Bronquiolitis

Bronquiolitis

(Bronchiolitis)

Sobre la bronquiolitis

La bronquiolitis es una enfermedad frecuente del aparto respiratorio, provocada por una infección que afecta a las vías respiratorias diminutas, denominadas "bronquiolos", que desembocan en los pulmones. Conforme estas vías respiratorias se van inflamando, se hinchan y se llenan de mucosidad, lo que dificulta la respiración.

bronquiolitis

Bronquiolitis:

La asistencia a guarderías y la exposición al humo del tabaco también pueden incrementar las probabilidades de que un bebé o niño pequeño desarrolle una bronquiolitis.

Aunque suele tratarse de una enfermedad leve, algunos bebés corren el riesgo de enfermar de gravedad y requerir hospitalización. Los factores que aumentan el riesgo de desarrollar una bronquiolitis grave incluyen el nacimiento prematuro, padecer previamente una enfermedad pulmonar o cardíaca crónica y tener un sistema inmunológico debilitado por enfermedades o medicamentos.

Los niños que han padecido bronquiolitis tienen más probabilidades de desarrollar asma más adelante, pero todavía no está claro si la bronquiolitis provoca o desencadena el asma o si los niños que desarrollan asma cuando son mayores simplemente eran más proclives a desarrollar bronquiolitis durante la lactancia. Se están realizando estudios para aclarar la relación existente entre la bronquiolitis y el posterior desarrollo del asma.

La bronquiolitis suele estar provocada por una infección viral, más a menudo la infección por el virus sincitial respiratorio (VSR). Las infecciones causadas por este virus son responsables de más de la mitad de todos los casos de bronquiolitis y ocurren sobre todo en invierno y a principios de la primavera. Otros virus asociados a la bronquiolitis incluyen el rhinovirus, el virus de la gripe y el metapneumovirus humano.

Signos y síntomas

Los primeros síntomas de bronquiolitis suelen ser los mismos que los del resfriado común:

Estos síntomas duran uno o dos días y van seguidos de empeoramiento de la tos y respiración sibilante (emisión de "pitos" o silbidos agudos al espirar).

A veces se desarrollan de forma paulatina problemas respiratorios más graves, marcados por los siguientes signos:

El niño también puede presentar falta de apetito, no alimentarse bien y/o desarrollar deshidratación. También pueden producirse vómitos después de los episodios de tos. Con menor frecuencia, los bebés, sobre todo los prematuros, pueden tener episodios donde dejan brevemente de respirar (denominados "apneas") antes de desarrollar otros síntomas.

En los casos graves, los síntomas empeoran con rapidez. Un niño con bronquiolitis grave puede fatigarse por el esfuerzo de respirar y entrarle una cantidad muy escasa de aire en los pulmones debido a la obstrucción de sus pequeñas vías respiratorias. Su piel puede volverse azulada ("cianosis"), lo que resulta especialmente visible en los labios y las uñas. El niño también puede deshidratarse por el esfuerzo respiratorio, los vómitos y la reducida ingesta de alimentos.

Contagio

Las infecciones que pueden provocar bronquiolitis son contagiosas. Los gérmenes se propagan a través de gotitas del fluido procedentes de la nariz y la boca de una persona infectada. Estas son aerotransportadas mediante estornudos, toses o risas, y también pueden acabar sobre objetos que toca la persona infectada, como pañuelos usados o juguetes.

Los bebés que asisten a guarderías tienen mayor riesgo de contraer una infección que podría derivar en bronquiolitis porque están en contacto directo con muchos niños pequeños.

Prevención

La mejor forma de evitar la propagación de los virus que pueden provocar una bronquiolitis consiste en lavarse las manos a menudo. También puede ayudar el hecho de mantener a los bebés lejos de personas resfriadas o con tos. Los bebés que están expuestos al humo del tabaco tienen más probabilidades de contraer bronquiolitis más graves, en comparación con los bebés que viven en casas donde no se fuma. Por eso es tan importante evitar exponer a la población infantil al humo del tabaco.

Aunque todavía no se ha desarrollado una vacuna contra la bronquiolitis, existe un medicamento que se puede administrar para reducir la gravedad de esta enfermedad. Contiene anticuerpos contra el VSR y se inyecta mensualmente durante la estación donde se producen más casos de infección por el VSR. Este medicamento solo es recomendable en bebés con riesgo elevado de contraer bronquiolitis, como los muy prematuros o aquellos que padecen una enfermedad pulmonar o cardíaca crónica.

Incubación

El período de incubación (el tiempo que transcurre desde la infección hasta la aparición de los síntomas) oscila de varios días a una semana, en función de la infección que provoque la bronquiolitis.

Duración

La bronquiolitis suele durar alrededor de 12 días, pero los niños que padecen casos más graves de esta enfermedad pueden seguir tosiendo durante semanas. Por lo general, la enfermedad llega al punto de mayor intensidad entre el segundo y el tercer día desde el inicio de la tos y de las dificultades para respirar y después remite de forma gradual.

Tratamiento profesional

Por suerte, la mayoría de los casos de bronquiolitis son leves y no requieren ningún tratamiento profesional específico. Los antibióticos no son útiles porque la bronquiolitis está provocada por una infección viral y los antibióticos solo son eficaces en las infecciones bacterianas. A veces se administra medicación para ayudar a desobstruir las vías espiratorias del niño.

Los bebés que tienen problemas para respirar, están deshidratados o parecen fatigados siempre deben ser evaluados por un médico. Los lactantes moderada o gravemente enfermos pueden requerir hospitalización para que reciban una atenta observación, líquidos y oxígeno húmedo. En contadas ocasiones y en casos muy graves, se utilizan respiradores para ayudar al bebé a respirar hasta que empiece a mejorar.

Tratamiento en casa

El mejor tratamiento para la mayoría de los niños es darles tiempo para que se recuperen y abundantes líquidos. Asegurarse de que un paciente bebe suficiente líquido puede resultar algo complicado, ya que un lactante o niño con bronquiolitis puede no tener ganas de beber. Por lo tanto, se les debe ofrecer líquido en pequeñas cantidades y con mayor frecuencia de la habitual.

El aire de interiores, sobre todo durante el invierno, puede resecar las vías respiratorias y hacer que la mucosidad se vuelva más pegajosa. Algunos padres colocan humidificadores de vapor frío en la habitación del niño para fluidificar la mucosidad de las vías respiratorias y aliviar la tos y la congestión. Si utiliza uno, límpielo a diario con lavandina de uso doméstico para evitar la formación de moho. Evite los humidificadores de vapor caliente, que pueden ser peligrosos y provocar quemaduras.

Para despejar la congestión nasal, pruebe de utilizar una perita y gotas nasales de solución salina. Esto puede ser especialmente útil justo antes de alimentar y de acostar al niño. A veces, acostar al niño en una postura ligeramente erguida, es decir, con la espalda un poco levantada, puede ayudar a reducirle el esfuerzo respiratorio. El paracetamol puede bajar la fiebre y aliviar las molestias. Asegúrese de administrar las dosis adecuadas y con la periodicidad adecuada en función del peso del niño.

Cuándo llamar al pediatra

Llame al pediatra si su hijo:

Pida ayuda inmediata si su hijo tiene problemas para respirar y la tos, las retracciones o la respiración sibilante empeoran, o si los labios o las uñas de los dedos se le ponen azulados.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: enero de 2014





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Related Articles
Análisis de la función pulmonar Los análisis de la función pulmonar consisten en una variedad de exámenes que miden la capacidad respiratoria de una persona.
Bronquios Cuando una persona respira, el aire que toma por la nariz y la boca se dirige hacia la traquea. Desde allí, pasa a través de los bronquios hacia el interior de los pulmones y, finalmente, vuelve a salir.
Neumonía “Neumonía” es un término general que engloba las infecciones de pulmón, que pueden estar provocadas por diversos microorganismos, como virus, bacterias, hongos y parásitos.
Información sobre la gripe La gripe es el nombre común de la influenza, una enfermedad causada por un virus que ataca al aparato respiratorio.
Neumonía Es verdad que la neumonía, también denominada “pulmonía”, puede ser grave. Pero muy a menudo es una infección que tiene fácil tratamiento y que no requiere ingreso hospitalario.
Gripe Los principales síntomas de la gripe son fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, mareos, pérdida del apetito y cansancio. Los síntomas también pueden incluir tos, dolor de garganta, goteo nasal, náuseas, debilidad y depresión. En los bebés, la gripe puede parecerse a la sepsis (una infección bacteriana generalizada y grave).
Crup El término crup no se refiere a una sola enfermedad, sino a un conjunto de afecciones que involucran la inflamación de las vías respiratorias superiores y producen una tos perruna, sobre todo cuando el niño llora.
Tus pulmones y tu sistema respiratorio Tus pulmones son los órganos más grandes de tu cuerpo y trabajan con tu aparato respiratorio para permitirte inspirar aire fresco, deshacerte del aire viciado e incluso hablar. ¡Hagamos un recorrido por los pulmones!
Los pulmones y el sistema respiratorio Despiertos o dormidos, no tenemos que pensar en respirar: es tan necesario para vivir que se hace automáticamente. Cada día, respiramos aproximadamente 20.000 veces, y para cuando tengamos 70 años habremos aspirado al menos 600 millones de veces.
¿Es un resfriado o una gripe? Su hijo vuelve de la escuela con dolor de garganta, tos y fiebre alta. ¿Se habrá contagiado la gripe que anda dando vueltas por ahí? ¿O se trata sólo de un resfriado común?
Resfriado común En general, los primeros síntomas de un resfriado son un "cosquilleo" en la garganta, la nariz tapada o con secreciones líquidas y estornudos. Los niños que padecen resfriado también pueden tener dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, fiebre ligera, fatiga, dolor muscular y pérdida del apetito.
La gripe La influenza también es conocida como la gripe. Es una infección que ocasiona fiebre, escalofríos, tos, dolores corporales, dolores de cabeza y algunas veces dolor de oídos o problemas de sinusitis.
Pulmones y el sistema respiratorio La respiración no podría producirse sin la ayuda del sistema respiratorio, que incluye nariz, garganta, laringe, tráquea y pulmones.
Plántale cara al catarro ¡Vaya lata! Te has acatarrado. El catarro es la enfermedad infecciosa más frecuente en EE.UU. y es responsable de más faltas a los centros de enseñanza que ninguna otra enfermedad. Aproximadamente mil millones de catarros provocan estornudos, narices tapadas y pesadez de cabeza cada año.
Virus respiratorio sincitial El virus sincitial respiratorio (VSR) es la principal causa de enfermedades respiratorias en los niños pequeños. El VSR provoca infecciones en los pulmones y las vías respiratorias. En los adultos, puede provocar solo los síntomas típicos de un catarro común, como nariz tapada o secreción nasal, dolor de garganta, dolor de cabeza leve, tos, fiebre y malestar general. Pero en los bebés prematuros y los niños con enfermedades pulmonares, el corazón o el sistema inmunitario, las infecciones por VSR pueden provocar enfermedades más graves.
La tos de su hijo Comprender lo que pueden significar los distintos tipos de tos puede ayudarle a saber cómo atender a su hijo y cuándo debe ir al médico.
Plántale cara al catarro Te levantas de mal humor. Te duele la cabeza. No tienes energía ni para levantarte de la cama. Y tienes la nariz tapada. ¿Qué te pasa? Te has acatarrado.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter