaja, no puede pagar las cuentas. Si ignora ese ruido que hace el automóvil, podría terminar al costado de la ruta con problemas en el motor.

Lamentablemente, para los niños, este concepto es con frecuencia un poco más difícil de captar. Ellos tienden a vivir en el presente y no piensan demasiado en las consecuencias a largo plazo. Por lo general, esto resulta bien porque usted está allí para brindar apoyo y, si es necesario, protección.

Pero cuando se trata de la salud de sus hijos, existen algunas consecuencias a largo plazo que quizás ni siquiera sepa que tiene que enfrentar. Uno de los mejores ejemplos de esto es una afección denominada síndrome metabólico.

Acerca del síndrome metabólico

Para no confundirlo con la enfermedad metabólica (que se produce cuando las hormonas y otros químicos del cuerpo dejan de interactuar correctamente), el síndrome metabólico describe un grupo de factores de riesgo que encamina a los niños hacia enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2.

Los niños con síndrome metabólico poseen al menos tres de los siguientes factores de riesgo:

Le sorprenderá saber que estos son problemas que pueden sufrir los niños. Después de todo, la presión arterial alta y colesterol elevado son cosas de las cuales generalmente se quejan las personas mayores.

Ya no es así. Gracias al aumento de la epidemia de obesidad en los jóvenes, los niños y adolescentes están sufriendo estas afecciones (y las están sufriendo más temprano que nunca). Algunos cálculos indican que casi 1 de 10 adolescentes (y más de un tercio de los adolescentes obesos) sufren síndrome metabólico. Y en un estudio realizado en 375 alumnos de segundo y tercer grado, se descubrió que 5% padecía síndrome metabólico y 45% sufría uno o dos factores de riesgo de éste.

Esto es algo que los padres deben saber, especialmente porque pueden tomar medidas para disminuir las posibilidades de que sus hijos padezcan el síndrome metabólico o los factores de riesgo que lo producen.

Causas

Debido a que es un precursor de las enfermedades cardíacas y de la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico (también denominado síndrome dismetabólico o síndrome X) es ocasionado por los mismos problemas que producen esas enfermedades. Por lo tanto, seguir una dieta con muchas calorías y pocos nutrientes, y consumir mucha comida rápida y bebidas azucaradas puede poner en riesgo a los niños.

Jugar videojuegos durante la mayor parte del día o sentarse frente a la computadora y no realizar demasiado (o ningún) ejercicio también puede aumentar las posibilidades de un niño de padecer factores como la obesidad, el colesterol asociado a las LDL ("colesterol malo"), la hipertensión y el nivel alto de azúcar en sangre que definen al síndrome metabólico.

El riesgo de padecer esta afección parece ser mayor durante la pubertad. Esto puede deberse a que la grasa corporal, la presión arterial y los lípidos se ven afectados por las hormonas que causan los diversos cambios de la pubertad.

Los niños que presentan antecedentes familiares de enfermedades cardíacas y diabetes corren mayores riesgos de padecer síndrome metabólico. Pero, como la mayoría de las cosas en la vida, los hábitos de vida que adopta un niño pueden orientar las cosas en un sentido u otro. De modo que los niños que son activos, están en forma y comen muchas frutas y verduras pueden reducir drásticamente sus posibilidades de padecer síndrome metabólico (incluso si un familiar cercano ya la padece).

Efectos

El síndrome metabólico en sí mismo con frecuencia no presenta síntomas perceptibles de forma temprana. Pero si se permite que sus factores de riesgo aumenten durante demasiado tiempo, pueden comenzar a presentarse los cambios principales en el cuerpo, como:

Diagnóstico

Para realizar un diagnóstico del síndrome metabólico, el niño debe padecer al menos tres de los cuatro factores de riesgo. Los factores de riesgo más comunes en los adolescentes son la hipertensión y el colesterol asociado o LDL elevado de las LDL. Sin embargo, si se presenta un sólo factor de riesgo, el médico posiblemente intentará detectar los demás. Esto es especialmente cierto si un niño sufre sobrepeso, si tiene algún familiar con diabetes tipo 2 o si padece acantosis nigricans.

Estos exámenes y análisis pueden ayudar a los médicos a realizar un diagnóstico del síndrome metabólico:

El diagnóstico del síndrome metabólico en niños y adolescentes puede ser un poco como intentar acertar en un blanco móvil. Por este motivo, a medida que cambian y crecen los cuerpos de los niños, los números límite de muchos de estos análisis también cambian. Para estandarizar parte de esta información, los médicos utilizan tablas especiales (muy similares a las tablas de crecimiento) para determinar donde se encuentran los números de un niño de acuerdo con su edad, sexo, peso y altura. Esto también los ayuda a seguir el progreso del niño a través del tiempo.

Tratamiento de los factores de riesgo

Si su hijo tiene diagnóstico de síndrome metabólico, no significa necesariamente que padecerá enfermedades cardíacas o diabetes, pero las posibilidades aumentarán (especialmente si los factores de riesgo implicados no mejoran o se eliminan).

Para algunos niños, un cambio en el estilo de vida puede ser suficiente para reducir el riesgo de una enfermedad grave. El médico puede recomendar:

Si los cambios en el estilo de vida no son suficientes, se pueden recetar medicamentos a un niño para tratar los factores de riesgo individuales. Por lo tanto, los niños con presión arterial alta pueden tratarse con fármacos contra la hipertensión. A otros con colesterol elevado de las LDL se les podrá recetar estatinas u otros fármacos para reducir los lípidos. A los niños con nivel alto de azúcar en sangre que están a punto de contraer la diabetes, se les puede administrar medicamentos para disminuir la resistencia a la insulina.

Aunque los fármacos para bajar de peso que son eficaces en los adultos aún son experimentales en los niños, algunos niños que padecen obesidad mórbida (doble o más del peso saludable para los niños de su sexo, edad y altura) podrían beneficiarse con estos medicamentos.

Mientras que la cirugía bariátrica para bajar de peso aún no está aprobada en los niños por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA), algunos adolescentes con obesidad mórbida o aquellos que son obesos y han sufrido enfermedad cardíaca o diabetes pueden ser candidatos para el procedimiento.

Cambio de curso

Esta es una gran cosa que los niños pueden aprender sobre causa-efecto: ellos tienen el poder de influir positivamente en su salud. Comer bien y estar activo son dos maneras en las que pueden ayudar a garantizar un futuro más sano.

Por supuesto, es más fácil para los niños tomar mejores decisiones si ven a sus padres hacer lo mismo. Por lo tanto, realice un plan para ayudar a toda su familia a elegir una nueva dirección más saludable. Después de todo, comenzar tarde a transitar por el camino correcto es mejor que permanecer en el camino incorrecto.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: septiembre de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Related Articles
El colesterol y su hijo La mayoría de padres probablemente no se plantean que sus hijos puedan tener el colesterol alto ni qué implicaciones podría tener ese hallazgo. Pero tener el colesterol alto es uno de los principales factores que predisponen a desarrollar enfermedades cardíacas y apoplejía, y las investigaciones médicas muestran que muchas enfermedades cardiovasculares tienen su origen en la infancia.
El sobrepeso y la obesidad El número de niños obesos o con sobrepeso está aumentando a una velocidad fenomenal en los Estados Unidos. En general, los niños pasan más tiempo frente al televisor, la computadora o la consola de videojuegos y menos tiempo haciendo ejercicio. Por otra parte, las ajetreadas familias de hoy en día tienen menos tiempo para preparar comidas saludables en casa regularmente todos los días.
Diabetes tipo 2: ¿Qué es? Existen dos tipos principales de diabetes, cuyos nombres no son muy interesantes. Se denominan "diabetes tipo 1" y "diabetes tipo 2." Veamos en qué consiste la diabetes tipo 2, un problema de salud que afecta a niños y adultos.
Diabetes tipo 2: ¿Qué es? Cuando se trata de tu cuerpo, es probable que pases más tiempo pensando en tu cabello que en tus hormonas. Sin embargo, en algunas personas, el mal funcionamiento de una hormona que se llama "insulina" provoca una enfermedad conocida como diabetes tipo 2.
Diabetes tipo 2: ¿Qué es? La diabetes es una condición crónica que necesita atención cuidadosa, pero con algo de conocimiento práctico, usted puede hacer que su hijo sea su aliado más importante para aprender a vivir con la enfermedad.
¿Es posible prevenir la diabetes? La diabetes es un problema de salud que afecta a niños de todas las edades, pero no se contrae con la misma facilidad que un resfriado. En algunos casos, la diabetes puede prevenirse. ¿Cómo? Vamos a enterarnos.
¿Es posible prevenir la diabetes? A veces, también es aconsejable tomar estas medidas preventivas con los problemas de salud como la diabetes. Lo que haces ahora, dependiendo del tipo de diabetes, puede ayudar a prevenir problemas de salud futuros.
¿Se puede prevenir la diabetes? Como todo padre, usted quiere proteger a su hijo de todas las cosas, lo cual, por supuesto, es virtualmente imposible. Pero, ¿puede prevenir que su hijo adquiera diabetes?
Cuando el nivel de azúcar en sangre es muy elevado La concentración de glucosa en sangre es la cantidad de glucosa que contiene la sangre. La glucosa es un azúcar procedente de los alimentos que ingerimos, y también se forma y almacena dentro del cuerpo.
Cuando el nivel de azúcar en sangre es muy elevado La glucosa, o azúcar, es el principal combustible del cuerpo. Esto significa que tu cuerpo —incluyendo tu cerebro— necesita glucosa para funcionar adecuadamente. Pero a pesar de que necesitamos la glucosa como fuente de energía, un exceso de glucosa en sangre puede ser perjudicial.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter