La vuelta a la escuela

La vuelta a la escuela

Read this article in English(Back to School)

Después de un verano de dormir o hacer actividades con tus propios horarios, la alarma que anuncia el primer día de escuela puede ser un despertar brusco. Ya seas un ansioso alumno de primer año o un seguro alumno de último año, el regreso a la escuela señala un momento de transición: clases nuevas, maestros nuevos, horarios nuevos y un nuevo escenario social.

Le temas o te encante, debes volver a la escuela. A continuación, te ofrecemos algunas ideas para facilitar un poco la transición del verano a la escuela.

Locura del primer día

Es inevitable que el primer día de escuela sea una locura. Los niños nuevos van de aquí para allá en círculos. Los casilleros no abren. La enfermera de la escuela necesita tu historia clínica. Te olvidaste los pantalones de gimnasia. Los alumnos de primer año corren en todas las direcciones buscando sus salones.

¿Cómo puedes hacer frente al caos del primer día? Si vas a una escuela nueva, trata de coordinar una visita antes de que comiencen las clases. Explora las áreas que sean de especial interés, como el gimnasio, la biblioteca o el laboratorio de ciencias. Algunas escuelas ofrecen mapas. Consíguete uno y léelo antes del inicio de clases; luego guárdalo en tu mochila hasta que estés familiarizado con el nuevo ambiente.

Tu primer día también es el momento de llevar útiles y materiales escolares. Puede ser conveniente preparar la mochila la noche antes del primer día de escuela, así no estarás revolviendo todo a última hora en busca de lo que necesitas. Además de guardar los útiles básicos (como cuadernos, lapiceras, lápices y una calculadora), busca los formularios escolares que tu familia recibió por correo durante el verano: registros de vacunas, notas de permiso y horarios de clases.

¿Te probaste ocho atuendos diferentes antes de decidir qué te vas a poner? Muchas personas observan qué usan los demás el primer día de escuela. La clave es ponerte lo que te haga sentir bien, ya sea un conjunto nuevo o un viejo y cómodo suéter. Si planeas usar zapatos nuevos, amóldalos unos días antes, de lo contrario, tus pies pedirán alivio a gritos antes del último período.

Cada escuela tiene una actividad diferente para el día de inicio escolar. Algunas comienzan con el salón principal o una asamblea, pero otras quizás empiecen directamente con la clase del primer período. Conocerás a tus nuevos maestros, que probablemente te darán una visión general del programa de estudios, las reglas de la clase, cómo será el semestre, los útiles que necesitarás, y las expectativas de tu desempeño y comportamiento. Algunos maestros comenzarán directamente con la primera lección, mientras que otros quizás tengan planeadas algunas actividades no relacionadas con el programa. Todo depende de la clase y el maestro.

Emociones

Veamos una ecuación simple: lugar nuevo = emociones nuevas. Muchas personas se sienten ansiosas, asustadas o entusiasmadas por la escuela. Si bien los jóvenes que vuelven como alumnos de último año pueden estar contentos porque ya terminan y no ven la hora de verse con sus amigos, es probable que la mayoría de los alumnos de primer año o los niños nuevos estén tensos o preocupados.

Es perfectamente normal estar nervioso el primer día de escuela. Después de un largo receso estival, retomar la rutina escolar y adaptarse a las nuevas cargas de trabajo requiere algo de aclimatación. Si tienes alguna crisis mental, piensa en algunos "primeros días" anteriores. Es probable que todo se haya acomodado bastante rápidamente una vez que entraste en la rutina.

Conocer gente nueva o volver a familiarizarte con los compañeros de clase puede parecer abrumador, en especial si eres tímido o reservado. Comienza de a poco: si los grupos grandes te ponen nervioso, prueba saludar a una o dos personas nuevas cada día; el niño que se sienta en el pupitre contiguo al tuyo en el salón principal es un buen punto de partida. O bien pídeles a otros que se sienten contigo en la cafetería.

Si luego de unos días aún te sientes incómodo, habla con el consejero escolar, un maestro favorito u otra persona de tu confianza sobre cómo te sientes y qué puedes hacer. Pero date tiempo; la mayoría de los problemas de adaptación a la escuela solo son pasajeros.

Salir airoso de la cafetería

¿Cuál es el momento preferido de todos? El almuerzo, ¿qué otro? Sin embargo, al tener comidas como tacos, pizza o hamburguesas que te miran fijamente cuando más hambriento estás, te puede resultar difícil hacer elecciones saludables.

Te contamos algunos trucos para elegir comidas que te mantendrán concentrado y activo durante todo el día, y también ayudarán a tu crecimiento y desarrollo durante todo el año lectivo:

¿Tienes una fuga de cerebro?

La escuela parecía simple cuando eras más pequeño. Todos te decían dónde ir, qué clase tomar y cómo terminar tu tarea. Ahora todo es diferente; hay muchas opciones y prioridades que compiten por tu tiempo. Si abarcas demasiado, terminarás estresándote.

Veamos lo que puedes hacer para recuperar el control:

¡Achís! ¿Qué hacer?

Casi todos se enferman en un momento u otro. Si faltas por enfermedad, pide a tus amigos que tomen notas y busca tu tarea.

Si faltas más de un día o dos, haz un poco de trabajo cada día si tienes la energía para hacerlo; así evitarás atrasarte. Algunos maestros suben tareas y apuntes a Internet; averigua si aceptarán que envíes tus tareas por fax o correo electrónico. Si no lo hacen, pide a tu mamá o papá que lleve las tareas a la escuela. Luego prepárate para compensar el tiempo de laboratorio y los exámenes cuando regreses.

Si no te sientes en condiciones para mantenerte al día con tus clases, está bien. Es más importante que te cuides. En este caso también, si estableces una buena relación con los maestros, estos serán más comprensivos y podrán ayudarte a ponerte al día cuando vuelvas a la escuela.

Sugerencias para la supervivencia

Algunas ideas que pueden ser útiles para adelantarte en la escuela:

La escuela es una etapa para hacer amigos y probar nuevas cosas, pero también es un lugar para aprender habilidades, como organización y toma de decisiones, que te servirán para el resto de tu vida.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
Llevarse bien con los profesores Mantener una buena relación con un profesor en el presente puede ser una gran ayuda el día de mañana.
Consejos para tomar apuntes Tomar bien los apuntes es una habilidad que puede ayudar para desempeñar bien cualquier tarea de la escuela, desde hacer exámenes hasta buscar información para un trabajo.
Elige el deporte adecuado para ti La razón de ser de cualquier deporte es pasárselo bien. Si hay un deporte que te gusta mucho pero no estás seguro de que te vayan a seleccionar para el equipo de tu centro de estudios, pruébalo de todos modos. ¿Qué es lo peor que puede ocurrir? Si no te seleccionan, siempre podrás probar con otro deporte.
Empezar a estudiar en un centro de educación secundaria superior Multitud de novatos se sienten igual que tú. Teniendo esto en cuanta, he aquí algunas cuestiones que suelen preocupar a lo novatos que van a entrar en un centro de enseñanza secundaria superior y algunas cosas que tal vez te interesaría saber.
Estudiar para exámenes Se puede empezar a estudiar para los exámenes y las pruebas antes de que sepas que vas a tener un examen.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter