Alergia a alimentos y viajes

Alergia a alimentos y viajes

Read this in English(Food Allergies and Travel)

A Gillian le encanta viajar y ha tomado la firme decisión de no permitir que su alergia alimentaria se lo impida. Afirma que las preocupaciones y la sensación de inseguridad que antes acompañaban a su alergia alimentaria se han ido esfumando a medida que iba creciendo. Ahora no duda en hacer preguntas sobre la comida, esté donde esté. Sabe que el hecho de ignorar su alergia alimentaria podría provocarle una importante reacción que, aparte de llamar mucho más la atención de los demás, la expondría a un grave (y "anti-vacacional") peligro.

Sí, la gente que padece alergias con riesgo de vida puede hacer viajes de todo un fin de semana, pasar el verano en el extranjero o unas vacaciones en plena naturaleza. Solo implica saber planificar las cosas y tener confianza en uno mismo.

Prepárate mentalmente

Organizar un viaje puede ser estresante para cualquiera. Pero la gente afectada por una alergia alimentaria puede angustiar incluso más por el hecho de tener que alejarse de un ambiente conocido y familiar. Es fácil entender el porqué: no solo tienen que sentirse seguros en el lugar de destino, sino que también deben abordar cualquier inquietud social que pueda surgir, como pedir un tipo de alojamiento especial, evitar ciertas actividades o lugares o explicar la necesidad de preparar su propia comida.

Incluso entre amigos, a veces la gente se siente molesta o avergonzada cuando se trata el tema de las alergias alimentarias. De modo que es natural preocuparse por la posibilidad de sentirse incluso más incómodo en un nuevo ambiente o cultura.

Tal vez la mejor forma de tranquilizarte y de incrementar la seguridad en ti mismo sea que investigues y te informes bien para que puedas organizar tu viaje a conciencia. Piensa con antelación. En vez de intentar ignorar tus preocupaciones, utilízalas como una guía para prepararte y así poder afrontar el tipo de situaciones con que te podrías encontrar en el lugar de destino. Recuérdate que tu angustia es real y completamente comprensible.

Tú ya sabes manejar tu alergia alimentaria; lo haces día tras día. Las estrategias que te ayudan a hacerlo cuando estás en casa pueden funcionar igual de bien cuando viajes.

Piensa sobre qué tipo de situaciones te podrías encontrar y cómo las deberías afrontar. Habla sobre cualquier preocupación con tus mejores amigos y con los miembros de tu familia que vayan a viajar contigo. No solo pueden ayudarte a evitar situaciones arriesgadas, sino que también pueden ser tu sistema de apoyo emocional.

Si vas a viajar al extranjero, habla con alguien que conozca y entienda las tradiciones y la cultura del país de destino para que te dé consejos sobre cómo puedes controlar tu alergia sin dejar de encajar en esa cultura.

Si el viaje lo va a organizar una persona que no pertenece a tu familia (como un profesor o el padre de un amigo tuyo), asegúrate de que esa persona tiene bien claras cuáles son tus necesidades. Asegúrate también de que esa persona está lo bastante informada sobre las alergias alimentarias como para poder cuidar de ti.

Ten listo tu plan

El hecho de planificar las cosas con antelación te ayudará a sentirte menos angustiado por lo que podría ir mal y más entusiasmado por la aventura que se avecina. Empieza elaborando un listado detallado de cosas pendientes con un par de semanas a un mes de antelación. Revisa cada una de la tareas que figuran a continuación, junto con cualquier otra tarea que te hayan recomendado tu médico, enfermero o educador, empezando por la que se deba hacer en primer lugar.

Ten listo tu plan (más)

Si llevas medicamentos de venta con receta cuando viajes, asegúrate de llevar las recetas junto con los medicamentos o de que en sus envases están claramente visibles las etiquetas que indican que se trata de medicamentos recetados por un médico. Así evitarás posibles confusiones con los inspectores del equipaje. Es posible que debas llevar encima la caja del inyectable de adrenalina (o epinefrina), aparte del inyectable. Así mismo, lleva una carta de tu médico donde te autorice a llevar esos medicamentos.

Estar alerta, adoptar precauciones y llevar siempre encima ciertos medicamentos forman parte de la vida normal de una persona afectada por una alergia alimentaria. Cuando hayas viajado una vez o un par de veces, te acostumbrarás a la dinámica, de modo que viajar con una alergia alimentaria también pasará a formar parte de tu rutina. Y, en vez de sentir que "viajas con una alergia alimentaria", acabarás teniendo la sensación de que simplemente "viajas".

Con una correcta planificación, los viajes pueden ser liberadores y ayudarte a sentirte más independiente. Además, viajar te permitirá darte cuenta de lo bien que sabes cuidar de ti mismo.

Revisado por: Robert Van Winkle, MD, y Sheelagh M. Stewart, RN, MPH
Fecha de revisión: octubre de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Web SiteMiPlato Usted encontrara una gran cantidad de sugerencias que puede ayudarle a empezar una dieta saludable.
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental
Related Articles
Alergias: la historia de Gillian Gillian dice: He estado afrontando las alergias desde hace mucho tiempo. ¡Voy al alergista desde los 5 años!
Alergia al huevo Vivir con una alergia al huevo implica estar pendiente de lo que comes y leer atentamente todas las etiquetas de los alimentos que consumas.
Alergia a la leche Hay alimentos que es evidente que contienen leche, como la pizza. Pero hay otros, como los productos horneados, en los que no es tan evidente. Entonces ¿qué debería hacer una persona que es alérgica a la leche?
Alergia a los frutos secos y a los cacahuetes Los cacahuetes figuran entre los alimentos que desencadenan más reacciones alérgicas y a menudo se cuelan entre los ingredientes de muchos productos alimenticios que no parece que los contengan.
Alergias alimentarias Las alergias alimentarias ocurren cuando el sistema inmunitario considera, por error, que algo que ingiere la persona es nocivo para su cuerpo.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter