Las vacunas de su hijo: vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTaP)

Las vacunas de su hijo: vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTaP)

Read this in English(Your Child's Immunizations: Diphtheria, Tetanus & Pertussis Vaccine (DTaP))

La vacuna de contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTaP, por sus siglas en inglés) protege contra:

Calendario de vacunación

La vacuna DTaP se administra en una serie de cinco dosis inyectables, habitualmente a las siguientes edades:

Tras la serie inicial, una vacuna denominada Tdap (la dosis de refuerzo) se debería administrar entre los 11 y los 12 años, o bien a adolecentes mayores o a adultos que todavía no hayan recibido una dosis de refuerzo que cubra la tos ferina. A continuación, se recomienda administrar nuevas dosis de refuerzo para el tétanos y la difteria (Td) cada 10 años. Las mujeres embarazadas también deben recibir la vacuna con cada embarazo, incluso aunque ya se hayan vacunado antes.

Por qué es recomendable

El uso de la vacuna DTaP ha eliminado prácticamente la difteria y el tétanos en la población infantil y ha reducido considerablemente la cantidad de casos de tos ferina.

Posibles riesgos asociados

La vacuna DTaP a menudo tiene efectos secundarios de carácter leve: fiebre; leve irritabilidad; cansancio; pérdida del apetito; y dolor en el area de la inyección, enrojecimiento o inflamación en el área del pinchazo.

Raramente, el niño puede presentar convulsiones o llorar de forma descontrolada tras recibir la vacuna. Pero este tipo de efectos secundarios son tan sumamente infrecuentes que los investigadores dudan de que los pueda provocar la administración de la vacuna. La mayoría de los niños tienen pocos y leves efectos secundarios o bien ninguno en absoluto.

Cuándo posponer o evitar la vacunación

Es posible que el pediatra de su hijo decida administrarle solo una vacuna parcial o ninguna vacuna en absoluto, o que considere que las ventajas de vacunar al niño superan sus riesgos potenciales.

Cuidar de su hijo después de administrarle la vacuna

Su hijo puede tener fiebre, así como molestias musculares y enrojecimiento en la zona del pinchazo. En función de la edad que tenga su hijo, el dolor y la fiebre es posible que se puedan tratar con paracetamol o ibuprofeno. Consulte al pediatra de su hijo para saber si puede administrarle alguno de estos medicamentos y cuál sería la dosis apropiada.

Un paño húmedo y caliente o una esterilla eléctrica también pueden ayudar a reducir las molestias musculares. Asimismo, el hecho de mover o utilizar la extremidad que ha recibido el pinchazo suele ayudar a reducir las molestias musculares.

Cuándo llamar al pediatra

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: diciembre de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Difteria En sus primeras etapas, la difteria se puede confundir con un fuerte dolor de garganta. Los otros síntomas que aparecen primero son fiebre ligera e inflamación de los ganglios del cuello. La toxina, o veneno, producida por la bacteria puede crear una capa espesa (membranas) en la nariz, la garganta o las vías respiratorias.
Guía sobre las vacunaciones para niños A nadie le gusta que le pongan inyecciones. Pueden ser dolorosas, y asusta un poco saber que un enfermero va a clavarte una aguja. Pero las inyecciones que contienen vacunas te protegen de algunas enfermedades graves.
Inmunizaciones Ésta es una palabra difícil para lo que la mayoría de los niños llaman “inyecciones”.
Calendario de vacunaciones Pregunte a su pediatra qué vacunas debería recibir su hijo.
Preguntas frecuentes sobre inmunizaciones Las inmunizaciones han protegido a millones de niños(as) de enfermedades potencialmente mortales y han salvado miles de vidas. De hecho, algunas enfermedades aparecen con tan poca frecuencia que algunos padres se preguntan si todavía son realmente necesarias.
Las vacunas de su hijo Los riesgos de las vacunas son pocos comparados con los riesgos para la salud que se asocian a las enfermedades que previenen.
La tos ferina La pertusis, también conocida como "tos convulsa", es una infección del sistema respiratorio provocada por la bacteria Bordetella pertusis (o B. pertusis). Se caracteriza por accesos severos de tos que terminan en un sonido "ululante" cuando la persona inhala. Antes de que se descubriera una vacuna, morían anualmente entre 5.000 y 10.000 personas por tos convulsa en los Estados Unidos.
¿Cómo puedo tranquilizar a mi bebé mientras le ponen inyecciones? Las inyecciones pueden ser difíciles de soportar tanto para usted como para su hijo, pero las ventajas que aportan compensan con creces el esfuerzo.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter