Elegir a tu propio médico

Elegir a tu propio médico

Read this article in English(Choosing Your Own Doctor)

El médico de Jerome trabaja en un edificio médico completamente nuevo con un amplio personal. Es serio y eficiente, y a Jerome le gusta que sea así. Es muy profesional y parece menos entrometido cuando discuten cuestiones personales.

Con Chelsea ocurre justamente lo contrario. Ella se siente a gusto en el acogedor consultorio color café de su médica. El enfoque cálido y personal de su médica ayuda a Chelsea a sentirse más cómoda cuando la conversación gira hacia temas más confidenciales.

¿Te conectas más con un médico acogedor y cordial o con uno que sea eficiencia pura? Dependerá de tu personalidad. Los médicos tienen características tan individuales como todos nosotros.

¿Necesito cambiar de médico?

La adolescencia es un buen momento para que te empieces a involucrar en el cuidado de tu salud, y parte de esto supone encontrar a un médico que te guste. Entonces, ¿cuál es la mejor forma de encontrar a un médico adecuado para ti?

Y si vas a mas de un medico?En primer lugar, considera lo cómodo que te sientes con tu médico actual. El hecho de empezar a involucrarte en tu salud no significa que necesites cambiar de médico. Muchos adolescentes prefieren conservar el pediatra que los ha atendido desde que eran bebés. Pero no podrás seguir yendo a un pediatra durante toda la vida. Por eso muchos adolescentes deciden cambiarse a un médico de adultos.

Otra opción posible consiste en un médico de medicina adolescente. Estos médicos están especializados en cuestiones relacionadas con la adolescencia pero, como con el pediatra, seguirás necesitando cambiarte a un médico de adultos más adelante.

A veces la decisión de cambiar de médico no dependerá de ti: tal vez tu pediatra deje de atender pacientes a partir de tu edad o tal vez te mudes a otra ciudad. Si has estado pensando que te encantaría tener un médico de tu mismo género o que te entienda mejor que el de siempre, ahora es el momento.

Elige a un médico con quien puedas hablar

Lo más importante para encontrar a un médico adecuado para ti no es que tenga un título otorgado por una de las mejores universidades de EE.UU. o un consultorio llena de lujoso equipo médico. Lo más importante es encontrar a un médico con quien te sientas cómodo.

Por supuesto, tu querrás que tu médico esté informado sobre los últimos avances médicos. Los hospitales y las juntas estatales de concesión de títulos requieren que los médicos tengan conocimientos actualizados en sus campos de estudio. Pero un buen médico también necesita entender tus creencias y preocupaciones.

No todo es cuestion de medicos¿Te interesan las técnicas de la medicina alternativa? Entonces te conviene buscar a un médico (junto con el personal de su consultorio) que respete tus valores. Lo mismo ocurre si tus preocupaciones incluyen cuestiones muy personales, como la sexualidad.

Tu salud depende de que tu médico pueda explorar partes de tu ser que tu puedes considerar muy íntimas. Necesitas tener la sensación de poderle preguntar a tu médico sobre cualquier cosa, por personal que sea. ¡Elegir a un médico con quien te conectes de verdad es lo mejor para tu salud!

Qué es lo importante

Para encontrar a un médico que te ayude a sentirte lo más cómodo posible, empieza por hacer una lista de las cosas que son importantes para ti. Por ejemplo:

Asimismo, tal vez te interese hacer preguntas para averiguar cómo el consultorio maneja las urgencias o contesta las preguntas que los pacientes pueden tener. Por ejemplo:

Estas listas solo son un punto de partida, las tuyas pueden ser diferentes. Tras elaborar tu lista, ordena todos los puntos según su grado de importancia.

Diferentes tipos de médicos

Ahora ya estás listo para buscar a tu médico de atención primaria. Hay muchos tipos diferentes de médicos entre los que elegir. Céntrate en los aspectos más valorados de tu lista y pregunta a amigos y familiares sobre sus médicos. O, si tu médico actual tiene que dejar de atenderte, pídele que te recomiende otro profesional.

El último paso consiste en comprobar qué médicos de tu área están cubiertos por tu seguro médico (o el de tus padres, si todavía cubre a los hijos de tu edad). La mayoría de los seguros médicos ofrecen la opción de "buscar médico" en su página de Internet. O llama al consultorio del médico y pregunta si está cubierto por tu seguro.

Concertar la prima cita

Es hora de que contactes al médico elegido, o bien pide a tus padres que lo hagan. Llama al consultorio y pide cita para un control de salud. (Si estás enfermo, es mejor que te vea tu médico habitual, de ser posible.)

PreparateLas horas de los médicos de adultos se llenan enseguida, de modo que es posible no te citen para un control de salud hasta dentro de varias semanas o, incluso, meses. No pasa nada; deberás solicitar tu expediente médico a tu actual médico y esto puede tardar un par de semanas. Si te atendián varios tipos diferentes de médicos, pídeles que hagan un pequeño resumen sobre tus antecedentes médicos en vez de solicitarles el expediente médico completo.

Algunos médicos no aceptan pacientes nuevos. De modo que te ayduará elaborar una lista de médicos que te gusten, por si tu primera elección no diera resultado.

La primera visita

En la primera visita, está preparado con las preguntas que quieras hacerle al médico. Puede ayudarte llevar una lista de preguntas, ya que es muy fácil olvidarse alguna cosa cuando uno se encuentra en la consulta con el médico.

Si te da vergüenza formular determinadas preguntas, da la lista que hayas escrito a tu médico. De todos modos, ese sería un buen momento para que te empezaras a acostumbrar a hablar sobre cuestiones personales: probablemente tu médico habrá visto u oído muchas veces todo lo que pueda preocuparte, y solo te querrá ayudar. El cuerpo humano (aunque tengáis que hablar sobre algo sumamente embarazoso para ti) no es más que medicina para un médico.

Hacer preguntas es mucho más que obtener respuestas. El modo en que te responda tu médico o enfermero te ayudará a averiguar si explica las cosas de una forma útil y adecuada para ti.

Otra prueba para asegurarte de lo fácil que te resultará comunicarte con tu médico y enfermero consiste en pedirle que repita algo, como las instrucciones para tomar determinado medicamento o una dieta que necesites seguir. Debes tener la seguridad de que tu equipo médico tiene paciencia e intenta que lo entiendas todo, en apurarse a terminar consulta. O pregunta al médico si puedes grabar sus instrucciones a fin de reproducirlas más delante para estar seguro de haberlo entendido todo.

Lleva a la primera visita tus expedientes médicos de las consultas de los médicos que te atendían previamente. (O pídeles que envíen esos documentos a tu nuevo médico con anticipación). El médico necesita estar informado sobre tu proceso de crecimiento, las vacunas que mas recibido, cualquier medicación que tomes y las enfermedades y alergias que padezcas.

El hecho de hablar sobre tu expediente médico será un buen momento para que el médico empiece a tratar cualquier afección médica que padezcas, lo que incluirá estar pendiente de cuándo deben renovarse las prescripciones médicas y recetas de medicamentos.

Padres y otros acompañantes

Si tus padres saben que quieres cambiar de médico, probablemente se darán cuenta de que quieres encargarte de este tema. Es un buen momento para que les comentes que quieres pasar tiempo a solas con tu médico o, incluso, ir tú solo a su consulta si eres lo suficientemente mayor.

Si tu madre o tu padre van contigo a la visita, contesta tú a la mayor cantidad posible de preguntas que formule el médico, en vez de esperar a que otros hablen por ti. Al médico le interesa saber cómo te encuentras, qué sientes y qué te ocurre, no cómo creen tus padres que te encuentras y te sientes. A veces los padres tienden a precipitarse e intentan contestarlo todo. Generalmente no intentan asumir el control. Solo están demasiado acostumbrados a responder a las preguntas sobre ti porque llevan haciéndolo desde que eras pequeño.

Si sientes que no puedes responder con sinceridad a algunas de las preguntas del médico ante la presencia de otras personas, cuéntale qué te ocurre cuando esté a solas con el. La mayoría de los médicos entienden que los adolescentes necesitan estar a solas con sus médicos y muchos de ellos piden a los padres que les dejen un tiempo para hablar a solas con sus pacientes.

¿Volver a cambiar de médico?

¿Diste con un nuevo médico solo para darte cuenta, tras varias visitas, que no era lo que esperabas? No estas condenado a él: vuelve a cambiar de médico. Es importante que encuentres a alguien en quien confíes, con quien te sientas cómodo y con quien puedas desarrollar una estrecha relación conforme vayas haciéndote mayor.

Con todos los cambios que están ocurriendo en tu mente, tu cuerpo y tu vida, tu médico será un valioso recurso para los años que se vienen. De modo que es natural que busques a una persona con quien tengas una verdadera conexión y que puedas conservar durante mucho tiempo. En el fondo, no hay nadie mejor a quien acudir cuando estés preocupado por tu salud que un médico que te conoce bien desde hace cierto tiempo.

Revisado por: Cory Ellen Nourie, MSS, MLSP
Fecha de revisión: marzo de 2010





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
Cómo renovar una receta ¿Incluyó tu médico renovaciones en tu receta? Controla la etiqueta. Si la etiqueta tiene un número al lado de la sección "renovaciones" (refills), esa es la cantidad de veces que puedes obtener más medicamentos sin tener que volver a visitar a tu médico.
Exploraciones testiculares Los examenes médicos, sean para la escuela, la práctica de algún deporte o un campamento de verano, tienen su razón de ser. Muchas partes del examen tienen sentido para la mayoría de los chicos: la báscula se utiliza para pesarlos, el estetoscopio para escucharles el corazón.
Cómo surtir una receta Significa que comienzas a hacerte responsable de tu atención médica.
Hablar con tu médico Asumámoslo: la vida puede volverse mucho más complicada cuando uno es adolescente. Aparte de todos los cambios corporales y emocionales que estás experimentando, tienes que tomar más decisiones, hacer más elecciones y afrontar más estrés en tu centro de enseñanza, el deporte, el trabajo, la familia e incluso tus amistades.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter