Lesiones de oído

Lesiones de oído

Read this article in English(Ear Injuries)

Las caídas, los golpes fuertes en la cabeza, las lesiones deportivas y hasta escuchar música a gran volumen pueden ocasionar daños en los oídos, que pueden afectar a la audición y al equilibrio. Esto se debe a que los oídos no solo nos ayudan a oír sino también a mantener nuestra estabilidad.

Los niños necesitan oír bien para desarrollar y utilizar la facultad de hablar y escuchar y sus habilidades sociales. Hasta pérdidas auditivas leves o parciales pueden repercutir sobre sus facultades para hablar y para entender el lenguaje, mientras que sus problemas de equilibrio pueden influir en cómo se desplazan y en cómo se sienten.

Cómo funciona el oído

Para entender las lesiones de oído, ayuda revisar los pormenores de esta parte del cuerpo. Básicamente, el oído está formado por tres partes: el oído externo, el oído medio y el oído interno.

La audición empieza cuando las ondas sonoras que se trasmiten por el aire alcanzan el oído externo, o pabellón auditivo (la parte visible del oído o la oreja). El oído externo capta las vibraciones sonoras y las envía al oído medio a través del conducto auditivo externo. El oído medio contiene el tímpano (una fina capa de tejido) y tres huesos diminutos (denominados "cadena de huesecillos"). El sonido hacer vibrar al tímpano y la cadena de huesecillos amplifica estas vibraciones y las trasmite al oído interno.

El oído interno consta de una cavidad en forma de caracol (la cóclea) que está llena de líquido y recubierta por cuatro filas de diminutas células ciliadas. Cuando las vibraciones avanzan por el líquido, las células ciliadas externas se contraen y amplifican el sonido.

Cuando las vibraciones son lo bastante grandes, las células ciliadas internas las traducen a impulsos nerviosos eléctricos y envían esta información al nervio vestibulococlear (también llamado nervio auditivo, nervio acústico, octavo par craneal), que manda señales al cerebro para que este las interprete como sonidos. El nervio vestibulococlear también ayuda a mantener el equilibrio.

Tipos de lesiones de oído

Pueden ocurrir pérdidas auditivas y problemas de equilibrio cuando se dañan partes fundamentales del oído, como el tímpano, el conducto auditivo, los huesecillos, la cóclea o el nervio vestibular.

Echemos un vistazo a las principales causas de las lesiones de oído y a cómo pueden afectar a la población infantil:

Cortes, rasguños, quemaduras o congelaciones. Cuando se produce una lesión (incluso aunque sea leve) en el oído externo o el conducto auditivo externo, el sangrado y las infecciones pueden afectar a otras partes del oído.

Introducción de objetos dentro del oído. Cosas como hisopos de algodón (o bastoncillos), uñas o lápices pueden provoca roces en el conducto auditivo y/o llegar a perforar el tímpano (lo que recibe el nombre de rotura o perforación de tímpano).

Golpes directos sobre la oreja o la cabeza. Las caídas, los accidentes de tráfico, las lesiones deportivas o la lucha pueden perforar el tímpano, dislocar la cadena de huesecillos o lesionar el oído interno. Los luchadores, boxeadores y otros tipos de atletas que reciben fuertes impactos de forma repetida en el oído externo pueden desarrollar graves hematomas o coágulos de sangre que interrumpen el flujo sanguíneo hacia el cartílago del pabellón auditivo, alterando su forma y su estructura (lo que se conoce como oreja de coliflor).

Ruidos fuertes. Los niños pueden tener pérdidas auditivas importantes y/o permanentes cuando se exponen a ruidos realmente fuertes cada día o durante un periodo largo de tiempo. Esto se denomina "trauma acústico" o pérdida auditiva inducida por el ruido.

Cuando ocurre esto, las diminutas células ciliadas de la cóclea se deterioran. Este deterioro lo puede provocar un ruido fuerte (como un disparo, un petardo o una explosión) o ruidos que se van repitiendo a lo largo del tiempo (como el de las cortadoras de césped, las herramientas eléctricas, la maquinaria agrícola, el ruido que generan los acontecimientos deportivos, los ensayos de bandas de música, los talleres de manualidades, las motocicletas y hasta las salas de cine). Pero, tanto en niños como en adolecentes, escuchar música a un volumen demasiado alto (en conciertos, en el coche o mediante cascos) es una de las principales causas de este tipo de pérdidas auditivas completamente prevenibles.

Cambio brusco e importante en la presión del aire. Cuando hacemos submarinismo o volamos en avión, la presión del aire se reduce conforme subimos y aumenta cuando bajamos. Si la presión no se equipara a ambos lados del tímpano, la parte del tímpano donde hay más presión se abomba hacia el lado contrario, lo que provoca dolor y a veces pérdidas auditivas parciales, denominadas barotraumas.

Normalmente, la trompa de Eustaquio (un conducto que conecta el oído medio con la parte posterior de la garganta por detrás de la nariz) equipara la presión del oído medio con la del aire exterior permitiendo la entrada de aire en el oído medio. Cuando se le "destapan" los oídos al bostezar o tragar, las trompas de Eustaquio están regulando la presión del aire en su oído medio.

Pero en la población infantil es posible que las relativamente estrechas trompas de Eustaquio no funcionen igual de bien, sobre todo si están obstruidas debido a inflamación y mucosidades (en las infecciones de oído y en los catarros) amígdalas y adenoides agrandadas o inflamadas. De todos modos, el dolor o los problemas auditivos asociados a este tipo de situaciones suelen ser leves y de carácter temporal; suelen remitir en minutos y no provocan ninguna lesión duradera. En algunos casos, un niño pude tener dolor durante varias horas seguidas si no se le destapan los oídos. Ocasionalmente, cambios extremos en la presión del aire hacen que el oído medio se llene de líquido o de sangre, pudiendo provocar, incluso, perforación de tímpano.

Signos de pérdida auditiva o de problemas de equilibrio

Las lesiones de oído pueden afectar a un niño de formas diferentes. Algunas de ellas se pueden asociar a pérdida auditiva parcial, con síntomas como los siguientes:

En otros casos, los niños pueden tener pérdidas auditivas completas o sordera (cuando no pueden oír nada en absoluto).

Dependiendo de si tienen afectados uno o ambos oídos, los niños que han sufrido lesiones en el oído que afectan al equilibrio pueden presentar los siguientes síntomas:

Cómo prevenir este tipo de lesiones

Usted no puede proteger constantemente a su hijo de posibles lesiones, ya que los accidentes y las lesiones son una parte natural de la vida de cualquier niño. Pero sí que puede prevenir algunas lesiones de oído fomentando lo siguiente:

Buscar tratamiento

La duración de los problemas auditivos o de equilibrio y su forma de tratamiento dependerán de qué parte del oído se ha lesionado, qué es lo que ha provocado la lesión y la gravedad de la misma. A pesar de que las lesiones de poca importancia suelen ocasionar problemas de carácter temporal, las lesiones más graves pueden ocasionar pérdidas auditivas o problemas de equilibro permanentes.

La terapia vestibular puede ayudar a los niños que presentan problemas de equilibrio. Y los que presentan importantes pérdidas auditivas es posible que necesiten audífonos, sistemas FM o "entrenadores auditivos" (dispositivos especializados que eliminan el ruido de fondo) o bien implantes cocleares (un dispositivo que se implanta quirúrgicamente que ayuda a superar problemas que afectan al oído interno o cóclea). También pueden necesitar recibir terapia auditivo verbal impartida por un audiólogo (especialista en audición).

Asegúrese de llamar al pediatra si su hijo:

Si hay motivo para preocuparse, es probable que el pediatra les remita a un especialista en oído, garganta y nariz y tal vez también a un audiólogo, quienes les indicarán el próximo paso a seguir.

Revisado por: Robert C. O'Reilly, MD
Fecha de revisión: marzo de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Cuídate los oídos y las orejas En comparación con otras partes del cuerpo, tus oídos-orejas no te piden gran cosa. No hace falta que te las cepilles como haces con los dientes o que te las cortes como haces con las uñas de los pies. Lo único que necesitan tus orejas es que te las laves regularmente, o sea que no te olvides de frotártelas al igual que el resto del cuerpo con agua y jabón cuando te duches o te bañes.
Los implantes de cóclea Los implantes de cóclea, que también reciben el nombre de “oído biónico”, ofrecen la esperanza de recuperar o restaurar el sentido del oído en personas que han experimentado una pérdida significativa de la audición. Si bien no se trata de dispositivos milagrosos, los implantes de cóclea ayudan a algunos niños y adultos en aspectos sencillos que las personas con audición normal suelen dar por sentado: hablar por teléfono, escuchar música y escuchar la voz de sus amigos y seres queridos.
Impedimentos auditivos Algunas personas nacen con deficiencias auditivas, y los niños y adolescentes pueden perder audición por muchas razones. Si no conoces a nadie que sea sordo o tenga una deficiencia auditiva, es muy probable que lo hagas algún día. ¿Qué ocasiona las deficiencias auditivas y cómo se vive sin poder oír nada en un mundo sonoro?
Infecciones del oído medio Junto con la gripe, la infección de oídos es la enfermedad más frecuente que se les diagnostica a los niños en los Estados Unidos. Tres, o más, de cada cuatro niños han tenido, por lo menos, una infección en los oídos al llegar a los 3 años de edad. Para entender la manera en la que se desarrollan las infecciones, es importante comprender primero el funcionamiento del oído.
Infecciones en el oído medio y colocación de tubos de ventilación Muchos niños sufren de infecciones en el oído medio. Esto es lo que se conoce como “otitis media” (OM). Estas infecciones son más habituales en niños de entre 6 meses y 2 años, aunque también las pueden sufrir a cualquier otra edad.
Tus oídos ¿Has oído algo? Tal vez el sonido que has oído era tan leve como el que hace tu gata al lamerse. O tal vez ha sido un sonido fuerte, como el de un carrito de helados al pasar.
¿Cómo sabré si nuestro bebé tiene un problema auditivo? Mi esposo es sordo desde niño. ¿Cómo sabré si nuestro bebé también tiene un problema auditivo?
Deficiencia auditiva: la historia de Kristin Cuando tenía 18 meses, me diagnosticaron sordera neurosensorial bilateral de grado moderado a grave. En otras palabras, soy parcialmente sorda de ambos oídos. Hace 17 años que utilizo audífonos en un mundo convencional. Sin embargo, he recorrido un largo camino para llegar adonde me encuentro hoy.
Deficiencia auditiva: los consejos de Kristin Cuando Kristin tenía tan solo 18 meses, sus padres descubrieron que tenía sordera parcial en ambos oídos. Ahora Kristin ya es adulta; tiene 17 años y está en el primer año de universidad. Superó muchos obstáculos y tiene algunos consejos para los niños con deficiencia auditiva… y para los que quieren saber lo que es tener problemas para oír.
Cómo tratar la cera de los oídos Los padres, y los niños, no deben intentar extraer la cera en casa, ni siquiera con medicamentos que prometen ser seguros y eficaces. Hacerlo pone en riesgo el canal auditivo y, probablemente, la audición del niño.
Como cuidar los oídos de su hijo(a) cuando vuele en avión Muchos de nosotros hemos sentido una sensación extraña en los oídos cuando volamos. Para los niños(as), especialmente los bebés y los niños(as) pequeños(as), esa sensación puede parecer aún más extraña ocasionándo incluso miedo.
Audífonos He aquí el modo en que los audífonos pueden ayudar a la gente que padece determinados tipos de pérdidas auditivas.
¿Qué es la cera de los oídos? Es pegajosa. Es arenosa. Es reluciente. Pero ¿qué es realmente la cera de los oídos? Y ¿de dónde viene?
Otitis del nadador (otitis externa) El oído de nadador es una infección en el canal del oído (la apertura en forma de tubo que transmite los sonidos desde el exterior hasta el tímpano) que puede ser causada por diferentes tipos de bacteria o de hongos. Generalmente se desarrolla en la adolescencia y en los adultos jóvenes cuyos oídos están expuestos a humedad persistente y excesiva.
El oído Hay mucho más en los oídos de lo que vemos a ambos lados de nuestras cabezas.
Evaluación de la audición en los niños Durante los primeros cinco años de vida, el sentido de la audición o la capacidad auditiva es una parte crítica en el desarrollo social, emocional y cognitivo de los niños(as). Una pérdida leve o parcial de la audición puede afectar la capacidad de un niño(a) de hablar y entender el lenguaje.
Otitis del nadador (otitis externa) La otitis externa es una infección del canal auditivo (el orificio tubular que transporta los sonidos desde el exterior del cuerpo hasta el tímpano). El síntoma más característico es un fuerte dolor de oídos que empeora cuando se toca o mueve el lóbulo o cualquier otra parte externa de la oreja.
Auriculares tipo tapón Los auriculares tipo tapón son dispositivos pequeños y útiles, siempre que los uses con bajo volumen. Si reproduces música a gran volumen tan cerca del tímpano podrías perder la audición de forma permanente.
El oído Hay mucho más en los oídos de lo que vemos a ambos lados de nuestras cabezas.
Ototoxicidad (toxidad auditiva) Cuando un medicamento daña o deteriora el oído interno (la parte del oído responsable de recibir sonidos y de controlar el equilibrio), este daño recibe el nombre de ototoxicidad o "toxidad auditiva".
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter