La hora de lectura para niños pequeños

La hora de lectura para niños pequeños

Read this in English(Toddler Reading Time)

Gabrielle deja a un lado su juego de cocina y se dirige a su cesta de libros. Revuelve hasta que encuentra su libro favorito del momento, uno de Richard Scarry. Luego, se lo alcanza a su mamá, quien sabe exactamente a qué página debe ir. Gabrielle se sienta en el regazo de su mamá mientras ambas examinan la página: su mamá nombra el jugo de naranja, la leche y los waffles y Gabrielle señala las imágenes.

Poco después, Gabrielle se desliza del regazo de su mamá y se dirige a donde se encuentran sus muñecos de peluche. Su mamá sabe que es mejor no intentar terminar de leerle el libro. Para Gabrielle y muchos otros niños pequeños, estos cortos momentos de lectura son ideales.

Motivos por los cuales leerles a los niños pequeños

Los estudios demuestran que los niños que cuentan con una exposición activa al lenguaje tienen ventajas sociales y educativas con respecto a sus pares, y la lectura es una de las mejores formas de exposición al lenguaje.

Leerles a los niños pequeños establece las bases para una posterior lectura independiente. Los problemas de lectura pueden ser difíciles de solucionar cuando se detectan en la escuela primaria, pero la mayoría pueden prevenirse si la exposición a la lectura comienza en la primera infancia y en los años previos a la escuela. Antes de que comiencen a leer por su cuenta, los niños deben adquirir habilidades emergentes para leer y escribir. Esto implica:

No necesita juegos, tarjetas educativas o instrucción especial para que un niño pequeño adquiera estas habilidades. Leerle a su hijo con la mayor frecuencia posible es la mejor forma de ayudarlo a que aprenda a leer por su cuenta.

Contribuir en la transición a la niñez

Leer en voz alta también representa una forma importante de ayudar a los niños a logros la transición de la infancia a la niñez. Entre la edad de 1 y 3 años, los niños pequeños viven y desafíos, por lo que sería de gran ayuda que escuchen historias sobre otros niños y cómo superaron los miedos sobre qué hay debajo de la cama o cómo hicieron frente al desafío de usar el baño.

Los niños hacen grandes avances en lo que respecta al vocabulario durante este período y aprenden sobre las letras, las formas, los colores, el clima, los animales y las estaciones: conocimientos que se pueden reforzar a través de los libros. Elija libros que tengan muchas imágenes que su hijo pueda señalar y nombrar.

Pero mientras se encuentra ansioso por aprender sobre el mundo y experimentarlo, su niño pequeño necesita establecer una fuerte conexión con usted. La lectura regular conjunta puede fortalecer esa conexión y ayudaría a que su niño pequeño se sienta cómodo y seguro.

Cuándo y cómo leerles a los niños pequeños

Los expertos recomiendan leerles a los niños pequeños con la mayor frecuencia posible e intentar dedicar, al menos, un momento programado por día a la hora de lectura. Elegir momentos de lectura regulares (en especial antes de la siesta y la hora de dormir) ayuda a que los niños aprendan a sentarse con un libro y relajarse. Pero puede leer en cualquier momento en que su hijo se encuentre de ánimo.

Si su niño pequeño lo deja, siéntelo en su regazo mientras lee. Es un gran momento para:

Descubrirá que su niño pequeño quiere ser independiente y exitoso. Fomente este deseo ofreciéndole tres o cuatro libros para que elija, elogiando su elección, permitiéndole que lo ayude a dar vuelta las páginas y pidiéndole ayuda a medida que encuentre cosas en una página. A su hijo le encantará terminar las oraciones de los libros que tienen rimas o frases repetidas. Cuando encuentre una frase repetida o una rima en un libro, detenga la lectura y deje que su hijo la termine.

Aquí encontrará algunos consejos de lectura adicionales:

No es necesario quedarse quieto

Puede ser frustrante intentar leerle a un niño pequeño que no quiere quedarse quieto. Es importante ser paciente y seguir intentando. Busque un libro o algunas páginas que sean de interés. De no ser posible, no fuerce la lectura, pero asegúrese de volver a intentarlo más tarde. Recuerde que a los niños pequeños les encanta la repetición: si su hijo parece no estar interesado en los libros, es posible que deba encontrar uno de sus favoritos y leerlo una y otra vez.

A algunos niños pequeños activos les gusta pararse mientras lee. A otros les gusta mirar una o dos páginas antes de ponerse a hacer otra cosa. No guarde el libro: es posible que los niños quieran volver a usarlo más tarde, deseo que debe fomentar.

No se preocupe si su hijo no puede quedarse quieto durante toda la lectura: el período de atención de los niños pequeños pronto se extenderá. Es posible que quiera seguir leyendo aunque su hijo no se quede quieto. Antes de la hora de dormir, deje que su hijo toque sus juguetes favoritos y juegue con ellos mientras lee en voz alta. El sonido de su voz actuará como un relajante recordatorio de que ha llegado su rutina para la hora de dormir y de que los libros son parte de dicha rutina.

Se dará cuenta de que su hijo puede quedarse quieto con mayor facilidad si colorea o juega con uno de sus juguetes favoritos mientras lee. No dé por sentado que su hijo no está interesado o no está escuchando si no está mirándolo o no está mirando el libro.

Quiere que su hijo desarrolle asociaciones positivas con la lectura, de modo que, si se siente tenso o si su hijo se resiste, considere dejar el libro a un lado y retomar la lectura más tarde.

Recuerde que leerle a su hijo es solo una de las formas de fomentar las habilidades emergentes para leer y escribir. También puede hablar con su hijo durante el día, cantar canciones con él, jugar juegos de rimas e inventar sus propias historias juntos. Recuerde darle papel y crayones a su hijo para que pueda practicar la escritura.

Es posible que deba limitar el tiempo que su hijo pasa mirando TV o jugando videojuegos. La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que los niños menores de 2 años no miren TV en absoluto y que los niños mayores de 2 años miren, como máximo, 1 o 2 horas de programación de calidad por día.

Cómo elegir libros para los niños pequeños

Los niños pequeños quieren sentirse incluidos y competentes. Por ello, elija libros cuya lectura puedan seguir, en especial aquellos que contienen texto repetido de modo que puedan completar con palabras. Para mantener el interés de su niño pequeño, elija libros que tengan poco texto en cada página y libros sobre temas que sabe que a su hijo le interesan.

Para los niños más pequeños (de 12 a 24 meses), deberá elegir libros resistentes de cartón con imágenes (especialmente fotos) de niños haciendo lo que acostumbran hacer todos los días. Los libros sobre la hora de dormir, la hora del baño o la hora de comer son una buena elección, así como los libros sobre decir hola o adiós. Mantenga ocupadas las manos inquietas con páginas desplegables y texturas que su hijo pueda sentir.

Los niños pequeños de 24 a 36 meses comienzan a ser capaces de dar vuelta las páginas de papel, por lo que es un buen momento para ir más allá de los libros de cartón. También comienzan a comprender el mecanismo de la lectura y les gustan los libros que son repetitivos y fáciles de memorizar, de modo que puedan "leer".

En este momento, comenzará a descubrir los intereses de su hijo. Ya sean trenes, camiones u osos de peluche, busque libros acerca de estas cosas que le interesan. A los niños de esta edad también les gustan los libros sobre niños, familias y animales.

A los niños pequeños les encanta mirar libros hechos a mano, álbumes de recortes o de fotos de gente que conocen (intente incluir leyendas simples). Las poesías y los libros de canciones también son buenas opciones para este grupo etario. Posiblemente se dé cuenta de que la hora de lectura se convertirá en la hora de canto.

Mantener los libros al alcance de los niños

La hora de lectura no es la única oportunidad que tienen los niños para dedicarle tiempo a los libros: a los niños pequeños les encanta elegir y mirar libros por su cuenta. Guarde los libros en una cesta en el piso o en un estante bajo de modo que su hijo pueda alcanzarlos y mirarlos por su cuenta. Guarde algunos libros en el auto y siempre tenga algunos a mano en su bolso en caso de tener que esperar durante mucho tiempo en el médico o hacer colas en la oficina de correos.

Visite la biblioteca o la librería y deje que su hijo elija libros para leer en el hogar. Muchas bibliotecas y librerías cuentan con horas de lectura para niños pequeños que los niños disfrutan. Y deje que su hijo lo vea leyendo: él sin duda lo imitará.

Revisado por: Carol A. Quick, EdD
Fecha de la revisión: mayo de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Fuentes de lectura Sin importar la edad o el nivel de capacidad del niño, prácticamente todas las comunidades tienen programas y fuentes de información que lo pueden ayudar.
Elección de juguetes seguros para niños pequeños que ya caminan y niños de edad preescolar Aquí incluimos algunas pautas generales que debe recordar al comprar juguetes.
Guía de nutrición para sus hijos pequeños Ahora es el momento de que los pequeños comiencen a comer lo que necesitan a través de alimentos variados.
Hitos en la lectura Tenga en cuenta que los niños tienen ritmos de desarrollo diferentes y que el tiempo que pasan en cada etapa varía.
Leerles a los bebés Leer en voz alta a su hijo es una actividad compartida maravillosa que puede continuar durante años, y es un estímulo importante.
Encontrar la lectura adecuada Es importante encontrar el material adecuado para el interés, la madurez o el nivel de lectura del niño. Antes de ir a la biblioteca o la librería, tenga en cuenta lo siguiente.
Crear un hogar propicio para la lectura Un hogar repleto de material de lectura es ideal para contribuir a que los niños se conviertan en lectores empedernidos. Aquí encontrará algunos consejos más.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter