Encefalitis

Encefalitis

(Encephalitis)

Literalmente, encefalitis significa inflamación del cerebro. En la mayoría de los casos, esta inflamación está provocada por un virus. Se trata de una afección muy poco frecuente, que afecta a aproximadamente 0,5 de cada 100.000 personas y, en mucha mayor medida, a niños, ancianos y personas con un sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, con SIDA/VIH -Virus de la Inmunodeficiencia Humana- o cáncer).

Aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. registran varios miles de casos de encefalitis (también conocida como encefalitis aguda viral o aséptica) cada año, los expertos sospechan que se dan muchos más casos que no se llegan a registrar debido a la gran variabilidad de los síntomas con que se puede manifestar esta afección.

Signos y síntomas

Entre los síntomas propios de los casos leves de encefalitis, se suelen incluir los siguientes:

En los casos más graves de encefalitis, lo más probable es que la persona tenga fiebre alta y cualquiera de los siguientes síntomas relacionados con el sistema nervioso central:

Es más difícil detectar algunos de estos síntomas en un lactante, pero hay algunos signos importantes en los que nos podemos fijar en estos casos, como los siguientes:

Puesto que la encefalitis puede seguir o acompañar a enfermedades virales comunes, a veces aparecen signos y síntomas característicos de estas enfermedades antes de la encefalitis propiamente dicha. Pero lo más frecuente es que la encefalitis aparezca sin previo aviso.

Causas

Puesto que la encefalitis puede estar provocada por muchos tipos de distintos de gérmenes, la infección se puede propagar de varias formas distintas.

Una de las causas más peligrosas y más frecuentes de la encefalitis es el virus del herpes simple (VHS). Se trata del mismo virus que provoca las pupas labiales, cuando ataca al cerebro, puede llegar a ser mortal. Afortunadamente, la encefalitis por VHS es muy poco frecuente.

La encefalitis puede ser una complicación muy rara de la enfermedad de Lyme, trasmitida por algunas garrapatas, o de la rabia, transmitida por animales portadores de esta enfermedad.

Los mosquitos también pueden transmitir virus que provocan varios tipos de encefalitis, incluyendo la encefalitis del Nilo occidental, la encefalitis de San Luis y la encefalitis equina occidental. Durante los últimos años, en EE.UU. ha habido cierta preocupación por la propagación del virus del Nilo occidental, que los mosquitos pueden transmitir a los seres humanos después de picar a pájaros infectados.

Las formas más leves de encefalitis pueden seguir o acompañar a las enfermedades comunes en la infancia, como el sarampión, las paperas, la varicela, la rubéola y la mononucleosis. Estos virus, como el de la varicela, se contagian prioritariamente a través de secreciones nasales y/o procedentes de la garganta, habitualmente al toser o estornudar.

Con menor frecuencia, la encefalitis puede estar provocada por una infección bacteriana, como una meningitis bacteriana, o puede ser una complicación de otras enfermedades infecciosas, como la sífilis. Ciertos parásitos, como los que transmiten la toxoplasmosis (presentes en las heces de gato infectadas), también pueden provocar encefalitis en personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Contagio

La inflamación cerebral, en sí misma, no se puede contagiar, pero cualquiera de los distintos virus que pueden causar una encefalitis que se puede contagiar. Por descontado, el mero hecho de que una persona contraiga determinado virus no significa que vaya a desarrollar una encefalitis. De todos modos, para mantenernos sanos, debemos evitar el contacto con cualquier persona que padezca esta enfermedad.

Prevención

La encefalitis no se puede prevenir, pero se puede intentar evitar aquellas enfermedades que pueden desembocar en una encefalitis. Muchas enfermedades comunes en la infancia se pueden prevenir en gran medida a través de las vacunaciones, de modo que asegúrese de que su hijo lleva al día el calendario de vacunaciones sistemáticas recomendado por su pediatra. Asimismo, los niños deben evitar el contacto con cualquier persona que padezca encefalitis.

En las áreas geográficas donde la encefalitis se puede transmitir a través de picaduras de insectos, sobre todo de mosquitos, los niños deben:

Asimismo, usted debería retirar el agua estancada que pueda haber en su casa, incluyendo los cubos llenos o medio llenos, los baños para pájaros, los abrevaderos y los columpios fabricados con neumáticos reciclados, porque son campos de cultivo idóneos para la proliferación de mosquitos.

Para evitar las picaduras de garrapata:

Duración

En la mayoría de las formas de encefalitis, la fase aguda de la enfermedad (cuando los síntomas son más graves) suele durar un máximo de una semana. La recuperación total se puede alargar más, a menudo varias semanas o meses.

Diagnóstico

Los pediatras utilizan varias pruebas para diagnosticar la encefalitis, entre las que se incluyen las siguientes:

Tratamiento

Algunos niños con formas muy leves de encefalitis se pueden tratar en casa, pero la mayoría deben hospitalizarse, a menudo en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Los médicos controlarán atentamente su tensión arterial, su frecuencia cardiaca y su respiración, así como sus fluidos corporales, para impedir que el cerebro se inflame todavía más.

Puesto que los antibióticos no son eficaces contra los virus, no se utilizan para tratar la mayoría de las formas de encefalitis. De todos modos, se pueden utilizar fármacos antivirales para tratar algunas formas de encefalitis, sobre todo la provocada por el virus del herpes simple. En algunos casos también se administran corticosteroides para reducir la inflamación cerebral. Si el niño tiene convulsiones, es posible que le administren fármacos anticonvulsivos. Los medicamentos de venta sin receta, como el paracetamol, se pueden utilizar para tratar la fiebre y el dolor de cabeza.

La mayoría de las personas que contraen una encefalitis se recuperan por completo. En algunos casos, la inflamación cerebral puede evolucionar a lesiones cerebrales permanentes y a complicaciones duraderas, como trastornos del aprendizaje o del habla, pérdida de memoria o problemas de control muscular. En estos casos puede ser necesaria la logopedia, la fisioterapia y/o la terapia ocupacional. Es difícil hacer pronósticos para cada paciente en concreto al principio de la enfermedad, aunque hay ciertos tipos de encefalitis que se sabe que se asocian a complicaciones graves, como la encefalitis japonesa.

En contadas ocasiones, si la lesión cerebral es grave, la encefalitis puede ser mortal. Los lactantes (de menos de 1 año) y los adultos de más de 55 años tienen un riesgo más elevado de muerte por encefalitis.

Cuándo llamar al pediatra

Llame al pediatra si su hijo tiene fiebre alta, sobre todo si está pasando una enfermedad típica de la infancia (como el sarampión, las paperas o la varicela) o recuperándose de una de estas enfermedades.

Busque atención médica inmediata si su hijo presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

Si su hijo es todavía un lactante y presenta cualquiera de los siguientes síntomas, solicite atención médica inmediata:

Revisado por: Nicole A. Green, MD
Fecha de revisión: abril de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental
Related Articles
El Virus del Nilo Occidental Durante los últimos veranos, la estación de los mosquitos se convirtió en algo más que una simple molestia en algunas zonas del país. La amenaza del Virus del Nilo Occidental hizo que una picadura de mosquito se convirtiera en una causa de preocupación en todo Estados Unidos.
Encefalitis La encefalitis es una inflamación del cerebro. Suele estar provocada por un virus, aunque también pueden tener otras causas, como una infección bacteriana. Aunque su nombre impone bastante, la mayoría de los casos no son graves.
Meningitis La meningitis es una inflamación de las meninges, las membranas que envuelven el encéfalo y la médula espinal. Por lo general, la inflamación es causada por una bacteria o un virus (la meningitis viral también se llama meningitis aséptica). Las causas menos frecuentes de la meningitis son los hongos, los protozoarios y otros parásitos.
Meningitis La meningitis puede ser una infección seria y puede ser contagiosa— y esta es la razón principal por la que es noticia cuando se sospecha que hay un brote de la enfermedad. En cualquier caso, suelen ser raros.
Varicela La varicela es una enfermedad común producida por el virus varicela-zoster (VZV - siglas en inglés), que pertenece a la familia del virus herpético. Aunque muchas personas asocian la palabra herpes con los herpes genitales, la familia de virus herpéticos se compone de aproximadamente 100 tipos de virus, ocho de los cuales producen enfermedades en los humanos.
La enfermedad de Lyme La mejor forma de prevenir la enfermedad de Lyme consiste en prevenir las picaduras de garrapata.
La enfermedad de Lyme Probablemente ya habrás oído hablar sobre la enfermedad de Lyme. Se suele asociar con áreas arboladas y los prados donde viven los ciervos. La enfermedad de Lyme es más frecuente en el noreste de EE.UU. y la parte noroccidental de EE.UU. bañada por Pacífico, así como en los estados más septentrionales de la región central superior de EE.UU.
La enfermedad de Lyme Puesto que las garrapatas son difíciles de detectar y es fácil que sus picaduras pasen desapercibidas, es importante conocer y estar pendiente de los síntomas de la enfermedad de Lyme. De hecho, mucha gente que contrae esta enfermedad no recuerda haber recibido la picadura de una garrapata. La buena noticia es que no todas las picaduras de garrapata desencadenan la enfermedad de Lyme.
La fiebre y cómo tomar la temperatura de su hijo Probablemente todos los padres han experimentado el siguiente escenario alguna vez: se despiertan a media noche para encontrar a su hijo parado al lado de su cama, encendido, acalorado y sudando. La frente de su pequeño está caliente.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter