Cómo interpretar las novedades sobre medicina y salud

Cómo interpretar las novedades sobre medicina y salud

Read this in English

(Figuring Out Health News)

Cómo interpretar las novedades sobre medicina y salud

Jordan estaba recogiendo información para un trabajo de investigación sobre los adolescentes y el suicidio. Encontró un artículo que hablaba de que algunos antidepresivos incrementan el riesgo de ideas suicidas y de comportamiento suicida en niños y adolescentes. Estaba confundida. ¿Como es posible que una medicina que se supone que tiene que ayudar a los niños que tienen depresión pueden en realidad hacer que se sientan peor? También estaba preocupada porque su hermana estaba tomando antidepresivos. Sin embargo, después de investigar algo más y examinar más a fondo el tema, descubrió algo que la tranquilizó.

Con frecuencia, las novedades sobre medicina y salud pueden ser confusas, y a veces pueden asustar mucho. ¿Cómo puedes saber lo qué es importante y cierto?

¿Se trata de un estudio o de una historia?

En los periódicos, revistas, cadenas de televisión y emisoras de radio importantes suele haber periodistas encargados de cubrir los avances relacionados con salud y edicina. Su trabajo consiste en transmitir la información científica complicada de una manera que resulte fácil de entender para una persona normal. Muchos artículos sobre salud son precisos y completos, pero no todos lo son. A veces, los periodistas desear concentrar la información rápidamente en una breve noticia, y pueden simplificar en exceso la información. Lo que ves puede que no sea todo el panorama.

Para captar la atención del público con las noticias, a menudo se hacen declaraciones que se basan en historias personales de la gente, no en estudios científicos. Las historias personales son interesantes, pero con frecuencia no demuestran nada sobre la salud y los tratamientos en general. Para esto hace falta llevar a cabo un estudio bien hecho. Y a veces estos estudios no resultan suficientemente espectaculares o interesantes como para presentarse en una noticia.

Cuestiones a considerar

Cuando escuches una noticia sobre un avance en medicina, la primera pregunta que debes hacerte es si la noticia está basada es un estudio científico. Pero saber que hay un estudio que respalda la noticia es sólo el primer paso. También es importante saber cómo se hizo el estudio y quién lo hizo.

Por ejemplo:

¿Fue un estudio llevado a cabo en personas?

Muchas investigaciones médicas se hacen en el laboratorio o con animales de laboratorio, no con personas; al menos al principio. Los estudios de laboratorio ayudan a los científicos a averiguar si un fármaco podría ser eficaz, cómo actúa y si puede tener efectos secundarios. Pero lo que ocurre en un laboratorio no funciona necesariamente igual con las personas. Estos estudios a menudo constituyen el comienzo, pero normalmente no son el final de la historia.

Cuando veas o leas noticias sobre un nuevo fármaco o tratamiento, fíjate si dice si las investigaciones se han hecho en animales o en personas. Es posible que no lo diga, y entonces tendrás que hacer indagaciones para obtener tú la información.

¿Quién hizo el estudio?

Aunque el estudio se haya realizado con personas, es posible que no pueda aplicarse a tu situación. Por ejemplo, los resultados de estudios realizados sólo en adultos pueden no ser ciertos para los adolescentes. Los estudios realizados únicamente en hombres pueden no ser aplicables a las mujeres. Los estudios de investigación suelen detallar en quién se hicieron: su sexo, edad y otras características. ¿Son como tú estas personas?

Además de en quien se hizo en el estudio, necesitas tener en cuenta cuántas personas participaron. Cuantas más personas incluya un estudio, más probabilidades hay de que sus resultados sean también aplicables a toda la población. A veces los resultados de un estudio se dan a conocer con mucho bombo, y luego resulta que en el estudio sólo participaron unas pocas personas. Cuando los investigadores hacen el mismo estudio utilizando los cientos o miles de personas necesarios para obtener datos realmente precisos (o "significativos"), esos resultados pueden ser diferentes.

También es importante que el estudio haga un seguimiento suficientemente largo de los pacientes para estar seguros de que un tratamiento realmente funciona, y que no se desarrollarán otros efectos secundarios con el tiempo.

¿Cuál era el diseño del estudio?

Entender los numerosHay muchas maneras con las que los investigadores estudian nuevos tratamientos e información que pueden ayudar a mejorar la salud de las personas. A veces revisan los historiales médicos de la gente o les hacen preguntas para averiguar lo que puede haber causado que tuvieran mayor (o menor) riesgo de sufrir una enfermedad. Esos estudios, llamados estudios retrospectivos, pueden proporcionar pistas útiles, pero sólo son fiables en la medida en que lo sea la memoria de una persona o un historial médico.

Los estudios prospectivos suelen ser mejores. Miran hacia el futuro, no hacia el pasado. Los mejores estudios de este tipo incluyen miles de personas de las que hacen seguimientos suficientemente largos para ver si las cosas que hacen —como seguir una dieta o hacer ejercicio— tienen un efecto bueno o malo sobre su salud.

Para los nuevos fármacos o tratamientos, los ensayos clínicos controlados con placebo y aleatorizados son la mejor manera de decidir si un tratamiento funciona. En este tipo de investigación, algunos participantes reciben el fármaco, vitamina o tratamiento a estudiar. Otros reciben lo que se llama un placebo (un tratamiento falso o una píldora de azúcar que en realidad no contiene ningún medicamento). En este tipo de estudio, los pacientes están "ciegos", es decir, no saben quién está tomando un tratamiento y quién está tomando el placebo hasta que termina el estudio. De este modo, su respuesta al fármaco o al placebo no está influenciada porque piensen que están tomando o no el fármaco. En un estudio doble ciego, ni los pacientes ni los investigadores saben quién está tomando el fármaco y quién el placebo hasta que el estudio termina.

Es raro que un estudio sea la última palabra. El conocimiento médico deriva de muchos estudios realizados a lo largo del tiempo; y es frecuente que haya contradicciones en el curso de las investigaciones. A menudo, diferentes estudios sobre un tratamiento o enfermedad, todos realizados correctamente, dan resultados diferentes, o incluso totalmente opuestos.

Además los medios de comunicación (incluso los propios investigadores) dan a conocer con más frecuencia los resultados de un estudio si son diferentes de lo que se creía antes. Por ejemplo, es más probable que los medios de comunicación den una noticia sobre un estudio que demuestra que comer un tipo determinado de comida puede ayudar a prevenir el cáncer. Pero otros estudios pueden demostrar que comer esa comida en realidad no influye demasiado.

La comunidad científica puede tener en cuenta todos los diferentes estudios y decidir que comer esa comida podría no ayudar realmente a una persona a evitar el cáncer. Pero para una persona normal y corriente que se entera de ese estudio a través de una noticia, esa comida se convierte de repente en un preventivo milagroso del cáncer.

¿De dónde sacan los periodistas las noticias?

Quien paga las investigaciones?A veces, los periodistas obtienen sus noticias siguiendo lo que se publica en las revistas médicas. Las mejores revistas científicas —como The New England Journal of Medicine, The Journal of the American Medical Association, Pediatrics, Science y Nature— revisan cuidadosamente los estudios antes de publicarlos para asegurarse de que la información sea fidedigna.

Estas publicaciones se escriben para la comunidad científica, y el lenguaje que utilizan puede ser difícil de entender para personas que no sean médicos ni científicos. Los periodistas que obtienen su información de revistas científicas pueden hacer un buen trabajo explicando el estudio y lo que significa, pero no siempre lo hacen.

Algunos periodistas no esperan siempre a que algo se haya publicado para darlo a conocer en las noticias. A veces los periodistas escuchan alguna información de los investigadores antes de que un estudio se haya publicado y quieren captar la atención del público rápidamente. Sin embargo, mientras no se publique el estudio, un periodista puede no disponer de todos los datos.

Así que, ¿cómo puedes conocer mejor la verdad?

Haz tu propia investigación

Noticias o propaganda?Puedes obtener más información sobre una noticia en Internet. Escribe las palabras claves de la noticia en el buscador de Internet y mira lo que encuentras. Los resultados te darán muchas perspectivas —sobre todo si el tema es una noticia importante—, para que no tengas que basarte sólo en una noticia para conocer los hechos. Sin embargo, tendrás que seleccionar la información que encuentres. Muchas páginas webs que aparecen en las búsquedas de Internet pueden no tener la información más precisa y actualizada.

En las páginas web comerciales (con nombres que acaban en .com), comprueba si la página incluye publicidad. Si es así, la información puede ser parcial y favorecer el punto de vista del anunciante. Desde luego, la publicidad de una página web no tiene por qué ser necesariamente parcial. Pero si vas a ser un buen "consumidor de información", es necesario que tengas en cuenta esta posibilidad.

Comprueba también si un médico o algún otro experto en medicina ha revisado la información que lees, y si la fecha de la información es reciente.

Las páginas web de las agencias de salud del gobierno de Estados Unidos —como los Institutos Nacionales de la Salud, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA)— normalmente proporcionan información precisa e imparcial. Otras buenas fuentes de información son las organizaciones médicas de reconocido prestigio, como la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) y asociaciones como la Asociación Psiquiátrica Americana (American Psychiatric Association).

Buscar ayuda

La mejor manera de entender bien una noticia médica es pedir a alguien, como un médico o un profesor de ciencias, que te ayude a entender lo que significa.

Jordan habló con su profesora de ciencias de la noticia sobre los antidepresivos. La profesora le ayudó a entender que ciertos antidepresivos (como el que estaba tomando la hermana de Jordan) son buenos para los adolescentes. También le ayudó a entender que los resultados del estudio no querían decir que todos los adolescentes del estudio se suicidaron mientras estaba en tratamiento con ese medicamento. De hecho, en ese estudio, ninguno de los pacientes que tomaron el medicamento se suicidó, sólo que algunos comunicaron que pensaban más en el suicidio. Jordan también descubrió lo importante que es que los adolescentes que toman antidepresivos vayan al médico con regularidad, para que éste pueda controlar y ajustar su medicación.

Los resultados de los tests sobre saludLeer o ver una noticia médica no sustituye la visita a un médico. Intentar diagnosticarte o modificar un tratamiento o dejar de tomarlo por algo que has leído u oído puede ser peligroso. Las noticias a menudo se centran únicamente en lo positivo, y no mencionan los inconvenientes, o efectos secundarios, de un medicamento o un tratamiento. O a veces pueden informar sobre un efecto secundario espectacular o que asuste de un medicamento, cuando en realidad ocurre muy raramente, y no explican la gran cantidad de enfermos que podrían empeorar mucho si dejasen de tomar ese fármaco. Tu médico puede ayudarte a sopesar los beneficios y riesgos.

Como Jordan descubrió, comprender lo que hay detrás de una noticia médica puede ahorrarte miedo y preocupación. Y saber más puede servir para que hagas buenas preguntas sobre tu salud cuando vayas al médico.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Seguridad e Internet: consejos para navegar con seguridad ¿Qué sería de nosotros sin Internet? Es la forma que tenemos la mayoría de nosotros de seguir en contacto con los amigos, encontrar información para hacer los deberes y trabajos escolares, seleccionar lugares que visitar o acceder a las últimas noticias. Pero, además de los millones de sitios que visitar y cosas que hacer, Internet ofrece multitud de formas de malgastar el tiempo —e incluso de meterse en problemas.
Hablar con tu médico Asumámoslo: la vida puede volverse mucho más complicada cuando uno es adolescente. Aparte de todos los cambios corporales y emocionales que estás experimentando, tienes que tomar más decisiones, hacer más elecciones y afrontar más estrés en tu centro de enseñanza, el deporte, el trabajo, la familia e incluso tus amistades.
Preguntas que puedes hacerle a tu doctor Seguramente, estés acostumbrado a responder a las preguntas de tu doctor, pero no a hacerle preguntas. No obstante, también tienes el derecho de hacer preguntas. De hecho, deberías hacerle preguntas sobre lo que desees: se trata de tu cuerpo. Aquí te ofrecemos una lista de preguntas que te ayudarán a comenzar conversaciones sobre preocupaciones y problemas comunes respecto de tu salud.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter