Ir al colegio con una alergia alimentaria

Ir al colegio con una alergia alimentaria

Read this in English(Going to School With Food Allergies)

Los niños pequeños que padecen alergias alimentarias pueden sentirse seguros en el colegio, aunque esto requiere organización, preparación y educación.

He aquí algunos consejos para garantizar la seguridad de su hijo durante el curso escolar y a lo largo de todo el año:

En primavera

Este es el mejor momento para que concierte una cita para el verano con el alergólogo de su hijo. Concierte también una reunión para el final del verano con el director del colegio de su hijo, la enfermería del centro y el tutor del niño.

En verano

En la cita con el alergólogo, comente y actualice el plan de acción contra alergia alimentaria y para llevar varias copias del mismo a su centro escolar. Asegúrese de que en este plan se incluya una fotografía actualizada de su hijo e información actualizada para que puedan ponerse en contacto con usted y con el pediatra del niño. Revise sus reservas de medicamentos para tener la seguridad de que dispone de cuanto necesita para llevarlo al centro escolar de su hijo. Pida al alergólogo cualquier receta que necesite.

Solicite con antelación una pulsera o brazalete de alerta para su hijo, que le puede tardar varias semanas en llegar. Aparte del nombre de su hijo y del tipo de alergia que padece, considere incluir que se le debe administrar adrenalina (o epinefrina) si presentara una reacción grave, así como el teléfono de emergencias y el suyo personal para que puedan ponerse en contacto con usted.

En la reunión escolar, recuerde a todo el mundo que, si su hijo presentara una reacción alérgica grave, deberían administrarle adrenalina de inmediato y luego llamar al teléfono de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.) Establezca planes de actuación para distintos situaciones, como la hora de almorzar, de comer y de merendar, las fiestas que se celebren en clase y las excursiones o salidas de campo.

Pregunte sobre:

Pida al centro escolar que:

De vuelta al colegio

Junto con los lápices y los libros que su hijo ha de llevar dentro de su mochila, usted también le deberá preparar su provisión de medicamentos. Compruebe por partida doble que su hijo dispone de todos los medicamentos que necesita llevar al centro escolar. Si es posible, facilite al centro escolar medicamentos que no caduquen hasta después de que finalice el curso escolar. Si esto resulta imposible, anote su fecha de caducidad en el calendario para poder renovarlos antes de que caduquen.

Si su hijo no lleva todavía encima su auto-inyectable de adrenalina, asegúrese de que está disponible en la enfermería de su centro escolar, en su clase y en cualquier otro sitio que frecuente su hijo, como el recinto donde realiza actividades extraescolares. Etiquete el envase de adrenalina con el nombre de su hijo, su foto y el teléfono de emergencias. Asimismo, haga llegar al tutor de su hijo provisiones de toallitas para las manos y opciones de alimentos seguros para el niño.

Escriba una carta dirigida a los padres de los compañeros de clase de su hijo. En ella, explique qué alergias alimentarias padece, qué significan y lo graves que pueden llegar a ser sus reacciones. Explique el concepto de contaminación cruzada y afirme con claridad cómo pueden ayudar para que su hijo esté seguro. Sea razonable (no pida cosas que no sean necesarias) y sincero (no haga que las cosas parezcan más graves de lo que son). Si puede, ofrézcase para ayudar en las fiestas de cumpleaños a fin de que contengan alimentos que sean seguros para su hijo.

Considere la posibilidad de incluir un folleto informativo donde se explique cómo se puede ayudar a las personas que padecen alergias alimentarias. La página de internet Food Allergy & Anaphylaxis Network (Red de alergia alimentaria y anafilaxia) ofrece este tipo de folletos.

A lo largo del curso escolar

  1. Cuando empiece el colegio, considere la posibilidad de hablar con otros padres en la primera reunión donde coincida con ellos. El hecho de hablar en persona puede ayudar a los demás a colaborar para garantizar la seguridad de su hijo.
  2. Póngase en contacto con el tutor/cuidador de su hijo regularmente para ver cómo están yendo las cosas. Anime al tutor, al director y a la enfermería del centro a llamarle cuando les surja cualquier duda sobre la alergia de su hijo o cuando se les ocurran ideas para hacer las actividades más seguras e inclusivas para su hijo. Si van a cocinar en clase, facilite recetas y tal vez ingredientes para que puedan preparar alimentos seguros para su hijo. Considere la posibilidad de llevar al colegio cuencos, cucharas y otros utensilios para la clase de su hijo a fin de que no pueda haber contaminación cruzada provocada por alimentos inseguros preparados en otras clases.
  3. Informe al profesor de su hijo que vaya a dirigir la actividad de cocina de que le puede llamar en cualquier momento si tiene alguna duda sobre los ingredientes. Revise siempre los ingredientes de cualquier tentempié que vayan a darle a su hijo en el colegio y asegúrese de tener unas buenas provisiones de alimentos seguros en la clase del niño. Considere la posibilidad de que su hijo se lleve diariamente los tentempiés y la comida de casa para garantizar su seguridad.

Durante todo el año

Por muy colaboradores que sean el tutor/cuidador y el resto del personal del centro de estudios de su hijo, la preparación más importante que usted puede hacer debería implicar a su hijo. Con tiempo y educación, su hijo podrá asumir cada vez más responsabilidades en lo relativo a su seguridad alimentaria.

  1. Repase a menudo con su hijo a qué alimentos es alérgico y qué alimentos puede y no puede ingerir.
  2. Recuérdele a su hijo que nunca deber aceptar alimentos procedentes de sus compañeros de clase y que nunca debe ingerir alimentos sin saber si son seguros para él. Esto puede suponer que coma solamente los alimentos que usted le haya preparado en casa o que él sabe que usted aprueba.
  3. Enséñele a su hijo a lavarse las manos antes y después de comer y después de jugar afuera.
  4. Repase con su hijo cuáles son los signos de una reacción alérgica en los que se debería fijar. Y asegúrese de indicarle a quién tiene que informar cuando no se encuentre bien.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental
Related Articles
Alergia al huevo La mayoría de los niños acaban superando esta alergia aproximadamente cuando tienen 5 años y, a partir de ese momento, pueden comer huevo sin problemas.
Alergia a los frutos secos y a los cacahuetes Las alergias a los cacahuetes o a los frutos secos pueden provocar dificultades para respirar y otros problemas graves. Por eso es muy importante que una persona alérgica a los frutos secos o a los cacahuetes evite ingerir estos alimentos.
Alergias: la historia de Gillian Gillian dice: He estado afrontando las alergias desde hace mucho tiempo. ¡Voy al alergista desde los 5 años!
Pruebas para diagnosticar la alergia Si tu médico de familia cree que puedes tener una alergia, probablemente te derivará a un alergólogo (un médico especializado en diagnosticar y tratar alergias) para que te haga un estudio a fondo. He aquí lo que puedes esperar.
Alergia al marisco Puesto que las alergias al marisco pueden ser peligrosas, conocer sus signos y saber cómo actuar en caso de presentarlos, puede cambiar considerablemente las cosas en términos de prevención.
Alergias alimentarias: cómo afrontarlas Aquí tienes algunos consejos generales sobre cómo vivir con alergia alimentaria.
Alergia al pescado La alergia al pescado puede provocar una reacción muy grave, incluso si las reacciones presentadas previamente ante este tipo de alimento han sido leves. Un niño alérgico al pescado debe evitar por completo la ingesta de pescado.
Alergias alimentarias Hay muchos niños que padecen alergias alimentarias, aproximadamente tres millones de estadounidenses en edad infantil las padecen.
Alergia al huevo Vivir con una alergia al huevo implica estar pendiente de lo que comes y leer atentamente todas las etiquetas de los alimentos que consumas.
Alergia a la leche Hay alimentos que es evidente que contienen leche, como la pizza. Pero hay otros, como los productos horneados, en los que no es tan evidente. Entonces ¿qué debería hacer una persona que es alérgica a la leche?
Alergia a los frutos secos y a los cacahuetes Los cacahuetes figuran entre los alimentos que desencadenan más reacciones alérgicas y a menudo se cuelan entre los ingredientes de muchos productos alimenticios que no parece que los contengan.
Mi amigo tiene una alergia alimentaria. ¿Cómo lo puedo ayudar? Para una persona que padece una alergia alimentaria, el hecho de contar con amigos que lo aceptan y lo apoyan puede suponer un gran cambio emocional, ya que a todo el mundo le gusta sentirse comprendido. Además, el hecho tener buenos amigos puede incluso llegar a salvarle la vida.
Alergias alimentarias Las alergias alimentarias ocurren cuando el sistema inmunitario considera, por error, que algo que ingiere la persona es nocivo para su cuerpo.
Reacción alérgica grave (anafilaxia)
Alergia al huevo La alergia al huevo suele aparecer a muy corta edad y la mayoría de los niños la superan después de cumplir 5 años.
Alergias alimentarias Junto con la leche, los huevos, la soja, el trigo, los frutos secos y el marisco, los cacahuetes forman parte del grupo de alimentos que provocan alergias alimentarias con más frecuencia.
Alergia al marisco La alergia al marisco se puede desarrollar a cualquier edad. Incluso aquellas personas que previamente ingerían marisco sin problemas pueden desarrollar este tipo de alergia. Algunas personas acaban superando determinadas alergias alimentarias con paso del tiempo, pero las personas alérgicas al marisco suelen presentar esta afección hasta el final de sus días.
Alergia a alimentos y viajes La gente que padece alergias con riesgo de vida puede hacer viajes de todo un fin de semana, pasar el verano en el extranjero o unas vacaciones en plena naturaleza. Solo implica saber planificar las cosas y tener confianza en uno mismo.
Conozca la historia médica de su hijo Si su hijo cae enfermo o se lesiona y necesita ir a Urgencias, los médicos, enfermeras y el personal paramédico tendrán muchas preguntas que hacerle sobre su historia médica. Y, aunque usted conozca todas las respuestas en un momento de calma, hasta el padre más organizado puede no ser capaz de recordar los detalles de la historia médica de su hijo en una situación estresante.
Alergia a los frutos secos y a los cacahuetes Los cacahuetes figuran entre los alimentos que desencadenan más reacciones alérgicas y a menudo se cuelan entre los ingredientes de muchos productos alimenticios que no parece que los contengan. Consideremos, por ejemplo, la salsa de chile: se puede espesar utilizando cacahuetes picados.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter